*

X
Pétalos azules secretos para seducir abejas, un majestuoso truco de la naturaleza

El mundo de la polinización es tan delicioso como sutil. Un nuevo estudio encontró que las flores dicen "hola" a las abejas creando un halo azul, lo cual llama su atención, ya que a las abejas -como a los poetas- les encanta el azul.

Las flores azules son pocas, pues los pigmentos naturales difícilmente alcanzan este color (salvo en algunas excepciones, como las amapolas azules de los Himalayas, las cuales utilizan metales en sus pigmentos, que hacen más alcalinos sus pétalos). Incluso los intentos de ingeniería genética de crear rosas azules han sido problemáticos. Sin embargo, muchas flores logran el azul a través de una especie de ilusión óptica. Se trata de halos azules secretos. Éstos son anillos en las bases de los pétalos, que generalmente son invisibles al ojo humano pero no a los ojos de las abejas, los cuales son más sensibles a las longitudes de onda azules. Este azul se convierte en una señal de que la flor tiene néctar para posibles polinizadores.

Las flores crean esta azul ilusión cuando la luz solar hace contacto con los pequeños pliegues de la superficie de sus pétalos. Esto pliegues alteran cómo la luz rebota y esto afecta el color que es visto. Así se fabrican estos momentáneos halos seductores. Muchos tulipanes, peonias y margaritas, entre otras flores, emplean este arte de seducción. 

En el estudio mencionado se descubrió, utilizando flores artificiales, que las abejas son capaces de ver estos halos. Sin duda, se trata de un bellísimo artificio de la naturaleza, el falso pero fértil azul que produce el envolver la luz.

Te podría interesar:

Perturbadoras imágenes muestran cómo el plástico está arrasando los océanos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/03/2017

Mares de plástico en las costas de Honduras: tristeza y asco, para reflexionar sobre nuestro consumo

Estas imágenes pueden servir como una alarmante motivación para dejar de comprar artículos envueltos en plástico, y es que este material es muy útil (por dúctil), pero sumamente dañino para el ecosistema, ya que no es asimilado por la naturaleza -por lo cual se podría argumentar, si tenemos una perspectiva más amplia de nuestros objetivos, que en realidad no es nada útil.

Las imágenes muestran la basura en el mar cercano a Roatán, una isla en Honduras. En una de ellas, podemos ver el rostro compungido de un buzo antes de meterse a  bucear en este mar tapizado de plástico. Un close-up muestra la mezcla de algas con cubiertos de plástico, un menú para una distopía inminente. La basura llega de Guatemala en ríos crecidos por la temporada de lluvias.

Podría resultar provechoso meditar en torno a estas imágenes, y recordarlas cuando vamos al supermercado.