*

X
Por ejemplo, controla sus erecciones a voluntad (aun si hay alguien estimulándolo)

En ocasiones, principalmente durante las crisis, parece imposible mantener el control sobre uno mismo y las circunstancias. Intentamos incluso darnos ánimo y resistencia mediante frases enfocadas en combatir la energía negativa y los malos momentos. Sin embargo, ¿si este método no fuese el óptimo para alcanzar un estado de dominio total?

Para Wim "Iceman" Hof, profesional en deportes extremos, se trata de estar en dominio de uno mismo mediante la respiración y un entrenamiento adecuado. Hof es conocido internacionalmente por su capacidad de soportar bajas temperaturas mientras se ejercita. De hecho, ha sido galardonado por nadar amplias distancias por debajo del hielo polar, escalar el monte Everest en shorts, hacer un maratón descalzo y usando pantalones cortos en Mont Blanc, y pasar más de 90 minutos en una pecera llena de cubos de hielo que llegaban hasta su cuello. Gracias a estas hazañas, se le adjudicó el apodo de "hombre de hielo".

El dominio sobre su cuerpo y por lo tanto sobre las circunstancias, explica Hof, puede alcanzarse una vez que se sincronizan tanto el estado físico como el mental. Mediante entrenamiento, respiración y actividad física adecuados, es posible fortalecer el sistema inmunológico y prevenir posibles enfermedades. No obstante, como es de esperarse, el dominio de Wim ha requerido una serie de eventos críticos que, después de llevarlo al fondo, lo obligaron a su evolución actual.

Te compartimos algunos datos de este personaje inspirador para yoguis, yoguinis, deportistas y demás.

1. Wim habla 10 idiomas sin apps ni escuelas. Para lograrlo, bastó con:

Estar abierto y amar aprender, y eso es todo. No tuve maestros reales. Sólo personas en la calle y a veces tuve que buscar a un profesor, como un profesor de japonés en Ámsterdam. Y un profesor de hindi. Entonces sí, sólo estuve interesado. Si estás interesado en la vida, aprendes a aprender. Y nunca dejas de aprender porque lo amas.

2. Es padre soltero de cuatro niños. De esa experiencia, Wim explica:

Tuve cuatro niños con mi esposa, y suponíamos que estaríamos juntos para siempre. Ella era el amor de mi vida. Ella murió. Se suicidó. Es un hoyo negro que habita al interior de uno. Te rompe el corazón y no sabes por qué. Pero el tren de la vida diaria continúa y debes subirte a él o de lo contrario lo pierdes. Y tuve que estar ahí por mis hijos. Y sí, creamos un nuevo hogar. Mis hijos me hicieron sobrevivir en ese momento, pero la naturaleza sanó mis heridas.

3. Está dispuesto a pasar por la enfermedad de la malaria, en favor de la ciencia y la investigación.

4. Es capaz de aguantar la respiración durante 10 minutos.

5. La práctica del yoga es una parte esencial en su vida.

6. Tuvo una cirugía intensa y se recuperó sin tomar antibiótico alguno. Hace 15 años, Wim nadaba en una fuente en Ámsterdam y decidió sentir el burbujeo de la boquilla a lo largo de la zona anal. Si bien eso es algo que hacía con regularidad, ese momento, en que el ayuntamiento de la ciudad cambió la intensidad del brote de agua, le provocó una ruptura en el colon y los intestinos, como si se tratase de una espada de agua. Su hijo Michael lo llevó a emergencias, pero no lo atendieron de inmediato pues no mostraba síntomas de dolor. Pasadas unas horas, él se desmayó y los doctores se dieron cuenta de la gravedad del asunto. Lo cosieron por dentro, pero seguía existiendo el riesgo de alguna sepsis. Tardó mucho tiempo en recuperarse pero, según él, nunca consumió antibióticos durante la recuperación.

7. Controla sus erecciones a voluntad (aun si hay alguien estimulándolo).

8. Puede realizar un maratón en el desierto sin entrenamiento ni tenis, y rehidratarse con cerveza.

9. Ha sufrido bullying.

10. Desde hace 38 años, come sólo una vez al día. El menú siempre es carne.

11. Entrenó kung-fu con los mejores maestros en Beijing y ellos le tienen un gran respeto y cariño.

12. Durante la universidad, aprendió a regular y controlar su ritmo cardíaco.

13. Hof estimula su glándula pineal a voluntad para liberar DMT: "Sé cómo llegar ahí y puedo hacerlo todo el tiempo. Tienes mayor control sobre tu sistema hormonal. No necesitas drogas para estar drogado por ti mismo de una manera natural".

Te podría interesar:

Espíritus japoneses que residen en el baño: peculiares y pavorosos espectros

AlterCultura

Por: PijamaSurf - 11/30/2017

En su libro 'The Book of Yôkai: Mysterious Creatures of Japanese Folklore', Michael Dylan explica cómo "el baño es un espacio liminal en donde existe una conexión entre lo normal y un reino totalmente diferente, como si fuese una alcantarilla"

Como cualquier leyenda urbana de las escuelas, la presencia de fantasmas que recorren los pasillos y los baños de las niñas es inevitable en los juegos infantiles. Sin embargo, en Japón, los fantasmas forman parte del folclor y la cultura típica de la región. En especial los fantasmas relacionados con los baños.

En su libro The Book of Yôkai: Mysterious Creatures of Japanese Folklore, Michael Dylan explica cómo "el baño es un espacio algo inusual en un hogar o escuela o en cualquier sitio [...] un espacio liminal en donde existe una conexión entre lo normal, el mundo de la cotidianidad y un reino totalmente diferente, como si fuese una alcantarilla". Un ejemplo de estos fantasmas o espíritus japoneses asociados directamente con los baños es Toire no Hanako-san o Hanako del baño.

Como todas las leyendas urbanas de fantasmas, los detalles del origen de Hanako varía según las zonas en que se alcanza a ver. Hay quienes dicen que de trata del espíritu de una joven que murió en la segunda guerra mundial y ahora se encarga de cazar en los baños. Lleva un antiguo uniforme rojo y un corte de cabello estilo bob, y puede ser invocada yendo al baño del tercer piso, tocando tres veces en la tercera puerta y diciendo: "¿Estás ahí Hanako-san?" Ella podrá responder "Sí, aquí estoy", y una mano aparecerá. Y si en ese momento alguien más entrara al baño, todos podrían ser devorados por un cocodrilo de tres cabezas.

Hanako se ha convertido incluso en una estrella tanto de la televisión como de series de anime, y desde la década de los 90 formó parte de la cultura popular que se transmite desde el folclor. Otro ejemplo es Kashima Reiko, otro espíritu de una joven que asusta en los baños de Japón. Es considerada otra leyenda urbana, en la que se cuenta cómo Reiko murió al perder las piernas en un accidente de tren y ahora recorre los baños preguntando a sus visitantes: "¿En dónde están mis piernas?". Se dice que la respuesta correcta es "En el tren Meishin" para evitar una muerte rotunda, o de lo contrario ella te arrancará las piernas.

Esta última leyenda urbana es una variación de otra historia de terror japonesa conocida como Teke-Teke, la cual también cuenta la historia de una joven que un tren cortó a la mitad. En esta versión se dice que el fantasma aparecerá durante el primer mes en que se conoce su historia. De hecho, para Foster, existe una similitud entre esta leyenda urbana y la historia de El aro, en donde el aspecto liminal resulta en los objetos cotidianos que conectan a ese otro mundo de los espíritus. Esta situación es, de hecho, característica del folclor trágico japonés. Un último ejemplo es el de Aka Manto, o Capucha roja.

También se le conoce como Aoi Manto, que quiere decir Capucha azul, o Akai-Kami-Aoi-Kami -Papel rojo, papel azul-. Este espíritu moderno se presenta con una capa y una máscara que oculta un rostro embellecedor. Se dice que, normalmente, aparece al final del pasillo del baño preguntando a su interlocutor si prefiere la capa roja o la capa azul. En caso de que la persona responda "capa roja", el espíritu la desollará; y sí responde "capa azul", el espíritu la asfixiará. La única manera de escapar de Aka Manto es rechazar su oferta por completo. Sin embargo, para Foster, estos personajes sanguinariamente asesinados no son los únicos espíritus relacionados con los baños. También están los entes mitológicos cuyos lugares favoritos resultan los baños hogareños. Entre ellos se encuentra Kappa, una criatura que generalmente acosa a las mujeres cuando éstas se hallan cerca del agua. Así como Akaname, un espíritu goblinesco que posee una protuberante lengua con la que se come la suciedad de las tinas de baño y se siente atraído por los movimientos intestinales.

Los espíritus japoneses que residen en los baños son seres que nos recuerdan la vulnerabilidad de la desnudez en sitios para la higiene personal. Por ello, según la costumbre del lugar, el baño es solo un sitio en el que no se debería pertenecer más tiempo del necesario...