*

X

El arte de los fascinantes mosaicos iraníes

Por: pijamasurf - 11/27/2015

La arquitectura iraní es mundialmente conocida por sus asombrosas y delicadas celosías

 Persian-Bling-1024x743

El adjetivo más usado al momento de describir la arquitectura iraní es: bello. Resulta prácticamente imposible no sentirse maravillado al observar las elaboradas cúpulas de sus mezquitas y edificios, las cuales denotan la riqueza cultural e histórica de Irán. A continuación revisaremos algunas de sus obras arquitectónicas más relevantes. 

La tumba en Shah Cheragh tiene un nombre que significa "rey de luz", y el techo del iwán (pabellón) contiene una radiante combinación de colores en la cúpula.

El santuario de Molk Mo'aven, lugar donde se conmemora el martirio del Imam Hussein en Karbala, cuenta con una serie de tejas estampadas y paredes, así como una ventana iluminada. El domo está adornado con complejos mosaicos que representan escenas de la batalla de Karbala del Corán, así como (inexplicablemente) de ciudades europeas. 

interior-decorative-mosaic-tiling-in-the-chaharbach-mosque-in-isfahan-iran

Dentro de la cultura iraní, la elaboración de azulejos es una tradición oral que se hereda de generación en generación. El historiador del arte Terry Allen ha señalado que el inusual patrón del techo de la tumba de Omar Jayam sigue el modelo tradicional del girih: está compuesto por diseños geométricos (estrellas o polígonos) generados a partir de matrices de puntos desde los cuales irradian líneas de construcción en las que se cruzan patrones preciosos. 

Otro ejemplo de arquitectura persa es la mezquita que mandó construir el gobernante Shah Abbas en el siglo XVII. Era una obra destinada a convertirse en un emblema de la nueva capital Isfahán e incluso, 400 años después, muchos dirían que lo es. El exterior de la mezquita cuenta con 475 mil azulejos, y gracias al decorado de las cúpulas con mosaico se distingue a los domos persas de los cristianos u otomanos.

Es importante resaltar la ponderación de los círculos como una figura geométrica importante en el arte islámico, que simboliza el centro; la Meca, el lugar geográfico que concentra la veneración musulmana y lo eterno. A su vez, la caligrafía es considerada por los musulmanes el arte más sublime; por ello los santuarios que en sus techos y paredes tienen grabados los versos del Corán sobresalen más que otros.

Finalmente, el Bazar de Tabriz, declarado patrimonio cultural por la UNESCO, es uno de los sitios de intercambio más antiguos y fue un importante centro comercial dentro de la ruta de la seda. 

Las obras arquitectónicas iraníes nos permiten acercarnos a la milenaria y asombrosa cultura islámica, en un contexto mundial en el que los prejuicios negativos nublan los diferentes matices de esta tradición.

Te podría interesar:

CataCombo, un sistema de sonido en un ataúd para amenizar la muerte

Por: pijamasurf - 11/27/2015

Un ataúd equipado con un sistema de audio permite que familiares programen música para sus muertos

Screen Shot 2015-11-29 at 4.29.41 PM

Una compañía sueca está ofreciendo un peculiar servicio de entretenimiento para personas fallecidas: un ataúd con un sistema de sonido que permite hacer playlists para que sean escuchadas en su interior. Con todo un concepto detrás y un diseño vanguardista a la vez que elegante, el ataúd CataCombo provee una hipotética experiencia musical para los muertos (si acaso hay alguien para experimentarla). De cualquier forma, para los vivos es una forma divertida de relacionarse con la muerte.

Diseñado por la compañía Pause, con sede en Estocolmo, CataCombo cuenta con un sistema de audio digital y un subwoofer de 8 pulgadas, suficiente poder para estremecer el esqueleto del difunto. Los familiares pueden hacer playlists en línea para que sean reproducidas dentro del ataúd, el cual cuenta con una pantalla en la superficie que muestra la canción que está “oyendo” aquel que ya no está con nosotros.

Según el creador, Fredrik Hjelmquist, la inspiración del proyecto nace de que la música es el lenguaje universal y bajo la tentativa de que de alguna manera se pueda acompañar al muerto en su viaje –o amenizar su permanencia.

Entre proyecto de arte, humor negro y diseño de alto nivel, el sistema de sonido CataCombo y el ataúd cuestan poco más de 30 mil dólares –una banda sonora para la muerte es un lujo que pocos podrían permitirse.