*

X
Científicos clasifican minuciosamente la compleja variedad de formas que toman los copos de nieve

198rwmyke0jb3jpg

Los copos de nieve son la imagen emblemática de la belleza simétrica inherente a la naturaleza. En ocasiones se dice que "no existen dos copos de nieve iguales" para significar la cualidad de unicidad e irrepetibilidad de las cosas; sin embargo, esta apreciación quizás no es del todo exacta.

En lo que seguramente debe de ser arduo trabajo --una especie de relojería científica-- investigadores han clasificado las distintas formas que toma un copo de nieve, llegando a determinar que existen fundamentalmente 35 categorías (son 39 en total para los distintos tipos de precipitación sólida) y 121 subtipos, todo un reino de la cristalografía.

Esta minuciosa tarea de catalogar las formas que toma la precipitación sólida fue realizada por un equipo de científicos japoneses y graficada por el sitio Compound Interest.

Según explican en Vox, la razón por la que creemos que la forma de los copos de nieve es única en sí misma obedece a una cuestión de percepción que se debe a que algunos de los copos de nieve sólo ocurren en humedades y temperaturas muy específicas, en ciertos lugares. Esto hace que creamos, al enfocarnos en un copo de nieve, que presenciamos una figura irrepetible, cuando en realidad sólo es rara.

De cualquier manera, se podría objetar que pese a que comparten tipos y categorías cada copo de nieve es único (como todas las cosas del universo) y paradójicamente es el mismo también. Dicho eso, ¿no crees que pasar horas observando a detalle las diferentes formas de los cristales de nieve es una excelente labor, un trabajo ideal para las personas que aprecian la belleza de la naturaleza y sobre todo la riqueza de los detalles? 

The-Shapes-of-SnowflakesHaz clic en la imagen para verla más grande

Te podría interesar:

Shazam para plantas: app permite identificar una planta sólo tomando una foto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/25/2016

Una app verdaderamente útil para incrementar nuestro conocimiento del medio ambiente

Un equipo de investigadores franceses lanzó el año pasado una app que permite a una persona identificar fácilmente una planta, como la que podría encontrar en una caminata en el bosque o, también, contribuir a una base de datos de la población de plantas en el mundo.

Este tipo de apps ya había sido intentado antes --lo que actualmente ha sido descrito como Shazam para plantas-- pero al parecer hasta ahora se ha alcanzado un desarrollo que hace que la herramienta arroje buenos resultados. Hay que mencionar que la aplicación compila su información de manera local, según la región, y evidentemente algunas zonas del orbe tienen bastantes carencias. Dicho eso, la app permite ese momento genial de reconocer una planta con la que hemos tenido un momento de conexión, ya sea por la forma, el olor o alguna intuición. Después de todo, los antiguos descubrían así las medicinas, observando la naturaleza y deduciendo la función a través de la forma --algo que hoy podemos hacer con la intermediación tecnológica.

PlantNet es además es un esfuerzo de inteligencia colectiva en el que los participantes contribuyen a hacer un catálogo global de las plantas, lo cual ayuda también a su preservación. Por el momento el catálogo es limitado, pero es buen momento para participar en este gran proyecto.   

Hoy en día hemos olvidado los nombres de las plantas con las que convivimos; recuperar esta familiaridad no sólo es una forma de hacernos más inteligentes, sino de respetar el entorno. 

 

Este esfuerzo puede complementarse con este otro realizado por un poeta e investigador de la naturaleza que se dedica a compilar las palabras con las que llamaban a los fenómenos naturales en las culturas tradicionales, compilando un verdadero glosario del encantamiento del planeta en el cual también se busca la inteligencia de las multitudes.