*

X

Neurocientífico sobre lo que ocurre cuando morimos: existen múltiples posibilidades

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/24/2016

"Las lecciones de la ciencia son la vastedad de la ignorancia", dice David Eagleman

David Eagleman es uno de los neurocientíficos más populares, habiendo escrito numerosos best sellers, siendo una de las voces más seguidas en la divulgación científica. Lo interesante de Eagleman es que toma una postura de apertura mental en cuanto a lo que la ciencia conoce, sin ser tajante en su negación de posibilidades distintas al paradigma materialista.

Eagleman ha acuñado el término "posibilianismo" para esta postura de no afirmación categórica de la realidad en cosas como la existencia de Dios o la vida después de la muerte. Claro que esto, de una manera más sencilla, ha sido llamado "agnosticismo", y para algunos supone la base de la perspectiva científica. "Las lecciones de la ciencia son la vastedad de la ignorancia", dice Eagleman. Y cita a Voltaire: "La incertidumbre es incómoda, pero la certidumbre es absurda". Por el momento, nos dice, la ciencia no está capacitada para producir certidumbre, para determinar del todo qué es y qué no es. Eagleman, sin embargo, confía en el método científico, al cual considera la herramienta superior de la humanidad para producir conocimiento (esto es para algunos irrefutable, pero valdría reflexionar hasta qué punto el método científico está blindado de los prejuicios y las percepciones de los científicos que generan los experimentos. El mismo Eagleman señala que las personas asimilan las nociones de la cultura en la que nacen casi inevitablemente).

En el caso de lo que sucede cuando morimos, Eagleman toma el punto de vista de que realmente no sabemos qué sucede. Ello parece un poco más sano que los científicos que simplemente descartan la posibilidad de que la conciencia siga existiendo al morir, debido a que esto puede conciliarse con su visión materialista de la realidad. Ciertamente Eagleman no parece creer en la conciencia después de la muerte, pero al menos es suficientemente inteligente como para saber que no sabemos. Esto es el inicio de la sabiduría. Después de todo, existen dos diferentes caminos, el de la ciencia que luego va descartando cosas que comprueba o cree comprobar que no existen a través de experimentos, y el conocimiento intuitivo que a través de experiencias, imaginación e intuición produce un tipo de conocimiento interno a través de la identidad entre el sujeto y el objeto, partiendo de la creencia de que se puede conocer porque esencialmente el que conoce y lo que es conocido son una misma cosa.

Te podría interesar:

¿Quieres saber qué se siente tener dislexia? Este sitio web reproduce la lectura bajo esa condición

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/24/2016

La dislexia hace confundir el orden en las letras de las palabras, ¿pero cómo exactamente? Un programador realizó este sencillo sitio web que nos acerca a esa experiencia

En términos generales, es posible que muchos de nosotros tengamos una idea, así sea vaga, de la dislexia. Sabemos que se trata de una circunstancia relacionada con el lenguaje, específicamente con su forma escrita, que se expresa en la dificultad para leer y escribir, sobre todo en la confusión que vive una persona al momento de seguir el orden de las letras, la mescolanza en que las encuentra, como si en vez de poder leer o escribir "conejo", una fuerza misteriosa e incontrolable la llevara a leer o escribir "cojeno" o "coenjo" o "cojneo". Hasta ahora la causa de esta condición no se conoce con certeza, pues lo mismo se han dado explicaciones genéticas como del entorno y neurológicas, sin atinar a señalar fehacientemente su origen.

Como con otras circunstancias de la mente y el cuerpo, la dislexia genera cierta curiosidad en aquellos que no la tenemos. En cierta forma, se trata de una expresión de ese impulso por querer ver el mundo con los ojos del otro, y qué experiencia de la alteridad más radical que la del “enfermo” (dicho no en forma peyorativa), la de aquel que por una causa desconocida ha salido de la normalidad para acaso nunca regresar.

En parte para contribuir a la concientización de la vida con dislexia y también como una forma sencilla y hasta atractiva de comprenderla, el programador Victor Widell realizó un sitio web que reproduce las condiciones de lectura de una persona disléxica, a partir de la descripción que le hizo un amigo que la padece.

El sitio es sencillo pero profundamente elocuente y significativo, pues enfrenta a los no disléxicos con esa dificultad que toca un aspecto fundamental de la vida cotidiana, llevándonos a imaginar lo que sería vivir así y, acaso, ser mucho más empáticos con todos aquellos que la tienen.