*

X

El día que que varios OVNIs suspendieron un partido de futbol en Italia

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/13/2017

Entre los avistamientos de ovnis más polémicos se encuentra el que tuvo lugar en un partido de fútbol en la región de la Toscana, el 27 de octubre de 1954

Entre los avistamientos de ovnis más polémicos se encuentra el que tuvo lugar en un partido de fútbol en la región de la Toscana, el 27 de octubre de 1954. Ahí, en un partido entre los clubes Florentina y Pistoiese, comenzaron a aparecer objetos voladores en el cielo provocando la paralización del partido. 

De acuerdo con La Nazionale, el periódico local de la fecha, los 10 000 asistentes al partido dejaron de prestarle atención al juego en el estadio Artemi Franchi al mover sus miradas hacia el cielo. Apenas empezaba el segundo tiempo cuando cayó el silencio en el evento, seguido de gritos exaltados y múltiples dedos señalando aquello que causaba furor. Todos ignoraron el balón y seguían con la mirada a "algo que lucía como un huevo que se movía lentamente, lentamente, lentamente." Para Ardico Magnini, leyenda del club futbolero, "todos estaban viendo hacia arriba y había algo brillante en el cielo, plateado brillante. Estábamos impresionados, nunca habíamos visto algo así en el cielo. Nos quedamos impactados." Por otro lado, para el fanático del Fiorentina, Gigi Boni, aquellos objetos "se movían muy rápido y luego se detuvieron. Todo duró un par de minutos. Podría describirlos como unos tabacos cubanos. Creo que eran extraterrestres. Eso es lo que yo creo, no hay otra explicación que pueda hacerme." Después de la aparición de los objetos voladores, los testigos describieron que hubo un rayo de luz blanca en el cielo que provenía de una localidad al norte de Florencia. Incluso, desde las oficinas del periódico La Nazione, al centro de la ciudad, se vislumbraban unas "bolas brillantes moviéndose rápido hacia el domo de la Catedral" -cerca de las oficinas-. 

Al día siguiente, periódicos y especialistas indagaron en un diagnóstico de histeria colectiva. Sin embargo, ¿cómo se pueden interpretar los numerosos reportes de avistamientos de ovnis en diferentes pueblos de la Toscana durante los siguientes días?

Por un lado, Roberto Pinotti, presidente del Centro Nacional de Ovnis y experto en objetos voladores no identificados relacionados con extraterrestres, concluyó que podía tratarse de un fenómeno de tecnología inteligente que no podemos vincular a algo que sepamos que está en la Tierra: "el material que cayó del cielo era una sustancia pegajosa, plateada y brillosa -al cual se le llamó 'cabello de ángel'-, que se desintegró en un corto periodo de tiempo". Incluso apuntó en sus memorias que, cuando tenía 10 años, fue testigo de un fenómeno en donde "los techos de las casas en Florencia estaban cubiertos de esta sustancia blanca por una hora, y como la nieve, se evaporó." Sin embargo, "nadie sabe qué relación tiene esta sustancia con los ovnis."

Algunos reporteros y amateurs decidieron recolectar trozos de madera cubiertos con la sustancia blanca para envolverlas en un palillo de fósforo y llevarlas al Instituto de Análisis Químico de la Universidad de Florencia. Sin embargo, el análisis espectográfico llevado a cabo mostró que la sustancia contenía borón, silicona, calcio y magnesio. Es decir, no era un material radiactivo ni peligroso, aunque no se lograron llegar a conclusiones definitivas pues el material se destruyó en el proceso. 

Por otro lado, la Fuerza Aérea de EE.UU. declaró que la visita de un ovni era "una idea absolutamente tonta. La ciencia rechaza esa idea. Todo fenómeno de los ovnis es un mito, magia, superstición envuelta en la idea de que los extraterrestres vienen para salvarnos o para destruirnos." Para el vocero y astrónomo de la FA, McGaha:

"El espectáculo completo, el 'cabello dé ángel' y todo, no fue otra cosa que arañas migrando. Cuando vi ese caso originalmente pensé que quizá fuera una bola de fuego, un meteorito muy brillante entrando en la atmósfera. Pueden tener la forma de un tabaco rompiéndose en pedazos. Pero parece que se trató de algo causado por arañas jóvenes haciendo telarañas, telarañas muy finas. 

Las arañas usan estas redes como conductores, las conectan y al verlas en el cielo como globos es porque así se trasladan de un lugar a otro. Vuelan con el viento y estas bolas de telaraña han sido vistas a miles de metros del suelo, por lo que cuando el Sol las alumbra, brillan, ves toda clase de efectos visuales. 

Cuando esto se rompe y cae al suelo, parece magia, claro. Estoy seguro que eso fue lo que ocurrió ese día."

A lo largo del gremio científico esta teoría fue altamente aceptada y valorada -en especial cuando septiembre y octubre son los meses cuando las arañas del hemisferio norte emigran-. No obstante, esta teoría no convenció a todos, ya que a los espectadores, ahora octagenarios, consideran que se trata de "una vieja historia estúpida." Por ejemplo, para Pinotti, la teoría de las arañas es refutable ya que "el análisis químico de las muestras de 'cabello dé ángel' no contiene los elementos de la seda de araña, que es proteína, un compuesto orgánico que contiene nitrógeno, calcio, hidrógeno y oxígeno."

Ahora, después de alrededor de seis décadas, el misterio continúa: nadie logra discernir si se trató de una verdadera visita de extraterrestres, la autosugestión imaginativa de historias populares de la época o la teoría conspiratoria de un gobierno para seguir manteniendo oculta la compañía de otros seres vivos en el universo. 

Te podría interesar:

Ansiedad, confusión, amor filial, LSD, decadencia, luz, risa y la música de oneohtrix

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/13/2017

Robert Pattinson llega a su madurez como actor, en una divertida y deprimente cinta que explora una noche de caos y confusión en Nueva York

Good Time es una reciente cinta dirigida por los hermanos Safdie, y protagonizada por Robert Pattinson. Sin muchas pretensiones, la película muestra una noche de caos, amor filial, confusión y un humor que raya en lo genial y en lo deprimente. ¿Es un drama o una comedia? Lo mejor de los dos mundos. El personaje de Robert Pattinson quiere rescatar a su hermano, un retrasado mental que está en la cárcel por haberlo ayudado a robar un banco. Para hacerlo se mete en todo tipo de aprietos y situaciones retorcidas, con una directriz clara, sin otra consideración moral más que ayudar a su hermano: una mezlca compleja de amor filial, delincuencia y, en general, confusión. Tiene corazón puro pero está maldito. Todos los personajes son un poco decadentes y están confundidos, pero son sumamente humanos y quieren salir adelante, hacer lo suyo. Pero el mundo, los bajos mundos de Nueva York, está jodido. Y hay una enorme ansiedad por esto y por la situación al límite. Lo que se refleja en excelentes secuencias de close-ups angustiantes, rostros al detalle bajo luz roja, neón y halógenos, rostros a veces incluso abominables y distorsionados, como ocurre cuando hemos tomado LSD o muchos fármacos estimulantes -o una mezcla de estimulantes con ansiolíticos-. De hecho, la opción que le queda a Pattinson, es vender de alguna manera una botella de LSD que aparece en su delirante excursión por la noche neoyorkina, para tener el dinero necesario para salvar a su hermano. Esto por supuesto es una especie de genio en la botella.

Se trata sin duda del mejor papel de Robert Pattinson, quien ya desde hace unos años había empezado una búsqueda actoral muy interesante, participando en películas de David Cronenberg. Pattinson podría ganar el Oscar si sólo la película fuera más mainstream, menos rara, menos sórdida y tuviera una lección más clara. Pero no, sólo es tiempo a la deriva, ansia, energía y extraños momentos que reflejan sobre todo la confusión y el deseo. Noches que se vuelven surreales y, en este caso, literalmente psicodélicas. Especialmente por la música de Oneohtrix/Daniel Lopati, conocido en la escena electrónica por su ambient y drone house, y quien genialmente crea atmósferas musicales que reflejan la ansiedad y el delirio de los personajes. La banda sonora de Oneohtrix es de lo que mejor que se ha hecho en los últimos años. Good Time es realmente un buen tiempo -sufrido por momentos pero con una extraña dosis de humor e irreverencia en los márgenes- para quien disfruta del cine crudo, artístico pero sin pedantería, y no de los parques de atracciones y seguidillas de clichés que son las películas que hoy en día dominan la cartelera.