*

X

Neurocientífico explica por qué la ayahuasca no es una sustancia lúdica

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 12/24/2017

Jordi Ribas, uno de los principales expertos en la ayahuasca en el mundo, explica por qué no deberías de consumir ayahuasca recreacionalmente

Dentro del reciente boom de la ayahuasca y otras sustancias psicodélicas, las cuales evidentemente tienen efectos sumamente interesantes para fines terapéuticos, muchas personas empiezan a comercializar esta planta y muchos usuarios empiezan a usarla de manera lúdica o recreacional. Este uso, sin embargo, no sólo conlleva cierto peligro sino que es un despropósito y va en contra de la naturaleza que tiene este brebaje medicinal. Esto es algo que el neurocientífico Jordi Ribas ha manifestado en una reciente entrevista. Ribas es uno de los principales expertos en el mundo en la farmacología de la ayahuasca y recientemente ha sido nombrado uno de los 25 científicos más influyentes del futuro de la ciencia por la revista Rolling Stone.

La proliferación del turismo psicodélico también produce una banalización de las experiencias psicodélicas, algo preocupante ya que parte importante de las mismas es el contexto en el que se realizan y los conocimientos de las personas que las facilitan y supervisan. Ribas señala:

 

Da un poco de vértigo ver cómo se está banalizando. Ves gente que organiza sesiones de ayahuasca en todos los sitios, cómo aparece en el ‘New York Times’ como una experiencia que está de moda… Entiendo que hay gente que va a estas sesiones pensando que pasarán un rato agradable, lúdico, y de lúdico no tiene nada...

Llevo tiempo evaluando a personas que la han consumido y me explican que creen que después de las experiencias vividas adquieren un conocimiento que para su vida es útil, pero que a veces están en la sesión a punto de tomarse la infusión y piensan ‘¡qué hago yo aquí sabiendo lo que viene!’. Todos te recalcan que no es una droga lúdica, todo lo contrario. Si buscas huir de tus problemas, tomar ayahuasca es lo último que debes hacer, porque te los pone delante de tus ojos y los reexperimentas muchas veces de forma dolorosa.

Tiene una serie de inconvenientes que la hacen desagradable. En su forma habitual, tiene un gusto horrible, también huele mal, produce una sensación de ardor en el estómago y de náusea prácticamente inmediata en el momento de la toma. Además, es bastante habitual que la persona, al rato de haberla tomado, vomite. De lúdico tiene muy poco. Si a esto le sumas que las experiencias pueden ser impactantes y dolorosas desde el punto de vista emocional… Esto es para mí una barrera de seguridad.

Ribas indica que la parte desagradable de la experiencia, tanto el proceso físico que suele producir vómito como la purga también psicoemocional son, de alguna manera, una válvula de seguridad que ayuda a que la ayahuasca no sea abusada de manera recreacional, como otras drogas que son más placenteras. Lo que hace especial a la ayahuasca es que la experiencia requiere sortear una cierta dificultad, un cierto malestar y en esto es como la vida que inevitablemente contiene muerte y sufrimiento. Por esto, la experiencia lúdica de la ayahuasca es una mala idea y es hasta cierto punto implausible, ya que no es algo muy divertido y ligero experimentar un sabor horrible, vomito o diarrea y demás síntomas que suelen acompañar a la ingesta. Por otro lado una actitud frívola de mera diversión y/o la combinación con otras sustancias suele tener resultados nefastos y ciertamente peligrosos. Así que en cierta forma ver a la ayahuasca como una experiencia lúdica es traicionar su espíritu, reducirla, poner su poder de sanación en entredicho  y ponerse en riesgo a uno mismo. La ayahuasca obviamente debe tratarse como algo serio, justamente de la misma manera que uno lidia con la salud o con un proceso terapéutico con seriedad.

Surge y surgirá más con el tiempo el debate de si se puede formular una versión sintética de la ayahuasca en la cual se puedan evitar los efectos y aspectos desagradables de la ingesta; crear una versión para la sociedad de consumo y si ésta podrá ser igual de transformadora y efectiva sin todo el proceso de atravesar los aspectos más dolorosos y desagradables. Aunque es posible que una versión farmacológica de la ayahuasca, ingerida en un entorno completamente cómodo y seguro, pueda tener algunos usos médicos, es difícil pensar que esta versión no será necesariamente una ayahuasca lite y por lo tanto menos capaz de hacer una transformación radical, ya que el ser humano para transformarse generalmente necesita superar cierta dificultad y el aprendizaje nunca es tan profundo que cuando se sufre.

Las aplicaciones de la ayahuasca en un futuro podrían estar en el campo de los antidepresivos, en el tratamiento de adicciones y en el tratamiento de diferentes enfermedades neurodegenerativas, ya que el mismo Ribas ha notado que la ayahuasca es capaz de producir nuevas conexiones neurales "dos de los compuestos que están presentes en la liana, las beta-carbolinas, tienen unos efectos neurogénicos muy potentes... Estimulan la proliferación del número de estas células madre y su migración para integrarse en circuitos cerebrales preexistentes donde se transforman en neuronas funcionales. Estos tres procesos los estimulan estos dos compuestos de la liana", señala Ribas.

Te podría interesar:

La mansión de Millbrook, el legendario cuartel general de la revolución psicodélica de Tim Leary (FOTOS)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 12/24/2017

Millbrook fue el lugar donde Tim Leary reunió a un grupo de artistas y jóvenes ávidos de experimentar con el LSD. La mansión sería el semillero de las ideas y las actitudes propias del movimiento contracultural de los 60

El profesor de psicología de la Universidad de Harvard, Timothy Leary, conocido por ser el principal responsable de lanzar la propaganda psicodélica de los 60 que daría lugar al movimiento contracultural, tuvo por un momento una utopía psicodélica en Millbrook, Nueva York. Una mansión que sería conocida como el cuartel general de Leary y sus amigos, dando lugar a todo tipo de leyendas sobre el comportamiento más desquiciado y divertido de la década.

La famosa mansión de Millbrook era una especie de castillo barroco de estilo bávaro de 64 habitaciones que había sido posesión del presidente de Standard Oil antes de que lo comparara Billy Hitchcock en 1963. Hitchcock era un joven heredero de una enorme fortuna, corredor de Lehman Brothers y, por supuesto, psiconauta aficionado al LSD. Billy había comprado la casa, que estaba semiabandonada, como una inversión, pero su hermana Peggy, quien lo había introducido al LSD, había conocido a Leary y tenía una idea. Leary había sido despedido de Harvard por darle psicodélicos a sus alumnos y se encontraba endeudado, viviendo en los márgenes de la sociedad, pero con ideas revolucionarias y un coolness insuperable. Peggy era una jetsetter, mecenas de músicos y artistas, a la que se le ocurrió rentarle la casa a Leary y a su colega Richard Alpert. Así que en septiembre de 1963 Leary y Alpert y otro profesor de Harvard, Ralph Metzner, se mudaron a la casa con unos 30 seguidores, con el compromiso de pagar 1 dólar al año por la mansión. A la prensa se le dijo que se retirarían a escribir y vivir tranquilamente, suspendiendo sus polémicos experimentos con drogas psicodélicas (algo que era mentira). Así empezó lo que puede llamarse una fantasía psicodélica medieval, una especie de orgiástico revival dionisíaco.

La mansión fue renovada con decoración psicodélica, alfombras persas, acuarios con peces extraños, cabras, perros y gato, arte oriental, todo en medio de un rancho de ganado, praderas y cascadas. Un grupo itinerante de jóvenes viajando en ácido vivían en la casa o incluso en los jardines y una ola de celebridades como Charles Mingus, Maynard Ferguson, Allen Ginsberg, Alan Watts, Humphry Osmond, R. D. Laing y otros se reunían para tener conversaciones metafísicas tonificadas por el nuevo Santo Grial. Todo mientras Billy Hitchcock hablaba con banqueros suizos de negocios por el teléfono. Hitchcock representaba una contradicción, alguien ligado y apegado al establishment fondeando a un grupo rebelde que buscaba incendiar el sistema con la conciencia psicodélica, con flores, drogas y amor.

En Millbrook se concibió la revista The Psychedelic Review y el seminal texto The Psychedelic Experience basado en el Libro tibetano de los muertos, el cual sería leído por John Lennon e inspiraría el clásico "Tomorrow Never Knows". Como era evidente, esta especie de Arcadia no podía durar y con el tiempo los residentes de la zona se empezaron a quejar, pues las cosas se volvían más dementes. El 17 de abril de 1966 el procurador G. Gordon Liddy lideró una redada en la propiedad, arrestando a Leary, aunque no se encontraron drogas. Pero desde ahí, el sueño colapsaría y poco a poco los miembros originales irían dejando el lugar. Alpert se iría a la India y regresaría como Ram Dass para escribir el clásico contracultura Be Here Now. La escena se movería al sol (y al sunshine acid) de California.

 

 

Tom Wolfe, en su también clásico contracultural The Electric Kool-Aid Acid Test describe cómo Ken Kesey y los famosos Merry Pranksters (la otra gran influencia en el movimiento psicodélico) fueron a ver a Leary, en lo que se esperaba iba a ser el gran encuentro de zares psicodélicos. Kesey se encontraba en perpetuo tour en su camión de colores, tomando grandes cantidades de LSD con el plan de subvertir a la nación. Al llegar a la mansión, sin embargo, se encontraron con que Leary estaba llevando a cabo un supuesto viaje de 3 días y no estaba muy interesado en este encuentro de gigantes.  

El momento apoteósico (algo así como el lanzamiento oficial de todo este caótico proyecto) sería el Human Be-In en San Francisco en 1967, el evento musical y cultural que reuniría a miles de personas en torno a la música de bandas como Jefferson Airplane, The Grateful Dead e intervenciones de Allen Ginsberg, Tim Leary, Michael McLure, etc. Este sería el gran evento de detonación pública de la llamada "revolución psicodélica".