*

X

La paradoja de que el ser humano pierda su salud por ganar dinero y pierda su dinero recuperando su salud

Salud

Por: Pijamasurf - 10/08/2016

Sorprende que "el ser humano sacrifica su salud para poder ganar dinero. Y luego sacrifica su dinero para poder recuperar su salud"

Una de las cita más circuladas en Internet atribuidas al Dalái Lama es la siguiente, en la que supuestamente respondía qué es lo que más le sorprendía del hombre occidental:

Lo que me sorprende más es el mismo ser humano. Porque sacrifica su salud para poder ganar dinero. Y luego sacrifica su dinero para poder recuperar su salud. Y luego está tan ansioso sobre su futuro que no disfruta del presente; el resultado es que no vive en el presente ni en el futuro; vive como si nunca fuera a morir y muere como si nunca hubiera vivido. 

Esta es la cita y ha sido "memetizada" abundantemente en la Red. Todo indica que no es auténtica, en ningún lado hay una fuente, sólo se habla de una entrevista. Al parecer, existe una serie de individuos en la Red que crea citas apócrifas o atribuyen palabras de autores menos conocidos a otros que tienen más autoridad, mostrando el espejismo de la identidad o de cómo las mismas palabras tienen otro significado si las dice esta o aquella persona. En este caso parece que el autor es un tal Jim Brown (aquí puede leerse el texto del cual se extrajo la cita en inglés). 

Dicho lo anterior, la cita no pierde su verdad y merece reflexionar sobre ella. Lo más relevante tiene que ver con la supremacía de la economía por sobre todas las cosas en nuestra existencia. Por supuesto, todos necesitamos satisfacer las necesidades básicas y para ello hay que trabajar y participar en la economía global con sus conocidas reglas capitalistas. Sin embargo, la mayoría de las personas no trabaja solamente para satisfacer sus necesidades, sino que dirige su vida a la meta de ser rico, de apilar ganancias y comprar muchas cosas para crear, con las cosas que compra, una identidad que aparentemente le producirá la felicidad o le permitirá encontrar cosas no materiales (lo material es visto como algo que podemos canjear por la admiración, el amor, el éxito, etcétera). En esta carrera del éxito económico muchas personas pierden su salud, pues trabajan muchas horas, duermen poco, pierden contacto con sus amigos y ordenan su vida en función al trabajo (un trabajo que muchas veces ni siquiera les gusta y no les permite expresar su creatividad) y no en función a una calidad de vida que sea el soporte de la salud. Esto es una forma relativamente encubierta de esclavitud. 

Y luego, ya que vivimos en una sociedad completamente capitalista, muchos tienen que gastar todos sus ahorros para pagar los caros servicios médicos que necesitan cubrir para intentar sanarse de los achaques del trabajo y del consumo de fármacos que es tan común en nuestra sociedad como forma de mantener un cierto performance. Así, vuelven absurda la inversión de energía y tiempo que hicieron para conseguir ese dinero. Pero incluso si no tienen que hacer grandes gastos médicos, de todas maneras es un tanto absurdo dedicar la vida a ganar dinero cuando al morir no se podrán llevar ninguna posesión material. Siguiendo con el juego de citar al Dalái Lama, un maestro budista como él nos diría que lo único que permanece más allá de la muerte es nuestra conciencia, por lo cual antes que pensar en cómo ganar más dinero, deberíamos de cultivar nuestra mente, lo cual produce salud y sabiduría.

Te podría interesar:

7 hábitos que pueden destruir tu salud mental

Salud

Por: pIJamasurf - 10/08/2016

La forma en la que vives, tus hábitos y conductas, determinan significativamente tu salud física y mental

"El hábito hace al monje" advierte un dicho popular. Y es que si reflexionas un poco, notarás que somos, en muy buena medida, el resultado de nuestros hábitos. Por eso, cuando se trata de salud, ya sea física o mental, si quieres moldearla o diseñarla a tu favor, lo primero que tendrías que hacer es mirar tus rutinas. ¿Cómo duermes, qué comes, de quiénes te rodeas y qué estados anímicos procuras?

Vivir de manera sana, entendido esto de manera amplia y con todas las consecuencias positivas que implica, es más fácil de lo que de pronto pareciera. O dicho de otra forma, una buena parte de tu salud está, literalmente, en tus manos, vía tus decisiones cotidianas. 

A continuación te compartimos una serie de pistas, actos habituales entre cualquier persona, que si comienzas a hacer conscientes y a tomar el control de ellos, tu vida podría cambiar para bien, más rápido de lo que crees. Por cierto, en caso de impregnarlas de bajas frecuencias, esto será suficiente para poner verdaderamente en jaque tu salud mental. Así que mejor quiérete...

Mal dormir: pocas cosas debilitarán más tu sistema nervioso que tener malos hábitos de sueño. Si no descansas bien y respetas tus bioritmos difícilmente gozarás de una mente saludable. 

Mal comer: tu alimentación repercute en prácticamente cualquier plano de tu existencia. En tus decisiones alimenticias te juegas buena parte de tu salud.

Rodearte de personas tóxicas: discernir y ser selectivo a la hora de elegir de quién te rodeas es fundamental para poder llevar una existencia en paz y armónica. Si eliges mal, tus nervios, a la larga, lo pagarán.

Dependencia "móvil": por si no lo has notado, estar permanentemente sintonizado con tu teléfono te genera bastante ansiedad, bloquea la posibilidad de vivir el presente y de disfrutar, aunque sea unos instantes al día, de esa regenerativa soledad.

Postura corporal: Haz consciente tu postura, cómo te sientas, caminas, etc. Te sorprendería cuánto influye la postura en tus frecuencias anímicas. Andar por la vida corporalmente derrotado te puede costar más de lo que imaginas.  

Tomarte la vida demasiado en serio: esta es una ruta casi garantizada a estados como la victimización y el drama. Practica el ejercicio de, de vez en cuando, soltar un poco y no tomarte la vida tan en serio. Recuerda que eres mucho más insignificante, en términos cósmicos, de lo que crees. 

Anti-soledad: si bien el intercambio con personas, y en especial con seres queridos, es de las cosas más reconfortantes que existen, no olvides que darte unos momentos de soledad son decisivos para digerir tus experiencias y cerrar filas en torno a ti mismo.