*

X

"Mark Rice-Ko": obras de Rothko transformadas en platillos de arroz

Por: pijamasurf - 10/10/2015

Una chef y un fotógrafo llevan la obra de Rothko (a su pesar) a la alta cocina

seagram1-11

En 1959 Mark Rothko aceptó realizar una serie de murales para el exclusivo restaurante Four Seasons de Nueva York sólo con la esperanza de que su pintura arruinara el apetito de los comensales, según cuenta Harper Magazine en el artículo “Mark Rothko: Portrait Of The Artist As An Angry Man”. Rothko confiaba en que los colores de su pintura perturbaran la mente de los “desgraciados” millonarios.

Al final la obra de Rothko no llegó a los muros del Four Seasons y al aborrecido mundo de los restaurantes de la elite neoyorkina –acabó cediéndola el Tate Museum. Esto hasta ahora, pues la chef y estilista Caitlin Levin y el fotógrafo Henry Heargreaves han reinterpretado la colección de Rothko con arroz y otros alimentos, para servir alta cocina abstracta que emula algunas de las pinturas del artista que iban a ser parte de la serie del Four Seasons.

Habíamos estado haciendo un proyecto de gradientes de comida teñida usando plátanos, pan y arroz y pensamos, ¿por qué no recrear las pinturas de Rothko? 

Y aunque trabajar con arroz para llegar a los tonos de Rothko es un trabajo tardado, los resultados lo valen –después de todo, no tarda tanto como hacer un cuadro, y después te lo puedes comer. El resultado es Mark Rice-Ko, un divertido proyecto de arte y cocina (y probablemente, una pesadilla persistente para el pintor rusoestadounidense). 

Henry-Hargreaves-Mark-RiceKo-3

Henry-Hargreaves-Mark-RiceKo-4

 

 

Te podría interesar:

“Escribiendo sin palabras”: visualizando "On the Road" de Jack Kerouac

Por: pijamasurf - 10/10/2015

La literatura como un lienzo, el libro como un organismo vivo y el ritmo como una textura que guía la experiencia

inline-zoom-sentence-drawings-poster-150dpi

La artista Stefanie Posavec, basada en Londres, explora el mundo de la literatura desde su representación visual, extrayendo los materiales de construcción literaria y dejando sólo el esquema lúcido de la narración. En su obra Escribiendo sin palabras, Posavec se apropia por un momento del icónico On the Road de Jack Kerouac y diseca visualmente el contenido del libro.

Los dibujos toman distintos acercamientos al libro: uno de ellos es una estructura simple de árbol (el libro como organismo vivo) que divide las tres partes del libro en capítulos, éstos en párrafos, luego en enunciados y los enunciados en palabras. Todos los elementos están codificados en color de acuerdo a temas clave dentro de la novela, dando como resultado una hermosa selva narrativa sobre papel.

Otra técnica de visualización observa las oraciones; las representa con líneas organizadas según el número de palabras que contiene cada oración y las codifica en color de acuerdo al tema. Lo mismo con la puntuación; según la artista, los puntos, puntos y coma y comas son la textura del ritmo narrativo, como si fueran gotas de agua que se expanden sobre el lienzo dependiendo del énfasis con que se utilizan en la historia.

Así, cada color es un tema y una emoción, y la composición es un universo visual que hace sentido narrativo. Es como si leyéramos el libro por medio de otro lenguaje, uno más parecido a la ósmosis, y llegara a nosotros todo al mismo tiempo como una detonación. La serie es una colección de mapas que por sí solos cuentan una versión más esencial, más primaria, de On the Road