*

X

¿Fumas marihuana Skunk? Cuidado: puede producir daño cerebral

Por: pijamasurf - 12/01/2015

Según investigadores del King's College, la cannabis skunk daña la materia blanca del cerebro

hqdefault

La skunk o superskunk, un tipo de marihuana famoso por su potencia y fuerte olor, tiende a producir psicosis, según un estudio del King's College de Londres. Su fuerza puede ser tu debilidad.

La investigación mostró que las personas que utilizan cannabis skunk tienen mucho más probabilidad de desarrollar psicosis que las que fuman hachís o alguna otra forma de marihuana tradicional. Esto se debe aparentemente a que la skunk tiene una mayor cantidad del ingrediente psicoactivo THC y menos del CBD (cannabidiol) que suele moderar el efecto del THC. La investigación sugiere que la skunk daña la materia blanca del cerebro.

La "skunk weed" es cultivada en interiores, usando luz artificial. 

De acuerdo con los investigadores, las inyecciones de THC puro sintético inducen experiencias psicóticas a personas que no tienen este tipo de trastornos en su historial médico.

El estudio también encontró, en una muestra de mil personas en Nueva Zelanda, que individuos que empezaron tempranamente a fumar cannabis (a los 15 años) tenían muchas más probabilidades de desarrollar síntomas psicóticos al llegar a los 26 años que quienes no habían fumado desde esa edad. 

Se ha empezado una nueva investigación para desarrollar medicamentos antipsicóticos en base al CBD.

Ciertamente hay que tomar estos estudios con un grano de sal, pero igualmente también hay que reflexionar sobre la potencia de la marihuana que se fuma, especialmente en esta época en la que existen tantas opciones, algunas más benignas que otras.

Te podría interesar:

Sangaku: el arte de visualizar los avances matemáticos en el Japón del siglo XVIII

Por: pijamasurf - 12/01/2015

Las pinturas sangaku revelan el lado sagrado de las matemáticas y su estrecha relación con las profundidades de la estética

 sangaku2

Durante el transcurso de los siglos XVIII y XIX los japoneses hacían públicos sus avances matemáticos a través de las pinturas sangaku. Las imágenes se realizaban en los santuarios budistas con la finalidad de agradecer los descubrimientos y, al mismo tiempo, conjurar su continuación.

La extraña mezcla entre anuncio público, ofrenda y el hacer visible los descubrimientos científicos contrasta con la lógica occidental actual que regula la producción científica. Por eso resulta recomendable ahondar en el tema a través de la lectura del libro de Tony Rothman y Fukagawa Hidetoshi: Sacred Mathematics, que describe brevemente la historia de los teoremas pintados en los santuarios y explica el saber matemático que contienen.

Revisar las pinturas sangaku con la ayuda de literatura especializada es fundamental para su comprensión. Aun cuando sea relativamente fácil asociar algunas de las imágenes con figuras geométricas conocidas como el círculo o el triángulo, la mayoría de los problemas matemáticos representados siguen sin ser resueltos. El misterio y la imposibilidad de descifrar la mayoría de los teoremas posibilita la apreciación de las pinturas como obras artísticas que juegan con los límites entre el arte y la ciencia. 

TAFEL1