*

X

Estudio científico concluye que el universo no debería existir

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/01/2017

El estudio más preciso, hasta la fecha, de las propiedades de la antimateria, concluye que el universo es científicamente inexplicable. Debió de haberse destruido en su misma gestación

La presencia de la antimateria en el universo genera una serie de complicaciones teóricas para los físicos. Uno de los grandes misterios de la física moderna es por qué la antimateria no destruyó el universo al principio del tiempo. La antimateria y la materia -al ser idénticas, pero de una carga distinta- se destruyen entre sí cuando entran en contacto, produciendo una explosión que es considerada la reacción más eficiente observada en el universo -y la inspiración de mucha tecnología en la ciencia ficción. Sin embargo, para explicar la evolución del universo los físicos han teorizado que debe de haber una diferencia entre la materia y la antimateria, más allá de la carga eléctrica. 

Pero aunque esta diferencia debe de estar en alguna parte, los físicos no la han podido encontrar. Algunos creían que la diferencia podía estar en el magnetismo de las partículas de antimateria, de un antiprotón, pero una reciente estudio, el más preciso de la historia, notó que el momento magnético de la antimateria es exactamente igual al de la materia.

Christian Smorra, del laboratorio europeo CERN, apunta a la perplejidad de la ciencia ante esto: "Todas nuestras observaciones muestran una completa simetría entre la materia y la antimateria, por lo cual el universo no debería existir. Una asimetría podría existir en alguna parte, pero simplemente no entendemos dónde está la diferencia". El modelo estándar predice que el Big Bang debió de haber generado igual cantidad de antimateria que materia, con la importante particularidad de una diferencia fundamental en la antimateria, que habría permitido que la materia predominara después de los instantes iniciales del universo. 

Anteriormente los científicos han medido la masa, la carga eléctrica y han comparado, entre otras cosas, un átomo de antihidrógeno con uno de hidrógeno. La siguiente prueba en este intento de encontrar una diferencia -y salvar la razón de la existencia del universo- será realizada en el CERN, donde se medirá la gravedad de la antimateria y si ésta "cae hacia arriba". Los científicos seguirán esforzándose hasta finalmente encontrar una explicación satisfactoria. Y si no lo logran, quizás habría que empezar a considerar la posibilidad de que en realidad no existimos.

Te podría interesar:

Científicos logran descifrar los misterios del reloj biológico y obtienen el Nobel por esto

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/01/2017

Científicos han logrado entender cómo el reloj biológico o ritmo circadiano se sincroniza con la Tierra y afecta procesos metabólicos y regula el sueño, entre otras cosas

El primer Premio Nobel del 2017 ha sido para los investigadores estadounidenses Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young, quienes recibieron el Nobel de Medicina por explicar "los mecanismos moleculares que controlan los ritmos circadianos", esto es, el llamado reloj biológico de los seres vivos, particularmente de los humanos. Los ritmos circadianos controlan, entre otras cosas, el sueño, e influyen en el metabolismo y otros procesos vitales para la salud. Se ha encontrado que tales ritmos están sincronizados con la Tierra y su relación con el Sol. La Academia Sueca menciona:

Sus descubrimientos explican cómo las plantas, los animales y los humanos adaptan su ritmo biológico de manera que esté sincronizado con las revoluciones de la Tierra... Nuestro reloj interno [...] regula funciones críticas como el comportamiento, los niveles de hormonas, el sueño, la temperatura corporal y el metabolismo... Un desajuste crónico entre nuestro estilo de vida y el ritmo dictado por nuestro reloj interno [se ha asociado a] un aumento del riesgo de varias enfermedades.

Los estudios de estos investigadores demuestran la importancia del sueño en la salud, ya que los desajustes circadianos pueden llevar a enfermedades como "el cáncer, enfermedades neurodegenerativas y trastornos metabólicos", como la diabetes tipo 2. Además de afectar el sueño, las perturbaciones de este ritmo diurno están relacionadas "con la depresión, el trastorno bipolar, la función cognitiva y la formación de recuerdos". 

Los investigadores confirmaron algo que ya se sospechaba claramente: la luz solar ayuda a sincronizar el reloj biológico del ser humano, y la exposición a más o menos horas de luz perturba el reloj biológico. La luz solar está ligada a la producción de la hormona melatonina, llamada "la hormona del sueño". Demasiada exposición a la luz, incluyendo sobre todo luz artificial después del atardecer, suele perturbar el sueño. Por otro lado, demasiada poca luz solar ha sido asociada con perturbaciones en el estado de ánimo. 

Se descubrió, asimismo, que la luz solar ayuda a sincronizar el reloj biológico en el cuerpo humano y que la exposición a un exceso de luz a horas inapropiadas puede perturbar dicho reloj.

Generalmente, debido al ritmo circadiano que controla diferentes producciones de hormonas y sustancias endócrinas, la temperatura corporal es mínima de madrugada y máxima por la tarde, el nivel de alerta es máximo por la mañana y la tensión arterial es máxima por la tarde; y aunque la somnolencia aumenta de manera transitoria a primera hora de la tarde, el sueño profundo es máximo por la noche.