*

X

Hilarante propaganda contra la cannabis de mediados del siglo XX (FOTOS)

Por: pijamasurf - 04/30/2016

El miedo de los estadounidenses a la cannabis solamente refleja el prejuicio que sentían contra los mexicanos que comenzaron a traspasar las fronteras durante la Revolución de 1910

La condición ilegal de la cannabis se ha sostenido gracias a prejuicios que en realidad tienen muy poca antigüedad: durante miles de años el cáñamo fue usado como fibra vegetal e ingrediente en toda clase de remedios de medicina tradicional, o simplemente cortado como hierba invasora por la facilidad con la que se produce. Su uso recreativo, sin embargo, fue sancionado, no gracias a evidencias médicas de su supuesta peligrosidad sino al peligro xenófobo que asociaba la planta con los inmigrantes mexicanos en el sur de Estados Unidos, que consumían cannabis como un sustituto barato del alcohol.

Esta serie de carteles de filmes propagandísticos data de entre 1936 y 1950. La película Reefer Madness fue lanzada poco después de que la gran prohibición de alcohol terminara, y para entonces la idea de la cannabis y el inmigrante mexicano pobre y amenazante en su otredad radical ya había echado raíces en el inconsciente estadounidense, que tiende a criminalizar aquello que no tiene un fin utilitario, materialista o redituable. 

La planta pronto estuvo asociada a todas las connotaciones negativas que los estadounidenses veían en los mexicanos, como comportamientos antisociales a causa de un idioma, un humor y una cultura distintos a los hegemónicos, además de su calidad de migrantes y su diferencia de clase social, representados también con matices demoníacos en los afiches. El peligro de la cannabis, pues, no era solamente físico o clínico sino religioso y moral: un atentado contra una forma de vida puritana que había conseguido prohibir el alcohol exitosamente durante 13 años, dando origen en el proceso a poderosas mafias de contrabandistas como la de Al Capone, precedente del narcotráfico de hoy en día.

Lenta e inexorablemente, la ciencia y la experimentación responsable van dándole lugar a la cannabis como un aliado médico y una sustancia recreativa que no enloquece a sus consumidores ni mucho menos: una sociedad de prohibiciones, que prefiere asustar y criminalizar a sus ciudadanos tratándolos como niños con burdas amenazas basadas en prejuicios religiosos, es mucho más enloquecedora que los pasajeros paraísos artificiales de la cannabis.

 

(Vía Mashable)

Te podría interesar:

Un vistazo al misterioso Club 33 de Disneyland que cobra $10,000 USD la entrada (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/30/2016

Uno de los lugares más exclusivos del mundo, reservado para los más ricos del lugar "más feliz del planeta"

El Club 33 es uno de los sitios más exclusivos del mundo, y ciertamente un área poco visitada dentro de Disneyland. Inaugurado en 1967, era el lugar donde Walt Disney llevaba inversionistas para hablar de cosas adultas en el número 33 de la calle Royal, en el New Orleans Square. 

Este sentido de exclusividad se ha conservado al cobrar una membresía de más de 10 mil dólares anuales a sus miembros, que pueden asistir acompañados de invitados, donde una cena para cinco personas puede costar más de mil dólares. Además, es el único lugar del parque donde puedes encontrar un martini decente.

La antigua casona sureña --encarnación de los valores coloniales de su arquitecto y líder emocional-- fue remodelada en fechas recientes para conservar el atractivo. Hay muchos videos en YouTube que sirven para entender esa confusión muy estadounidense --acaso su rasgo característico-- de confundir el dinero con el valor, además de mostrar la necesidad de mantenerse voluntariamente infantilizados.