*

X

Perturbadoras imágenes muestran cómo el plástico está arrasando los océanos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/29/2017

Mares de plástico en las costas de Honduras: tristeza y asco, para reflexionar sobre nuestro consumo

Estas imágenes pueden servir como una alarmante motivación para dejar de comprar artículos envueltos en plástico, y es que este material es muy útil (por dúctil), pero sumamente dañino para el ecosistema, ya que no es asimilado por la naturaleza -por lo cual se podría argumentar, si tenemos una perspectiva más amplia de nuestros objetivos, que en realidad no es nada útil.

Las imágenes muestran la basura en el mar cercano a Roatán, una isla en Honduras. En una de ellas, podemos ver el rostro compungido de un buzo antes de meterse a  bucear en este mar tapizado de plástico. Un close-up muestra la mezcla de algas con cubiertos de plástico, un menú para una distopía inminente. La basura llega de Guatemala en ríos crecidos por la temporada de lluvias.

Podría resultar provechoso meditar en torno a estas imágenes, y recordarlas cuando vamos al supermercado. 

 

Te podría interesar:

Una colección de los hongos más aterradores del mundo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/29/2017

Parafernalia natural gore: hongos que recuerdan a penes, zombis, órganos y otras incómodas criaturas

La naturaleza presume una parafernalia interminable, lista para satisfacer los más diversos gustos de la vista, el tacto y el gusto. Desde la aurora boreal hasta la flor cadáver, el repertorio natural es tan vasto que, por fortuna, quizá jamás terminaremos de abarcarlo. 

En cuanto a aquellos que gustan de la estética gore, que sienten una atracción por lo putrefacto, la estética mortuoria o similares, la madre naturaleza tiene para ellos una serie de hongos ideales para decorar nauseabundos paraísos: necrofalos, texturas cerebrales y cuerpos esencialmente incómodos a la vista y el pensamiento.  

Así que, sin más, te invitamos a disfrutar de esta selección compilada por el sitio Dangerous Minds mientras juegas a imaginar qué tipo de viaje induciría en ti el consumo de alguno de estos ejemplares, y a disfrutar del paseo, seguramente antipsicodélico, con un poco de rock satánico –y no es sugerencia, sólo un ejercicio imaginario.