*

X

Miles de esferas de hielo aparecen misteriosamente en la costa de Siberia (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/12/2016

Las gélidas costas siberianas se vieron invadidas por miles de esferas de nieve que súbitamente cubrieron las playas

Siberia es sin duda uno de los lugares más inhóspitos y a la vez más hermosos del planeta. Tierra de chamanes y soledad, ubicada en el extremo norte a la altura de Rusia, aquí las fuerzas naturales están lejos de haberse domesticado y los pocos pobladores se adaptan por completo a las pautas que marca el clima. 

Entre los múltiples misterios que arropa Siberia, ya podemos incluir un extraño fenómeno registrado desde hace 1 mes. Se trata de la masiva formación de esferas de nieve en las costas siberianas. Algunas de éstas miden hasta 1m de diámetro y conforme se acerca el invierno van aumentando su tamaño. Por ahora una porción de casi 20km de costa, cerca del poblado de Nyda, se ha tapizado de estas esferas.

Aún no está del todo claro a qué se debe la formación de estas por cierto hermosas piezas, pero se sabe que algo tienen que ver con que Siberia está cerca de alcanzar su récord histórico de bajas temperaturas y al parecer el oleaje es el encargado de aumentar el tamaño de las esferas –cuando rompe la ola y alcanza la esfera la hace rodar hacia atrás y luego hacia delante, provocando una mayor acumulación de nieve en torno a su centro.

Diversos especialistas han alertado sobre que estas esferas sugieren, entre otras cosas (incluidos enigmas), la posibilidad de que un violento invierno azote a las latitudes más bajas, entre ellas Estados Unidos. 

En todo caso, por ahora no queda algo mejor que hacer con ellas que contemplar el espectáculo que protagonizan y disfrutarlo.

 

 

 

 

Giant snow balls in Nyda, Russia. Photo posted Nov. 3, 2016.

 

 

A resident of Nyda, a Russian village on the Yamal Peninsula above the Arctic Circle, sits in a field of naturally formed snowballs, in a photo posted Nov. 3, 2016.

 

Te podría interesar:

Estudio muestra que contaminación de la Ciudad de México produce daño cerebral

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 11/12/2016

Un preocupante estudio mostró que mexicanos expuestos a altos niveles de contaminación vehicular tienen los mismos niveles de minerales tóxicos en el cerebro que personas con enfermedades neurodegenerativas

La Ciudad de México este año presentó altos niveles de contaminación, en un complejo problema que tiene que ver entre otras cosas con el exceso de vehículos y también, según se ha sugerido, con el uso de gasolina importada, más barata, que no cumple con los estándares ecológicos que se tienen en otros países.

Los efectos de la combinación han sido estudiados sobre todo en relación con enfermedades circulatorias y respiratorias, pero un nuevo estudio arroja una luz roja sobre los efectos que tiene la contaminación urbana en el cerebro.

Investigadores de la Universidad de Lancaster encontraron pequeñas partículas que se desprenden de los gases de escape de la combustión que pueden llegar hasta el cerebro cuando se respiran. Estas nanopartículas de un mineral llamado magentita pueden causar daños cerebrales y contribuir a que se presenten enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. 

Según informa la BBC, el estudio analizó el tejido cerebral de 37 personas, 29 de las cuales habían vivido y muerto en la Ciudad de México en una zona notablemente contaminada. Los resultados de estos análisis se compararon con ocho personas de Manchester, de entre 62 a 92 años, que tenían enfermedades neurodegenerativas de diversos grados. Los resultados, calificados como "impactantes" por los científicos, mostraron altos niveles de magnetita en las personas de Manchester y de la Ciudad de México, siendo un mexicano de 32 años, que había muerto en un accidente automovilístico, el que tenía niveles más altos. 

Según la profesora Barbara Maher:

Cuando estudiamos el tejido vimos las partículas distribuidas entre las células y cuando hicimos una extracción de la magnetita había millones de partículas, millones en un solo gramo de tejido cerebral. Esas son millones de oportunidades para causar daños.

La investigadora recomienda evitar caminar por calles muy transitadas o al menos alejarse del borde del andén. También evitar los escapes de los vehículos, por ejemplo, no caminar a contrasentido en una calle inclinada, lo cual genera una cascada de gases con nanopartículas tóxicas.