*

X

¿Hasta por cuánto tiempo se pueden detectar estas drogas en sangre, orina y cabello?

Por: pijamasurf - 02/23/2016

Un interesante análisis que nos hace tomar conciencia de cuánto tiempo puede tardar nuestro cuerpo en depurar una sustancia

Todo en nuestro cuerpo deja un rastro cuantificable. Nuestras emociones tienen su propia huella química que puede ser analizada en un laboratorio. Nuestros pensamientos pueden estudiarse como impulsos eléctricos en los aparatos diseñados para tales fines. Nuestros movimientos son fuerza mecánica. Y aun nuestros sueños, acaso la creación más etérea de la que nuestro cuerpo es capaz, ha sido material de investigación y observación. “Habitar significa dejar huellas”, escribió alguna vez Walter Benjamin, y qué es nuestro cuerpo sino el primer y último espacio que habitamos, ese “espacio infinito” al que aludió el príncipe Hamlet en el fingimiento de su locura pero también el inicio de nuestras propias limitaciones.

Al hacer dicha afirmación, Benjamin pensaba en las narraciones del género policíaco que en el mismo momento histórico en que surgió, a mediados del siglo XIX, gozó de un auge inusitado. La frase del filósofo es, por decirlo de alguna manera, el racional del método usualmente sorprendente del detective prototípico de esas historias: si un Sherlock Holmes o un Auguste Dupin eran capaces de resolver un delito enigmático con nada más que un vistazo a la escena del crimen era porque su método conseguía seguir como en retrospectiva dichas huellas dejadas, precisamente, en el acto subjetivo inalienable de habitar, las marcas que surgen inevitablemente de nuestros hábitos, desde la ceniza de un cigarro arrojada con displicencia en el suelo de un cuarto hasta otros más inadvertidos que podrían observarse, digamos, en el libro que más tomamos y leemos de entre los que se encuentran en un estante.

Esta introducción nos sirve ahora para presentar una serie de tres gráficos que muestran por cuánto tiempo permanecen ciertas sustancias en nuestro cuerpo y, en función de esto, hasta por cuánto tiempo después de consumirlas podrían detectarse en un análisis de sangre, orina y cabello, elaborados con data obtenida por el sitio Drugs.ie.

gf1

 

gf2

 

gf3

Entre otras lecturas, estos visuales nos ayudan a tomar conciencia de los períodos que le toma a nuestro cuerpo procesar una sustancia, y cómo ésta puede mantenerse vagabundeando en nuestros sistemas hasta que finalmente se le depura.

Interesante, ¿no?

Te podría interesar:

Medios iraníes ofrecen 600 mil dólares por la vida de Salman Rushdie

Por: pijamasurf - 02/23/2016

Las cadenas de medios iraníes han reunido un botín de más de medio millón de dólares como incentivo para cumplir la fatua que pesa sobre la vida del escritor inglés Salman Rushdie

Medios ligados al gobierno iraní han confirmado que existe un nuevo botín por la cabeza del novelista inglés Salman Rushdie por el equivalente a 600 mil dólares. En 1989 el ayatola Khomeini, líder supremo de Irán, emitió una fatua en contra de Rushdie por cargos de blasfemia, luego de la publicación de su novela Los versos satánicos.

Una fatua no es estrictamente una condena de muerte, sino una interpretación unilateral de la ley cuando existe una situación atípica; el ayatola Khomeini habría ordenado asesinar al autor y a "cualquiera involucrado en su publicación", lo que ha dejado un ominoso saldo de atentados contra traductores de la obra y obligó a Rushdie a andar siempre con protección. La orden entró en vigor el 15 de febrero de 1989.

A pesar de que el gobierno iraní afirmó en 1998 que la fatua ya no tenía efecto el sucesor de Khomeini, el ayatola Khamenei, dijo en 2005 que la orden sigue vigente. Hitoshi Igarashi, el traductor de Rusdhie al japonés, fue apuñalado y murió afuera de su oficina en la universidad de Tsukuba, y sus traductores al italiano y noruego sobrevivieron a violentos atentados en sus hogares. Decenas de personas ligadas a la edición del libro han sido asesinadas, por lo que no se trata de una amenaza menor.

Al momento de cerrar esta nota no se conocen declaraciones de Rushdie al respecto, aunque en el "aniversario" del año pasado (fecha que muchos musulmanes extremistas aprovechan para renovar los votos de odio contra Rushdie) afirmó no haberse sentido intimidado para escribir, pues "eso habría sido otro tipo de muerte". En su autobiografía, Joseph Anton: Memorias, publicada en 2012, Rushdie contó sobre su vida durante los 9 años en que vivió prácticamente a salto de mata con protección constante de la policía.

 

(Con información de y El comercio)