*

X

Esta iniciativa acerca a jóvenes palestinos e israelíes por medio de la tecnología y la educación

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/14/2016

Estos centros educativos podrían convertirse en la vía para que palestinos e israelíes establezcan lazos transgeneracionales

Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces,

pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos.

Martin Luther King  

La organización MEET (Middle East Education Through Technology), asociada al MIT, creó un programa de 3 años para que palestinos e israelíes estudien juntos. La apuesta es clara: convivencia y educación podrían actuar como vehículos para limar un cruento pasado entre estos dos pueblos. La violencia que ha caracterizado la relación entre Palestina e Israel ha atormentado, históricamente, no solo a ambos grupos sino al mundo entero –y es que en esta lucha se han registrado incontables episodios de una crueldad aberrante–.

Para lograr la implementación de este modelo, MEET recurrió a la tecnología, como catalizador ideal para acercar y dinamizar la interacción entre estudiantes de ambos orígenes. Curiosamente, y si bien la convivencia inter-regional es la principal premisa, este programa también ofrece la oportunidad de aprender informática y ciencias computacionales a decenas de jóvenes que, por distintas circunstancias, no podrían acceder a una educación de tal nivel. 

Si te interesa más información sobre esta y otras iniciativas similares, todas orientadas a armonizar la relación entre las comunidades árabe y judía, entonces te recomendamos este enlace.

 

Te podría interesar:

Una broma del capitalismo: H&M venderá la combinación playera gris y jeans de Mark Zuckerberg como una de sus líneas exclusivas

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/14/2016

¿Comprarías una exclusiva colección de moda que no consiste más que en 7 playeras grises y un pantalón de mezclilla?

Entre otras cosas, Mark Zuckerberg ha ganado cierta fama también por la sencillez de su outfit. Aunque es uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo, el creador de Facebook se presenta en público siempre con la misma combinación de ropa: una remera gris, un pantalón de mezclilla y tenis. En esto se parece a Steve Jobs, quien al menos desde 1998 y hasta 2010 vistió también casi siempre de la misma manera: una playera de manga larga y cuello de tortuga en color negro, jeans y tenis.

Se dice asimismo que Albert Einstein también vestía siempre de la misma manera, con un traje del mismo corte y del mismo color, y aunque esto es más bien una mentira, el solo hecho de haber incluido al científico nos habla del trasfondo cultural por el interés de que estos personajes vistan siempre igual: en el desdén por algo que se podría suponer tan mundano como la ropa y el aspecto se adivina una especie de marca de la genialidad, según esa prenoción más o menos extendida que asegura que los genios, las personas que triunfan y destacan, los grandes líderes, viven siempre en otro plano de realidad, en el reino de las ideas y los cálculos, absortos en sus pensamientos y sus invenciones, y que por lo mismo no tienen cabeza para ocuparse de algo tan banal como elegir qué ropa ponerse hoy para salir a la calle.

Esta fascinación, por otro lado, tiene su correlato social. La admiración por los genios creativos explica en parte esta obsesión contemporánea por la propia creatividad, en torno a la cual existe un caudaloso torrente de información, consejos, ejercicios y otras cosas que nos instan a estimularla, ejercitarla y hacerla crecer para, eventualmente, ser también cada uno de nosotros unos genios creativos.

¿Pero si no pasa? Bueno, siempre podemos parecernos a ellos, al menos en lo superficial. Por ejemplo, cayendo en esta broma elaborada e ingeniosa en la que se asegura que la conocida cadena de ropa H&M comercializará a partir de mayo una colección basada en las prendas que caracterizan a Mark Zuckerberg.

3

 

2

En buena medida el chiste funciona porque de una línea de moda usualmente esperamos novedad, extravagancia, distinción, pero definitivamente no la neutralidad de estilo de Zuckerberg.

Recordemos que el primer día de abril se celebra en algunos países anglosajones (Reino Unido y Estados Unidos, sobre todo) el April Fools' Day, el equivalente al Día de los Inocentes de ciertos países hispanoamericanos, es decir, una efeméride popular caracterizada por las bromas que se le juegan a otros para poner en evidencia su ingenuidad.