*

X

Este es el país más corrupto del mundo según un especialista en mafias (y seguro no te imaginas cuál es)

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/11/2016

Roberto Saviano, autor de populares libros y estudioso de la mafia italiana, advierte que el país más corrupto del mundo no es el que nadie imagina

Ante la pregunta "¿cuál es el país más corrupto del planeta?" la mayoría de nosotros apuntaríamos, casi automáticamente, a alguna nación africana, árabe, sudasiática o incluso latinoamericana. Pero la respuesta de Roberto Saviano, además de sorprendente, es un buen estímulo para repensar nuestra imagen del epicentro de la corrupción. 

Saviano es un periodista y escritor italiano que publica en medios como The Guardian, The New York Times, The Washington Post y El País, y autor de un par de best sellers sobre la Gomorra o mafia del sur de Italia. Y entre las muchas cosas que ha evidenciado, una es la hiperconexión que reina entre las distintas organizaciones criminales alrededor del mundo, teniendo como eje --insospechado para muchos-- el gran sistema financiero o, en sus palabras, el "capital financiero".

Respecto de la interrogante que planteamos al inicio de estas líneas, hace unos meses, durante una ponencia en el Hay Festival, Saviano advirtió lo siguiente:

Si les preguntara cuál es el lugar más corrupto del mundo quizá me responderían que Afganistán, Grecia, Nigeria o el sur de Italia, pero yo les digo que es el Reino Unido.

No es la burocracia, no es la policía, no es la política, sino lo que está corrompido es el capital financiero. El 90% de los que poseen capital en Londres tienen sus centros de operaciones offshore (en paraísos fiscales). 

Jersey y las islas Caimán son la puerta al capital criminal en Europa, y el Reino Unido es el país que lo permite. Por eso es tan importante, tan crucial para mi, estar hoy aquí hablándoles, porque les quiero decir que esto se trata de ustedes, de su vida, esto se trata de su gobierno. 

Qué hay atrás de la folclórica y dañina corrupción de los países tercermundistas, de la concentración desmedida de riqueza y de la hipocresía implícita en los discursos de buena parte de los políticos primermundistas... existe un sistema esencialmente corrompido en torno a la avaricia patológica y el capital alrededor del cual gira este gran sistema. Ahí está en realidad la "semilla del mal", y en este sentido la respuesta de Saviano es un pretexto ideal para reflexionar sobre esto.

Te podría interesar:

Matemático explica por qué él no juega a la lotería

Sociedad

Por: Pijamasurf - 12/11/2016

Jugar a la lotería no es muy inteligente, a menos de que necesites un poco de placebo para tener una perspectiva más optimista de la vida

Millones de personas en todo el mundo apuestan a la lotería, con la esperanza de que su suerte les podrá conseguir su sueño de ser ricos. 

Florin Diacu, catedrático de matemáticas de la Universidad de Victoria, explica que, si uno se ajusta a las simples probabilidades, jugar a la lotería no parece ser muy inteligente. De hecho, se ha llamado a la lotería "el impuesto de la ignorancia", aunque él prefiere hablar de que la gente compra esperanza, como si fuera una especie de placebo con el cual mantiene cierto optimismo. En un artículo publicado en El País, Diacu explica:

Pero hay un problema con este juego: tus posibilidades son tan pequeñas, que es miles de veces más probable que mueras en un accidente de coche a que te conviertas en el afortunado ganador. En concreto, la probabilidad de predecir todos los números es, más o menos, 1 entre 14 millones para el 6/49 y 1 entre 80 millones en el 7/49. Desde luego, es difícil imaginar números tan grandes, por lo que yo suelo usar imágenes que ayudan a entender lo que significa, que los reporteros de televisión adoran. 

Una vez empleé la guía telefónica de mi ciudad: imagina que tienes 150 guías diferentes. Si compras un boleto, tus posibilidades de ganar la lotería son las mismas de que, al azar, escojas la guía en la que está tu nombre, la abras por la página adecuada y señales exactamente tu teléfono. Si compras otro boleto, tienes otra oportunidad.

Diacu concluye que aunque la gente sepa que tienen probabilidades sumamente pequeñas, esto probablemente no hará que deje de jugar a la lotería. Y es que ciertamente no es un acto racional; muchas de las personas que juegan tienen una cierta fe en un tipo de suerte que trasciende las probabilidades matemáticas.