*

X
En esta entrega de DECÁLOGO, compartimos las 10 películas definitivas de la época dorada del blockbuster

Aunque las tres películas más taquilleras de la historia a nivel mundial fueron estrenadas en diciembre, Avatar (2009) y Titanic (1997) dirigidas por James Cameron, así como Star Wars: El despertar de la Fuerza (2015) de J. J. Abrams, los denominados blockbusters tuvieron su origen en el verano de 1975, cuando la cinta Tiburón del joven Steven Spielberg irrumpiría como un estruendo que transformaría, para bien y para mal, la forma de producir el cine como industria. Spielberg derrumbaría los patrones tradicionales de los estudios cinematográficos, redimensionaría las apuestas financieras del cine independiente justo en la que quizá haya sido la mejor década de este cine en Estados Unidos. Así es, la paradoja de una década que regaló obras maestras como Contacto en Francia (1971) de William Friedkin, Deliverance (1972) de John Boorman, Taxi Driver (1976) de Martin Scorsese o The Deer Hunter (1978) de Michael Cimino, nos trajo tras Tiburón a la primera propuesta seria de superhéroes que hoy empalagan las salas de cine con Superman (1978) de Richard Donner, y sobre todo, con la obra maestra de las cintas catalogadas como independientes, de estudio, ciencia ficción, aventuras y mitología al mismo tiempo, Star Wars (1977) del entonces visionario George Lucas. Star Wars catapultaría no sólo la taquilla sino la forma de distribución de las películas, los acuerdos comerciales, la venta de licencias, la comercialización de artículos aleatorios y el sello de valor que tendrían las franquicias a partir de ese instante para transformar la historia del cine desde la taquilla y los efectos especiales hechos no sólo para que la película sea veraz, sino para la taquilla misma. Diversos directores como Francis Ford Coppola (director de El Padrino (1972) y que apoyara la taquillera cinta independiente American Graffiti del mismo Lucas), David Cronenberg, David Lynch, Milos Forman, Brian de Palma, John Cassavetes, Peter Bogdanovich, Woody Allen, Ridley Scott, entre otros, revolucionarían el cine desde las propuestas narrativas, visuales y publicitarias, sin que éstas eliminaran posibilidades creativas, artísticas y filosóficas al mismo tiempo.

Esta generación de realizadores encontró su nicho creativo; todos estarían definidos por la forma en que filmarían atendiendo a la industria desde el comercio, los festivales o desde la necesidad de llenar las butacas de las salas de cine. A continuación en esta entrega de DECÁLOGO, compartimos las 10 películas definitivas de la época dorada del blockbuster y que definirá las décadas posteriores, donde el impacto taquillero pasó de ser un fenómeno a una obligación para la subsistencia de una industria. La lista no está definida por la taquilla estadounidense ni global, sino por el impacto que haya tenido desde el concepto “blockbuster”: estreno de verano, considerado en la industria como el período comprendido entre los meses de mayo y agosto, gran producción, efectos especiales, grandes resultados de taquilla, impacto en audiencia y fenómeno cultural. Las primeras cintas de este fenómeno deslumbraron; con los años, la fórmula terminó por crear películas desde el artificio comercial y sin mayor aportación argumental.

 

1- TIBURÓN (Jaws)

(1975, Dir. Steven Spielberg)

Fundacional ofrenda del cine de calidad que refresca, innova, sorprende y cautiva, que hace de los efectos visuales una sinfonía en cuyas notas compuestas por John Williams caracterizó el suspendo de las playas, la fama de las aletas que se asoman y el tarareo de la amenaza. Steven Spielberg alcanzó la inmortalidad muy pronto, después lograría repetir el milagro en películas emblemáticas de la ciencia ficción: Encuentros cercanos del tercer tipo (1978), E.T., el extraterrestre (1982) y Sentencia previa (2002). No obstante, serían sus películas históricas las que le brindarían el reconocimiento de la crítica tradicional: La lista de Schindler (1993), Rescatando al soldado Ryan (1998) y Lincoln (2012), por ejemplo. Aunque son las aventuras, que más adelante aparecerán en la lista, su legado de nostalgia y fascinación que incluso como productor logró cautivar a la audiencia generacional. Cierto es que cuando una fórmula se aprende y repite, termina por abandonar el asombro en la rutina, dejando los ojos deslumbrados en la costumbre de la cotidianidad. Tiburón es la primera de tres cintas que aparecen en este decálogo, dirigidas por el director nacido en Cincinnati en 1946. 

 

2- LA GUERRA DE LAS GALAXIAS (Star Wars)

(1977, Dir. George Lucas)

Ópera espacial por excelencia, el culmen de la ciencia ficción popularizada y su influencia en la cultura de fin de siglo, la concatenación de culturas, credos, filosofías, religiones y fantasías; la símil relación de los resabios de la segunda guerra mundial, los gobiernos totalitarios, los imperios del dogma y la rebelde resistencia que es más la apelación al statu quo del mito. Ninguna película ha tenido mayor influencia en la cultura popular que esta epifanía de efectos visuales, edición audaz, música perfecta, dirección empedernida aunque ausente, una mezcla de actores promesas, en proceso y consagrados, y la muestra redentora de la realidad asequible por una energía predeterminada, sugerente, espiritual, mística e inexorable, un lugar común, extraordinario e improbable, para una película sin mayor pretensión para los distribuidores de su tiempo, pero el sueño realizado de su director. Justo ahora que se apresta a estrenar el octavo episodio de una saga que va y viene, que atiende a la secuela y a la precuela para después volver al ciclo, y celebrando las 4 décadas desde aquella primera traza en pantalla de “En una galaxia muy, muy lejana…” vale recordar el fondo, la forma y la fuerza que acompañan a la película ganadora de siete premios de la Academia, que tras habitar incólume el Rancho Skywalker en San Francisco, ahora reside en las paredes del castillo por excelencia del capitalismo cinematográfico, los estudios Disney.

 

3- INDIANA JONES Y EL ARCA PERDIDA (Raiders of the Lost Arc)

(1981, Dir. Steven Spielberg)

Nominada al Óscar como Mejor Película en 1981, la primera película de la saga de Indiana Jones sacudió los recuerdos de las cintas de aventura, búsqueda y conquista con pericia del territorio inhóspito, del tesoro perdido, de la grandeza escondida y sólo encontrada por el explorador, que tuviera su epítome con El tesoro de Sierra Madre (1948), dirigida por John Huston y protagonizada por Humphrey Bogart.

 

Sin duda bajo la influencia de la enorme cinta que relata la fiebre por el oro, la ambición por la promesa dorada y el egoísmo de su encuentro, Indiana Jones rescata los vericuetos y vicisitudes de la exploración, pero a cambio, ofrece matices, virtudes y una formación profesional al héroe. El arqueólogo que buscó en un momento ser George Lucas en la Universidad del Sur de California, aparece retratado en quien fuese su Han Solo, Harrison Ford completó el dual legado, su herencia más importante, el heroísmo desenfadado, temerario, tosco y a la vez carismático que definirá su carrera. Curiosamente, esta película es una secuela, ya que será Indiana Jones en el templo de la perdición de 1984, la que renombraría a la primera y de hecho, se situaría 2 años antes de la cinta original, dejando así la búsqueda del arca perdida en un punto de interludio de la trilogía original que culminaría con Indiana Jones y la última cruzada, de 1989. El personaje renació en 2008 con la ambigua y mixta Calavera de cristal y en 2009 por quinta vez Harrison Ford asumirá el rol que le daría independencia de Star Wars y que dejaría muy en alto el listón del heroísmo cinematográfico. Acorde al American Film Institute, sólo el Aticcus Finch de Gregory Peck en ¿Cómo matar a un ruiseñor? (1962) de Robert Mulligan sobre la célebre novela de Harper Lee, supera el heroísmo de Jones sobre la pantalla. Nuevamente John Williams acompaña en compases y a fanfarrias al binomio Spielberg/Lucas en una cinta que bien pudiera ser un homenaje fotográfico a las películas de David Lean. Resulta imposible no recordar Lawrence de Arabia (1962) en los cuadros del desierto tunecino.

 

4- VOLVER AL FUTURO (Back to the Future)

(1985, Dir. Robert Zemeckis)

Una de las premisas más recurrentes de la ciencia ficción ha sido el viaje por el tiempo, y si una virtud sobresale de la cinta dirigida por Robert Zemeckis, es sin duda la nostalgia. La película estrenada en 1985 hace de los años 80 una vuelta al pasado que enarbola el nacimiento masivo del rock and roll en 1955. La guitarra que resuena “Johnny Be Good” durante el tradicional baile de graduación, estremece la secuencia en que Marty debe impedir que se altere su futuro y el de su familia.

Marty McFly debe unir a sus padres desde el empoderamiento de su escuálido padre, impedir el enamoramiento incestuoso de su madre, combatir la ambición futura de Biff y alcanzar al Doc justo debajo del reloj que significa su única oportunidad de salvar a bordo del mítico DeLorean tanto al Doc como su propia vida futura. Una épica de emociones y aliento juvenil que desborda imaginación y ritmo, gracias incluso a la banda sonora compuesta por Alan Silvestri y a la canción “The Power of Love” de Huey Lewis and the News. Michael J. Fox y Christopher Lloyd hacen de esta película un testamento del poder creativo de los clásicos blockbusters. Dos entregas más se darían de esta saga, la parte 2 (1989), digna e innovadora secuela, y la parte 3 (1990), donde el western lamentablemente no funciona como el futuro había revolucionado en la anterior entrega. Volver al futuro es toda una experiencia cinemática donde tiempo y espacio juegan desde la imagen.

 

5- PASIÓN Y GLORIA (Top Gun)

(1986, Dir. Tony Scott)

La década del “establishment” de la vida americana ideal tras la segunda guerra mundial y en el origen de la guerra fría, es retratada 30 años después, al medio de un Estados Unidos que se vende al mundo como la tierra de la libertad y la economía, en el punto más álgido de la competencia contra la Unión Soviética tras la década ideológica que tuvo en vilo al mundo en la crisis de misiles de Bahía de Cochinos en Cuba en los años 60, y tras la derrota en Vietnam en la turbulenta década de los años 70. Los 80 y más aún 1985, reflejará la propaganda de guerra, ya mismo ese año verá en Rocky IV, dirigida por el mismo Sylvester Stallone, la caricatura de los prejuicios y perfiles en su máximo esplendor. Testoterona, aviones, voleibol y una banda sonora de antología, hacen de Top Gun el escenario perfecto para la consolidación de Tom Cruise como estrella de cine y de Tony Scott como director de acción tras el éxito de Un policía suelto en Hollywood (1984). Cruise había ya impactado la taquilla juvenil ochentera con la cinta de culto Negocios riesgosos (1983) de Paul Brickman, donde se desliza por la sala de su casa en calzoncillos a ritmo de Bob Seger.

Pero será esta película de secuencias aéreas, sol californiano, amistades de lealtad y rivalidad vuelta en amistad, la que consolidará su registro en la industria cambiando los lentes Ray-Ban Wayfarer por el modelo aviador. La canción “Take My Breath Away” interpretada por el grupo Berlin ganaría el Óscar a Mejor Canción y el impacto de Top Gun sería tal que 2 años más tarde inspiraría la filmación del video promocional dirigido por Pedro Torres sobre la considerada Mejor Canción de los años 80 por el canal VH1, “La incondicional”, compuesta por Juan Carlos Calderón e interpretada por el cantante de mayor impacto de su generación y de varias en América Latina: Luis Miguel. Top Gun, sin muchas expectativas en su inicio, se convirtió en la cinta más taquillera de 1986, un modelo clásico del blockbuster político vestido de cultura pop.

 

*Iván Uriel Atanacio Medellín: Escritor y documentalista. Considerado uno de los principales exponentes de la literatura testimonial en lengua hispana. Sus novelas El surco y El Ítamo, que abordan la migración universal, han sido estudiadas en diversas universidades a nivel internacional. Dirigió los documentales La voz humana y Día de descanso. Es director editorial de Filmakersmovie.com.

Te podría interesar:

4 creativas cartas de amor erótico de artistas famosos

Arte

Por: PijamaSurf - 05/22/2017

Antes, previo a la llegada del sexting, estaban las cartas que debían recorrer una larga distancia y, como requisito elemental, contener cierta creatividad provocativa

¿Quién podría haber imaginado que la inmediatez de la información, esta que se genera con la accesibilidad al Internet, causaría grandes consecuencias en la sexualidad y la literatura? Si bien los avances tecnológicos facilitaron la comunicación en muchos sentidos, también afectaron la manera en que se vivía el amor, el erotismo y la sexualidad. De alguna manera, se perdió su trascendencia en la cotidianidad, se banalizó hasta convertirse en un objeto más a conseguir y a perder. 

Antes, previo a la llegada del sexting, estaban las cartas que debían recorrer una larga distancia y, como requisito elemental, contener cierta creatividad provocativa. Sin fotografías de rápido acceso ni respuestas inmediatas, las cartas eran una práctica importante para fomentar tanto el erotismo como la imaginación literaria. 

¿Quién es capaz de escribir como el escritor irlandés James Joyce a su esposa Nora Barnacle sólo para volverla a seducir? 

Nora, mi fiel querida, mi tunante colegiala, sé mi puta, mi amante, todo lo que tú quieras –¡mi pequeña maldita amante! ¡Mi pequeña puta!– eres siempre mi hermosa flor silvestre de los setos, mi flor azul oscuro empapada por la lluvia.

Mi dulce y sucia ave cogedora,

            …Mi amor me permite rogar al espíritu de la belleza y ternura eternas reflejadas en tus ojos, o revolcarte en el suelo…

[…] Cuando otros cuentan en mi presencia historias obscenas o lujuriosas sonrío apenas. A pesar de eso, parece que tú me conviertes en una bestia. Fuiste tú misma, tú, pícara muchacha desvergonzada, quien primero me enseñó el camino…

[…] Sé que estoy arriesgándome mucho al escribir de este modo, pero si realmente me quiere, sentirá que estoy loco de lujuria y que debo decirlo todo.

¿O la erótica literaria de Frida Kahlo para su Diego? 

Mi Diego. 

Espejo de la noche. 

Tus ojos espadas verdes dentro de mi carne. Ondas entre nuestras manos. 

Todo tú en el espacio lleno de sonidos –en la sombra y en la luz. Tú te llamarás AUXOCROMO, el que capta el color. Yo CROMOFORO, la que da el color. 

Tú eres todas las combinaciones de los números. La vida. 

Mi deseo es entender la línea, la forma, la sombra, el movimiento. Tú llamas y yo recito. Tu palabra recorre todo el espacio y llega a mis células que son mis actos y va a las tuyas que son mi luz. 

Era sed de muchos años retenida en nuestro cuerpo. Palabras encadenadas que no pudimos decir sino en los labios del sueño. Todo lo rodeaba el milagro vegetal del paisaje de tu cuerpo. Sobre tu forma, a mi tacto, respondieron las pestañas de las flores, los rumores de los ríos. Todas las frutas había en el jugo de tus labios, la sangre de la granada, el tramonto del mamey y la piña acrisolada. Te oprimí contra mi pecho y el prodigio de tu forma penetró en toda mi sangre por la yema de mis dedos. Olor a esencia de roble, a recuerdo de nogal, a verde aliento de fresno. Horizontes y paisajes que recorrí con el beso. Un olvido de palabras formará el idioma exacto para entender las miradas de nuestros ojos cerrados. 

Estás presente, intangible y eres todo el universo que formo en el espacio de mi cuarto. Tu ausencia brota temblando en el ruido del reloj, en el pulso de la luz; respiras por el espejo. Desde ti hasta mis manos, recorro todo tu cuerpo, y estoy contigo un minuto y estoy conmigo un momento. Y mi sangre es el milagro que va en las venas del aire de mi corazón al tuyo. 

El milagro vegetal del paisaje de mi cuerpo es en ti la naturaleza entera. Yo la recorro en vuelo que acaricia con mis dedos los redondos cerros, penetran mis manos los valles en ansias de posesión y me cubre el abrazo de las ramas suaves, verdes y frescas. Yo penetro el sexo de la tierra entera, me abrasa su calor y en mi cuerpo todo roza la frescura de las hojas tiernas. Su rocío es el sudor de amante siempre nueva. No es amor ni ternura ni cariño, es la vida entera, la mía, que encontré al verla en tus manos, en tu boca y en tus senos. Tengo en mi boca el sabor almendra de tus labios. Nuestros mundos no han salido nunca fuera. Sólo un monte conoce las entrañas de otro monte. 

Por momentos flota tu presencia como envolviendo todo ser en una espera ansiosa de mañana. Y noto que estoy contigo. En este momento lleno aún de sensaciones, tengo mis manos hundidas en naranjas, y mi cuerpo se siente rodeado por tus brazos. 

¿Y qué decir de las cartas que la artista Georgia O’Keeffe mandó al fotógrafo Alfred Stieglitz en 1922? 

Es mi cuerpo que te deseo y parece ser el único pensamiento o deseo que tengo –y parece en ocasiones ser la única memoria de ti– dos cuerpos que se han fusionado –que se han tocado con entrega hasta sus fines haciendo un circuito completo. 

[…] Estoy acostada –esperando a expandirme– esperar por ti a morir con el sentido de ti –con el placer de ti– el sentirte a ti sintiendo el sentir de mí –de todo mi cuerpo– todo de mi ser está esperándote para tocar el centro de mí con el centro de ti. 

Finalmente, las cartas que el escritor Henry Miller envió a su homóloga Anaïs Nin:

Queridísima Anaïs:

Quiero decir que no puedo ser absolutamente leal, no está dentro de lo que soy capaz. Me gustan las mujeres, o la vida, demasiado… No sé cual de las dos cosas. Pero ríe, Anaïs. Me encantaría oírte reír. Eres la única mujer que tiene un sentido de la alegría, una sabia tolerancia; no, es más, parece que me instas a que te traicione. Por eso te amo. Y ¿qué es lo que te lleva a hacer eso, el amor? Es hermoso amar y ser libre al mismo tiempo.

No sé lo que espero de ti, pero es algo parecido a un milagro. Te voy a exigir todo, hasta lo imposible, porque me animas a ello. Eres realmente fuerte. Me gusta incluso tu engaño, tu traición. Me parece aristocrático (¿suena inapropiada la palabra aristocrático en mi boca?).

Sí, Anaïs, pensaba en cómo traicionarte, pero no puedo. Te deseo. Quiero desnudarte, vulgarizarte un poco… no sé, ay, lo que me digo. Estoy un poco bebido porque tú no te encuentras aquí. Me gustaría dar una palmada y Voilà, ¡Anaïs! Quiero que seas mía, usarte, follarte, enseñarte cosas. No, no siento aprecio por ti, ¡no lo permita Dios! Tal vez quiera hasta humillarte un poco, ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué no me arrodillo ante ti y te adoro? No puedo, te amo alegremente ¿Te gusta eso? Y querida Anaïs, soy tantas cosas. Ves solamente las cosas buenas ahora, o al menos eso es lo que me haces creer. Quiero tenerte al menos un día entero conmigo. Quiero ir a sitios contigo, poseerte. No sabes lo insaciable que soy, ni lo miserable, además de egoísta.

Me he portado bien contigo. Pero te advierto, no soy ningún ángel. Pienso principalmente que estoy un poco borracho. Me voy a la cama; resulta demasiado doloroso permanecer despierto. Soy insaciable. Te pediré que hagas lo imposible. No sé lo que es. Probablemente tú me lo dirás. Eres más rápida que yo. Me encanta tu coño, Anaïs, me vuelve loco. Y tu manera de pronunciar mi nombre. ¡Dios mío, parece irreal! Escucha, estoy muy ebrio. No soporto estar aquí solo. Te necesito. ¿Puedo pedírtelo todo? Puedo ¿Verdad? Ven enseguida y fóllame. Descarga conmigo. Rodéame con las piernas. Caliéntame…