*

X

¿Quieres un empleo? Créalo, no lo busques

Por: pijamasurf - 10/25/2015

¿Alguna vez te has preguntado por qué en muchas escuelas nos enseñan a buscar empleos en lugar de a crear nuestras propias fuentes de trabajo?

Drawing-Hands-by-MC-Escher

Cada época nos exige distintas habilidades para triunfar. La educación de hace 1 siglo preparaba a las personas para incorporarse a un modelo laboral ligado a la industralización. La escuela era vista como transmisora de información a ser memorizada por los estudiantes para después ser utilizada en su vida productiva.

Con la llegada de la llamada era de la información, propiciada principalmente por la masificación del uso de Internet, esos datos antes enseñados en las aulas se encuentran ahora fácilmente disponibles para cualquier persona mediante búsquedas virtuales. Lo anterior provoca que ese “conocimiento” ya no sea interesante, y aún menos necesario, para los niños.

raft_illustration_nick_counter

De acuerdo con el teórico y especialista en educación Tony Wagner, nuestra realidad exige una continua creatividad e innovación. Para las generaciones de nuestros padres lo más común y sencillo era buscar un trabajo y se les preparaba para eso. Sin embargo, las nuevas generaciones enfrentan una realidad muy distinta y, en la mayoría de los casos, tendrán que crear su propio empleo.

Para este especialista las compañías pueden enseñar a los empleados procesos, pero no son capaces de transmitir cómo pensar, tomar iniciativa y formular las preguntas correctas. En esta época es necesaria la habilidad de resolver problemas creativamente y agregar nuevas posibilidades a nuestro panorama existencial.

En sintonía con lo anterior, los profesores deberán imprimir a sus clases ingredientes tales como motivación, pasión y propósito. Si bien no dejarán de enseñarse los conceptos básicos sobre el conocimiento humano, nuestra realidad demanda la continua imaginación de escenarios nuevos e incluyentes. Comúnmente se dice que estamos, generacionalmente, ante la oportunidad de rediseñar los paradigmas que rigen nuestra realidad social. Pero lo más probable es que ya no se trata de una oportunidad, sino de una evidente obligación. Hoy tenemos que repensar nuestros modelos educativos, configurar nuestros propios empleos y, sobre todo, hacernos responsables de la latente construcción de la realidad, tanto individual como colectivamente.

Te podría interesar:

Matrimonio cuántico: nuevas perspectivas sobre las metáforas amorosas

Por: pijamasurf - 10/25/2015

Un interesante experimento que mezcla física cuántica y una refrescante teoría sobre el amor

 Via Deviant Art (gravesghastly)

Vía: Deviant Art (gravesghastly)

El amor entre dos personas y la física de partículas no parecerían tener mucho en común, hasta que llamamos a escena a uno de los filósofos y artistas conceptuales más interesantes de nuestros días. En el fondo, tal vez Jonathon Keats es un romántico que se propuso un sencillo cambio de paradigma para adquirir algo de perspectiva cuando estaba a punto de casarse. El cambio se explica como sigue:

Los matrimonios y las ceremonias para ser efectuados pueden estudiarse desde perspectivas sociales, legales y religiosas en todas las sociedades humanas. Una definición abreviada del matrimonio es la unión social de dos (o a veces más) personas, de acuerdo a las reglas convenidas por una comunidad de sentido. Estas "comunidades de sentido" pueden ser nuestros amigos y familiares, las autoridades eclesiásticas o las leyes de un país. ¿Pero qué pasa cuando las leyes bajo las cuales contraemos matrimonio no bastan para la pareja o cuando ésta no se siente representada por ellas? Dicho de otro modo, ¿cómo podríamos casarnos por una ley "natural", que no obedeciera ni a las leyes del gobierno ni a las caprichosas leyes de la religión?

El experimento de Keats consistió en hacer una lectura un poco ecléctica del concepto de "entrelazamiento cuántico" (quantum entanglement), por el cual dos partículas que han estado unidas lo estarán siempre y todo lo que le ocurra a una afectará inmediatamente a la otra, no importa que se encuentren en extremos opuestos del universo. 

Bajo esta premisa, Keats pensó que ese tipo de unión, si pudiera efectuarse entre dos personas, estaría más allá de cualquier acuerdo convencional humano. ¿Cómo podría efectuarse algo así? Se le ocurrió que podía caminar con su futura esposa no rumbo a un altar sino rumbo a un cañón de fotones que los bombardearía de luz (puedes leer los detalles técnicos de este experimento aquí). La paradójica belleza de esta unión corresponde con otro aspecto del entrelazamiento cuántico: cuando se quiere comprobar que dos partículas están entrelazadas, las partículas automáticamente se desenlazan.

Se trata de un remix de aquella frase de San Agustín: "¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quiero explicarlo a quien me lo pide, no lo sé". Del mismo modo, si nadie nos pregunta qué es el amor podemos experimentarlo, sentirlo, saberlo incluso en lo más profundo de nosotros mismos, pero en el momento en que debemos dar explicaciones al respecto nos quedamos mudos. Si buscamos el enlace que nos une con otra persona, probablemente debamos recurrir a metáforas o razones redundantes acerca del concepto del amor o sobre las experiencias compartidas con el ser amado, pero no podemos reducir el amor a su explicación. Si el experimento de Keats pudiera someterse a comprobación tal vez veríamos que él y su pareja lograron trascender aquella cláusula bajo la cual el matrimonio permanece unido "hasta que la muerte los separe", pues aunque sus átomos se disgreguen siempre permanecerán, al menos en la teoría, entrelazados.

Aquí el video en el que Keats explica cómo una lectura literal de ciertas metáforas amorosas puede hacernos ver el amor desde una perspectiva completamente diferente.