*

X

Este cómic ironiza sobre el verdadero poder de los pensamientos y las buenas intenciones

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/12/2017

¿El mundo mejora gracias a los pensamientos de buena voluntad?

Hubo una vez un Internet que, se creyó, podía generar revoluciones. Se dijo entonces que Twitter había sido uno de los medios de comunicación fundamentales para propiciar la “primavera árabe”, que Occupy Wall Street había ocurrido primero en los medios digitales y que plataformas como YouTube e incluso Facebook hacían posible que una persona común y corriente pudiera convertirse en creador y difusor de información valiosa y de interés público.

Ese Internet, sin embargo, hace tiempo que desapareció, y hoy parece una reliquia que en los años transcurridos desde entonces y hasta ahora ya pocos recuerdan y, menos todavía, están interesados en traer de vuelta al mundo contemporáneo.

Ahora rememoramos esa cualidad perdida del Internet a propósito de un breve pero incisivo cómic que nos recordó lo que entonces se dio en llamar, con cierto desdén, el “activismo de sofá”, y que acaso terminó por consumir ese ánimo incendiario que pareció tener la red durante un tiempo. 

Quizá, después de todo, quienes protagonizaron o al menos atestiguaron dicho espíritu, no terminaron de comprender que los pensamientos y las buenas intenciones no serán nunca actos auténticos, capaces de provocar un efecto sobre la realidad.

La viñeta es obra del ilustrador Stephen Byrne.

 

También en Pijama Surf: Si una persona se siente amenazada y no entiendes por qué, necesitas ver este cómic

Te podría interesar:

La foto del aura de David Bowie antes y después de consumir cocaína, tomadas con cámara Kirlian

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/12/2017

Bowie experimentó con la fotografía Kirlian en los años 70; el músico pensaba que consumir drogas afecta negativamente el aura

Hubo un tiempo en que la fotografía Kirlian fue toda una sensación entre celebridades y proponentes de la ciencia alternativa. Se creía, y algunas personas aún creen, que esta técnica fotográfica puede registrar el aura humana. Una de las personas interesadas en esta tecnología fue David Bowie, quien en 1975 recibió una cámara fotográfica Kirlian por parte de Thelma Moss, del Departamento de Parapsicología de UCLA. Según narra el sitio The Daily Grail, esa era la época en la que Bowie estaba grabando su álbum Station to Station y estaba en una etapa de gran interés por el ocultismo, la magia, la cábala y, por supuesto, las drogas.   

La cámara Kirlian fue desarrollada por investigadores rusos y checos y funciona produciendo imágenes al colocar objetos en una película fotográfica sobre una placa de metal con carga. Cuando se aplica rápidamente un alto voltaje al objeto, ello crea una exposición en la película a través de lo que se conoce como descarga coronal eléctrica. Algunos, sin embargo, creen que esto es lo mismo a una lectura del aura o los campos biomagnéticos. Además de Bowie, otro músico prominente que se interesó en esto, George Harrison, siempre pionero, utilizó una imagen de Kirlian en el arte de su álbum Living in the Material World.

Bowie usó esta técnica para intentar investigar lo que le ocurría cuando tomaba drogas. La imagen a continuación muestra uno de sus dedos, un crucifijo que le dio su padre y lo que podría ser el aura del dedo modificada por el consumo de la cocaína.

Aquí Bowie explica cómo obtuvo la máquina y habla sobre su experimentación con ésta y cómo las drogas afectan el aura. Bowie señala que "si tomas drogas o haces algo estúpido como eso", ello afecta tu aura. Dice que el aura, después de tomar drogas, se ve "como si alguien te hubiera arrancado el pelo" (aquí, el pelo significa energía).