*

X

Niña se cura del cáncer y ahora personifica a una niña con cáncer en corto para ayudar a otros niños

Arte

Por: pijamasurf - 11/02/2017

Ayuda a que se haga realidad esta inspiradora historia

El cine, entre sus diversas funciones, tiene inspirar. Y este es sin duda un buen ejemplo de la combinación de la inspiración, la acción social y el arte.

Jimena, un niña de nueve años que se logró recuperar del cáncer, busca personificar la historia de una niña con cáncer en un proyecto de cortometraje que no sólo plantea donar dinero a una fundación, sino también ayudar a cumplir el sueño de esta niña y otros niños con cáncer que quieren encontrar un propósito y sonreír a la vida.

Xochipilli Films y la fundación Ayúdame a Sonreír Ante el Cáncer, con su sección Cumpliendo Sueño, han creado el proyecto de Juan el Mimo, una inspiradora historia a la cual puedes contribuir y ayudar a que Jimena cumpla su noble deseo: ayudar a otros niños con cáncer.

Jimena personificará la historia de Laurita, una niña con metástasis en los huesos que fallece con la idea de que en su funeral la vistan de payaso y así hacer reír a los niños en el cielo.

El proyecto donará el 35% de las donaciones que reciba a la fundación Ayúdame a Sonreír Ante el Cáncer, utilizará el 42% para realizar el corto y lo demás para asuntos legales e impuestos. 

El cortometraje será realizado por Cristian Seri, Osiris Luciano y Gabriela Fuchs.

Visita este enlace en Donadora para ayudar

 

Te podría interesar:

Esta hipnótica coreografía parece un grabado de Escher hecho realidad (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 11/02/2017

Esta pieza coreográfica montada en París nos recuerda el elevado poder expresivo del cuerpo humano

Danzar es decir con el cuerpo y, así como en lenguaje oral o el escrito, el lenguaje del cuerpo también puede llevarse a fronteras sublimes, inesperadas, en una palabra: artísticas.

En el video que compartimos a continuación podemos mirar una coreografía que bien puede calificar con esos adjetivos. Nos sorprende al tiempo que nos hipnotiza, nos hace ver que también el cuerpo humano es capaz de hablar poéticamente, con sus propios recursos.

La pieza lleva por título La mecánica de la historia y es obra del acróbata, actor, malabarista y bailarín Yoann Bourgeois, quien la ideó como una “creación in situ” para el festival Monumentos en movimiento, proyecto cultural francés que busca la reinvención dinámica de algunos de los monumentos más emblemáticos de París.

En este marco, La mecánica de la historia se presenta desde inicios de octubre en el Panthéon, específicamente, en las inmediaciones del famoso “péndulo de Foucault”, instalado en la cúpula más elevada del Panthéon, gracias al cual el físico León Foucault demostró la rotación de la Tierra, y famoso también por la novela homónima de Umberto Eco. 

Esta disposición, por cierto, no parece casual, pues la pieza está construida en parte sobre el eje de la rotación, un movimiento que por definición es continuo, sostenido y casi infinito. Asimismo, la inclusión de las escaleras y las personas hace pensar de inmediato en las fabulaciones recursivas de Escher, esos laberintos en los que los juegos de geometría sumen al espectador en laberintos de un solo nivel e ilusiones ópticas de las que parece imposible salir.

James Joyce escribió, famosamente, que la Historia es una pesadilla de la que intentamos despertar. ¿Será que, con el título y características de su pieza, Bourgeois alude a esas palabras de Joyce?