*

X

Este síntoma de depresión pasa desapercibido pero millones de personas lo tienen

Salud

Por: pijamasurf - 08/25/2017

¿Alguna vez has mirado hacia tu pasado y presenciado un paisaje nublado y poco estimulante?

La depresión está de moda. Quizá como sociedad hemos tomado las suficientes malas decisiones como para colocarnos en un punto de la historia en el que la sociedad actual es más propensa que nunca a diversos males psicológicos, entre ellos la depresión. Pero si bien existen evidencias que todos asociamos con "estar deprimido", hay también un síntoma que de acuerdo con estudios recientes tiene buenas probabilidades de indicar un cierto nivel de este padecimiento. 

Básicamente se trata de proyectar un escenario difícil, poco estimulante, hacia el pasado. En lugar de regocijarte, como muchas veces ocurre, con los "buenos viejos tiempos", la depresión puede nublar tu mirada retrospectiva y hacerte contemplar tu vida hacia atrás como un paisaje deprimente.

Una investigación realizada por las universidades de Portsmouth en Inglaterra y la Heine Universitat de Dusseldorf analizó a 100 estudiantes que padecen depresión media o alta, y se les pidió que se imaginaran a sí mismos en escenarios que resultaran en episodios negativos y positivos; así, detectaron una correlación entre el grado de depresión y lo que se conoce como "prejuicio de retrospectiva". Cabe mencionar que este último término se refiere a "un sesgo cognitivo que sucede cuando, una vez que se sabe lo que ha ocurrido, se tiende a modificar el recuerdo de la opinión previa a que sucedieran los hechos, en favor del resultado final".

Al respecto, el doctor Hartmut Blank de la Universidad de Portsmouth, dice: 

La depresión no está únicamente asociada a percibir el mundo de forma negativa, a ti mismo y el futuro, sino que ahora sabemos que también tiene que ver con mirar con negatividad igualmente el pasado. Todos somos susceptibles al prejuicio de retrospectiva, pero éste adquiere una faceta muy específica cuando se asocia a depresión. Mientras que las personas que no padecen depresión tienden a mostrar un prejuicio de retrospectiva por aquellos eventos positivos y no por los malos, las personas deprimidas muestran un patrón contrario. 

En pocas palabras, si acumulas una serie de malos recuerdos en torno a experiencias pasadas, en los que crees que pudiste haber actuado de forma distinta para obtener diferentes resultados, es muy probable que estés bailando con ese indeseable ser actualmente llamado depresión. 

Te podría interesar:

Leer aumenta la esperanza de vida, confirma nuevo estudio

Salud

Por: PijamaSurf - 08/25/2017

Si bien el análisis sólo muestra una asociación entre la lectura de libros, periódicos o revistas y una mayor esperanza de vida (y no una relación de causa y efecto), esto es suficiente para apoyar la idea de que leer mantiene a la mente activa y saludable

La lectura, se sabe, provee múltiples beneficios para la salud mental y psicoemocional de las personas. Por ejemplo, de acuerdo con el psiquiatra infantil Bruce Perry, la lectura brinda al niño las herramientas para proyectarse hacia un futuro, y una vez que logre contemplar las múltiples posibilidades de un Yo-del-futuro, se facilita contemplar las posibilidades emocionales de un Otro; esto resulta, con práctica y constancia, en empatía y asertividad.

Un reciente estudio, realizado por un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, muestra que hay una importante correlación entre una mayor esperanza de vida y una mayor cantidad de lectura. Según la investigación, en la que participaron 3 mil 635 personas mayores de 50 años, tan sólo 3.5 horas de lectura a la semana son suficientes para gozar de “una ventaja de 23 meses más de vida”.

Si bien el análisis sólo indica una asociación entre la lectura de libros, periódicos o revistas y una mayor esperanza de vida (y no una relación de causa y efecto), esto es suficiente para apoyar la idea de que leer mantiene a la mente activa y saludable. En especial cuando se trata de un proceso en el que un libro nos envuelve y absorbe y mantenemos la completa atención en él, pues esto crea un efecto de compromiso cognitivo que resulta en un reprocesamiento lingüístico en diferentes regiones del cerebro. En otras palabras, es posible que la lectura ejerza sobre el cerebro el mismo estímulo y fortaleza que una sesión en el gimnasio tiene sobre el cuerpo.

Los investigadores también sugirieron que la lectura de ficción puede incrementar los sentimientos de empatía, fortaleciendo las conexiones con los vínculos sociales y contribuyendo a redes de apoyo más íntimas y felices –lo cual, a su vez, se relaciona con una mayor esperanza de vida.

Esto sucede, explica Avni Bavishi, una de los investigadores, porque “el efecto de los libros sobre la mente del lector provee un mayor beneficio cognitivo, y entonces aumenta la esperanza de vida”. Ahora el objetivo es descubrir si existe alguna diferencia notable entre los libros de ficción y de no ficción, entre e-books, audiolibros y libros tradicionales impresos en papel. Lo que sí se sabe ahora es que la lectura ayuda a reducir los niveles de estrés, a mantener activas varias regiones del cerebro reduciendo la incidencia de trastornos neurodegenerativos como la demencia, y a proveer herramientas de introspección y empatía. ¿Se necesitan más razones?