*

X

7 insultos salidos de la pluma de Shakespeare para darle clase a tu ofensiva verbal

Por: pijamasurf - 04/27/2016

El ingenio del Bardo se muestra también en los duelos verbales de sus personajes

El aniversario luctuoso número 400 del Bardo se ha cumplido justo en este mes, pero William Shakespeare está más vivo que nunca. No sólo fue un tremendo dramaturgo y poeta, autor de algunas de las comedias y tragedias mejor conocidas y representadas sino que, según el crítico Harold Bloom, nuestra idea de ser humano se puede rastrear indefectiblemente hacia los personajes delineados en sus obras.

El ingenio se muestra también en los duelos verbales de sus personajes, en donde los insultos y la humillación verbal hacen contrapunto a otro tipo de combates, como los de espadas o los que tienen lugar en los pozos interiores del alma. Aquí rescatamos siete de los más venenosos:

 

1.

¡Perro del infierno, has echado a perder a nuestra madre! ¡Maldito sea su fruto, maldita su lujuria sin freno y maldito el engendro del diablo!

Titus Andronicus, Acto IV, Escena Segunda

2.

¡Que si tuviese un hijo, sea abortivo, monstruoso y dado a luz antes de tiempo, cuyo aspecto contranatural y horrible espante las esperanzas de su madre, y sea ésa la herencia de su poder malhechor!

Ricardo III, Acto I, Escena Tercera

3.

Fuera de aquí, hambriento, piel de duende, lengua seca de buey, bacalao... ¡Oh, si tuviese aliento para decirte a todo lo que te pareces! ¡Vara de sastre, vaina, mascarón de proa, vil espadín!...

Enrique IV (Primera parte), Acto II, Escena Cuarta

4.

¡No estás lo bastante limpio para que te escupa!

Timón de Atenas, Acto IV, Escena Tercera

5.

...jamás nariz humana fue ofendida por semejante compuesto de pestilentes olores.

Las alegres comadres de Windsor, Acto III, Escena Quinta

6.

Señor de ingenio evaporado. Menos sesos tienes en el cráneo que yo en los codos.

Troilo y Crésida, Acto II, Escena Primera

7.

¡Te pegaría si no me infectara las manos!

Timón de Atenas, Acto IV, Escena Tercera

Te podría interesar:

Beneficios de comer cannabis en vez de fumarla

Por: pijamasurf - 04/27/2016

Comer cannabis puede ser divertido o puede ser el peor malviaje de tu vida, según la dosificación. Sin embargo, existen muchos beneficios de comerla en lugar de fumarla

La legalización de la marihuana con fines medicinales suele enfrentarse con una pregunta común: ¿qué pasa si puedo beneficiarme de las muchas virtudes de esta planta para tratar alguno de mis padecimientos, pero no me gusta fumar? Además de que la cannabis es una de las plantas más versátiles en cuanto a preparación de compuestos, compresas y ungüentos para fines médicos se refiere, también es posible --y delicioso-- obtener sus beneficios a través de la versión comestible.

El problema con el que mucha gente se enfrenta al comer brownies mágicos u otros productos cocinados con cannabis es la dificultad de la dosis: si comes demasiado o crees que "no te pegó" y vuelves a comer, probablemente experimentes fuertes mareos y ganas de que el viaje termine. A pesar de que dosificarse en exceso no representa un peligro a largo plazo, sin duda puede arruinar tu noche. 

Por ello, muchos chefs están contribuyendo a una mejor comprensión de la cannabis como un ingrediente más de la gastronomía internacional. El chef Michael Cirino es uno de ellos: con conocimientos de cocina molecular y ciencia de los alimentos, Cirino cree que la cannabis será próximamente tan común como la cafeína, además de toda una sensación gourmet, siempre y cuando logremos dosificarla correctamente.

La marihuana comestible es mucho más potente porque se metaboliza en el hígado como 11-hidroxi-THC, que supuestamente es más fuerte que el tetrahidrocannabinol que recibes al fumarla. Por otra parte, al fumarla el efecto llega a su pico de sensación bastante rápido y, según la cepa que utilices, te da bajón muy pronto, lo que no ocurre al comerla, pues la sensación se queda mucho más tiempo y de forma más estable, aunque no necesariamente de manera más intensa.

Existen métodos como la descarboxilación (cocinar la marihuana durante un par de horas y añadirle mantequilla o alguna grasa) que pueden hacerla mucho más controlable y dosificable a la hora de cocinar. Cirino recomienda 1gr de cannabis por cada 20-25gr de solvente, o 1gr de cannabis por cada 30-35gr de solvente para un efecto más ligero. Es importante dejar pasar entre hora y media y 2 horas antes de comer más, pues el procesamiento de la cannabis comestible toma más tiempo.