*

X

México es líder mundial en cesáreas (por qué esto es un enorme problema de salud)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/27/2016

El negocio de las cesáreas es un factor importante y poco reconocido en los problemas de salud de los mexicanos

México y Brasil son los líderes mundiales en nacimientos por cesárea; esto es un gigantesco problema de salud que, si bien ha sido reconocido por la OMS, no está siendo dimensionado en magnitud, ni existe una esfuerzo coordinado del gobierno para detener esta práctica.

La cesárea es un valioso recurso en el caso de partos complicados, y por supuesto logra salvar muchas vidas. Sin embargo, como ocurre con los antibióticos, la facilidad con la que se logra este procedimiento hace que muchos doctores de manera acomodaticia opten por la cesárea cuando no es necesario. La idea hace algunos años era que el nacimiento por este método no tenía efectos en la salud de los bebés, pero esto ha sido recientemente refutado y de hecho podría constituir un importante factor en el incremento de enfermedades como la obesidad, las alergias, la diabetes, el autismo y muchas otras.

Lo que ocurre cuando una mujer da a luz a un bebé de manera natural es que al atravesar el canal vaginal el niño se llena de las bacterias de la madre, formando así su microbioma, el ecosistema interno de microorganismos que pondrán a punto su sistema inmune. Cuando esto no ocurre, el bebé nace sin los lactobacilos y bifidobacterias que han coevolucionado por miles de años con el ser humano para optimizar la función de nuestro organismo. Al no haber sido colonizado, el intestino del bebé se empieza a poblar de las bacterias que encuentra en el hospital, y de esta forma se altera su microbioma. 

A lo anterior se le suman los numerosos conjuntos de antibióticos con los que se suele tratar a los niños en sus primeros años, los cuales eliminan de forma mayormente indiscriminada las colonias de bacterias. Este problema crece puesto que existe un hábito preventivo mundial de administrar antibióticos a las madres previo a una cesárea para evitar el 1 a 3% de posibilidades de una infección postoperatoria. Los datos son reveladores: en 1968 en Estados Unidos sólo uno de 25 embarazos acababa en cesárea, mientras que actualmente uno de cada 3 bebés nacen por dicho método. La OMS considera que sólo 15% de los partos requieren cesárea (y, por ejemplo, las cifras en países escandinavos se acercan a ese porcentaje, mientras que en México, Brasil y Argentina oscilan entre 35 y 46%).

CSections

Científicos como el doctor Martin Blaser han encontrado en EEUU una correlación entre los índices de obesidad y la frecuencia en el uso de antibióticos en la infancia. Esto se debe a los cambios que se generan en la microbiota. En pruebas de laboratorio con ratas, al recibir trasplantes de microbios de ratas obesas, las ratas normales inmediatamente empezaron a desarrollar obesidad. ¿Será que el problema de obesidad en México está ligado también a las cesáeras? Esto puede afirmarse sin temor a equivocarse, sólo que debe añadirse también que nuestro país no sólo es líder mundial en cesáreas sino también en menos tiempo de lactancia. A través de la leche materna se transmiten asimismo prebióticos y probióticos importantes para el microbioma de los niños.

En el caso de Brasil se ha denunciado que algunos médicos programan hasta ocho cesáreas por día, haciendo de esto un gran negocio. Hasta 80% de los nacimientos en hospitales privados están siendo por dicho método. Así tenemos que lo más básico de la existencia humana --nuestro nacimiento-- está siendo supeditado a la economía capitalista, marcándonos de por vida.  

El problema de salud de las cesáreas será un conflicto cada vez más agudo para las siguientes generaciones en México, ya que en los últimos 12 años el aumento de tal práctica ha sido de 50%, una tendencia que, de continuar, estará produciendo una enorme y gorda bola de nieve sobre la salud pública. 

Te podría interesar:

El alto costo psicológico de vivir en edificios aburridos y espacios monótonos

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/27/2016

Investigaciones sugieren que vivir en espacios uniformes, repetitivos y monótonos afecta la salud

En nuestra vida cotidiana no solemos reflexionar mucho sobre cómo el espacio en el que nos movemos y nos relacionamos influye en nuestros estados mentales, pero varios estudios muestran que la arquitectura y el medio ambiente inciden de formas diversas e incluso son capaces de inclinarnos hacia estados enfermizos o, por el contrario, dotarnos de tranquilidad y concentración.

La revista NY Mag tiene un interesante artículo sobre los costos emocionales de vivir en espacios monótonos. Algunas investigaciones han descubierto que vivir en espacios en los que hay una diversidad de formas y en los que los edificios varían y no son enormes planos genéricos sin ninguna irregularidad fomenta una vida más saludable. Según Justin Hollander, profesor de la Universidad de Tufts, un análisis llevado a cabo para hacer entender a los arquitectos y urbanistas cómo el diseño arquitectónico afecta la salud de las personas muestra que la gente necesita vivir en espacios intrincados, con una cierta variedad, y no "en grandes cajas uniformes".

Colin Ellard, neurocientífico de la Universidad de Waterloo, ha hecho experimentos de campo en este sentido. Ellard investigó lo que ocurre cuando un espacio lleno de variación, en este caso de varios pequeños restaurantes, es transformado en un edificio de una cuadra entera. Este es el caso del gigantesco Whole Foods en la calle East Houston en Manhattan. Lo que era una calle agitada y viva, llena de formas y texturas estimulantes, se convirtió en una enorme fachada indistinta.  

Ellard realizó una serie de caminatas por esta zona de Manhattan para medir ciertas señales corporales en los voluntarios. Cuando llegaban al monolítico Whole Foods, las señales biométricas de las personas llegaron a su punto más bajo, dando muestras de aburrimiento; esto en franco contraste con los estímulos de "un vibrante mar de restaurantes con muchas puertas y ventanas abiertas". Ellard cree que para tener un ambiente urbano atractivo y fisiológicamente activo es necesario producir novedad cada tanto, de otra forma los individuos entran en un estado de letargo cognitivo al caminar. Esto es importante ya que el aburrimiento ha sido asociado con un incremento en los niveles de cortisol, la hormona ligada al estrés.

De acuerdo con Jacoba Urist, de NY Mag, existen estudios que vinculan lugares poco estimulantes con déficits de atención: hogares sin juguetes, arte y otros objetos similares están asociados con síntomas de trastornos de déficit de atención. Una ciudad llena de fábricas, de edificios habitacionales, supermercados y demás, que no permiten un respiro de color y forma, es el equivalente para adultos de una casa sin juguetes. 

Ahora bien, existe la necesidad de cultivar un balance y el moderno planeador urbano haría mal en llenar la ciudad de una cacofonía desordenada de estímulos sin parar ya que esto llega a convertirse en un asalto sensorial, una especie de fragmentación de la atención, y puede producir fatiga psicológica. No se trata de hacer de una ciudad normal Las Vegas, sino de encontrar el equilibrio y de recordar que el paisaje es parte de nuestra mente.