*

X
En su libro “Why I am not Enligthened”, Eliezer Sobel explora la ilusión fundamental de querer iluminarse

 Screen Shot 2015-09-29 at 11.33.48 AM

La proliferación de las enseñanzas espirituales y de todo tipo de disciplinas, literatura y demás parafernalia que abunda hoy en día, hace que sea muy fácil que las personas crean que se encuentran en el “camino a la iluminación”. El abuso de la terminología propia de lo “espiritual”, ha llevado a Eliezer Sobel a escribir un libro cuya máxima virtud es la honestidad, Why I am not Enligthened, en el que examina, desde su propia experiencia de 30 años buscando “la iluminación”, los requerimientos de una práctica espiritual sincera. La conclusión a la que llega es desgarradora: en realidad no quería iluminarse. No lo quería él ni la mayoría de todas las personas que sueñan o ansían este mítico despertar. Iluminarse requiere de un compromiso y una decisión total, sin medias tintas, que simplemente muy pocas personas tienen. Pero saber esto, que en realidad cuando nos iniciamos en el camino espiritual no queremos iluminarnos, es en sí mismo un conocimiento que enriquece la existencia. Además de algo que nos puede ahorrar decenas de años y problemas.

Sobel relata una serie de historias y parábolas que ilustran poderosamente por qué la iluminación está más lejos de lo que parece.

Un hombre se acerca a un maestro zen y le pide que le muestre el sendero a la iluminación. El maestro responde, “Bien, sígueme”, se levanta y  lleva al hombre a un río cercano y hacia adentro del agua. Sin previo aviso, el maestro obliga la cabeza del hombre debajo del agua y la sostiene ahí mientras lucha violentamente por su vida, hasta que hasta a punto de morir. Finalmente el maestro saca la cabeza del hombre, buscando el aliento, y dice, “Cuando quieras iluminarte tanto como querías respirar justo ahora, entonces regresa a verme".

La pregunta aquí es evidente, ¿realmente quieres iluminarte tanto como querrías respirar en una situación de vida o muerte? Y es que un logro extraordinario requiere constantemente un deseo extraordinario. Dentro del budismo zen se encuentran muchas historias similares: 

En  la Antigua China se dice que Hui-ka una vez fue a la cueva de Bodhidharma y esperó a que el monje lo aceptara como estudiante. Después de  aguardar ahí por muchos días sin señal del maestro, empezó a nevar. Cuando la nieve llegaba a la cintura de Hui, Bodhidharma finalmente salió y le preguntó, "¿qué es lo que quieres?".

"Mi mente no está tranquila", replicó Hui.

"El Camino es largo y difícil", dijo el monje, despachándolo.

Hui tomó su espada y se cortó el brazo izquierdo y se lo dio al maestro, así fue aceptado. 

O la de un monje que fue amenazado por un samurai con la punta de su espada:

"¿No sabes quién soy? Soy alguien que te puede cortar la cabeza sin pensarlo dos veces o parpadear”.

A lo que el temerario maestro respondió, sin perder la compostura “Yo soy alguien que podría ofrecerte mi cabeza para que la cortes sin pensarlo dos veces o parpadear".

El mensaje de Sobel es muy claro, la iluminación, escapar de la rueda de la vida y la muerte, no es algo casual que puede ocurrirle a cualquier turista espiritual, sólo porque toma sustancias psicodélicas, hace yoga, canta mantras o tiene pensamientos positivos. Es algo que quizás podría ocurrir, pero sólo para aquellos que están dispuestos a sacrificarlo todo, incluyendo la vida misma.

Si bien esto explica por qué no te has iluminado, también abre la posibilidad de relajarse y disfrutar la vida, el aire, la familia. Sin esa falsa presión de pretender ser o querer ser un iluminado.

 

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Anormales: una selección de ilustraciones antiguas de seres deformes y mutilados

Por: Alejandro Albarrán - 09/30/2015

Una selección de distintas ilustraciones médicas sobre la deformidad que estaba destinada a retratarse con fines educativos desde los años 1600 hasta principios de 1900
[caption id="attachment_100990" align="aligncenter" width="560"]L0023731-700x902 J.F. Meckel, Gemelos unidos.
De duplicitate monstrosa commentarius
Johann Friedrich II Meckel
Fecha de publicación: 1815[/caption]

 

Mientras las imágenes médicas de hoy son elocuentes en su realismo, la ilustración médica de los siglos pasados (incluso la fotografía de 1800 y principios de 1900) tenía un enfoque estilizado y artístico, como si la calidad estética del dibujo fuera tan importante como la enfermedad o deformidad que estaba destinada a retratarse con fines educativos.

En estas imágenes nos muestran la visión que se tenía de la “deformidad” o la “anormalidad”, tema que Foucault trata en el curso dictado en 1975 en el Collège de France titulado “Los anormales”. En dicho curso, el filósofo francés ahonda en el análisis de estos individuos “peligrosos” denominados en el siglo XIX “anormales” y describe sus tres principales figuras: los incorregibles, los onanistas y los monstruosos, estos últimos con deformidades que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas sociales.

[caption id="attachment_100996" align="aligncenter" width="336"]L0023734-700x717 Niño con doble cabeza.
Un relato de un niño con una doble cabeza.
Everard Home
Fecha de publicación: 1790[/caption]

Igual que al chamán en los pueblos primitivos, las antiguas culturas consideraban a los seres anormales y mutilados como dotados de extraordinarios poderes. Como apunta Juan Eduardo Cirlot en su Diccionario de símbolos, y continúa:

Toda mutilación se juzga resultado de una compensación y no inversamente. Es decir, para el criterio psicológico, la cualidad excedente sería una sublimación de una deficiencia original; para el pensamiento magicorreligioso sucede al revés: la mutilación, la anormalidad, el destino trágico, constituyen el pago —y el signo— de la excelencia en ciertas dotes, especialmente de la facultad profética. Esta creencia tiene carácter universal. En algunas mitologías, los seres mutilados se relacionan con la Luna (fases rupturas) y se cree en seres míticos lunares con una sola mano o pie, por cuya magia se puede hacer llover, curar enfermedades, etc. Esta consideración de la anormalidad dista de constreñirse a los seres animados y afecta también a los objetos. Según Cola Alberich, los objetos anormales han sido conceptuados por todos los pueblos como particularmente aptos para desviar las influencias malignas. Entre tales objetos se citan: piedras con fósiles, amuletos en forma de mano de seis dedos o cuatro; almendras dobles; granos de cereales de aspecto extraño, etc. Es interesante anotar la coincidencia del interés hacia los objetos extraños, anómalos, producto del encuentro (ready made), o de la fabricación (poema-objeto), objeto de funcionamiento simbólico de los surrealistas. Como decimos, esta creencia se relaciona con el simbolismo del bufón (rey invertido, víctima sacrificial) y con el de la Luna. 

Aquí los dejamos con una selección de imágenes de seres “anormales” y/o deformes que van de 1600 a 1800. Todas las imágenes son tomadas de Wellcome Images:

[caption id="attachment_101021" align="aligncenter" width="420"]V0007345-700x899 Hélène y Judith, gemelas siameses conocidas como Las hermanas húngaras.
Línea grabado por J. Chevillet[/caption]

 

[caption id="attachment_101020" align="aligncenter" width="397"]V0007290-700x1263 Master Vine, niño con los brazos deformes. Aguafuerte[/caption]

 

[caption id="attachment_101015" align="aligncenter" width="420"]V0007140-700x971 Thomas Inglefield, un artista nacido sin extremidades. Grabado de S. Irlanda, 1787, según F. Grose[/caption]

 

[caption id="attachment_101014" align="aligncenter" width="463"]V0007139-700x1084 Thomas Inglefield, un artista nacido sin extremidades. Grabado de T. Inglefield de 1787, después de C. R. Ryley[/caption]

 

[caption id="attachment_101013" align="aligncenter" width="420"]V0007138-700x1022 Thomas Inglefield, un artista nacido sin extremidades, veinte años. Grabado de 1804.
Fecha de publicación: 22 de diciembre 1804[/caption]

 

[caption id="attachment_101017" align="aligncenter" width="470"]V0007158-700x1218 Johann Kleyser, un hombre que nació sin brazos. Aguatinta[/caption]

 

[caption id="attachment_101012" align="aligncenter" width="506"]V0007123-700x1133 Srta Hawtin, nacida sin brazos. Aguafuerte[/caption]

 

[caption id="attachment_101004" align="aligncenter" width="700"]L0033300-700x863 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii… qui monstra quaedam nova & rariora ex recentiorum scriptis addidit.
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101003" align="aligncenter" width="700"]L0033298-700x908 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii ... qui monstra quaedam nova y rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101002" align="aligncenter" width="700"]L0033297-700x904 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii ... qui monstra quaedam nova y rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101001" align="aligncenter" width="700"]L0033296-700x910 Dos figuras humanas con anomalías, un hombre y una mujer
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii ... qui monstra quaedam nova y rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101000" align="aligncenter" width="700"]L0033295-700x905 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii… qui monstra quaedam nova & rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101006" align="aligncenter" width="700"]L0041573-700x486 La portada de la obra de Cavalieri, junto con una foto de los gemelos siameses masculinos.
1585 por Giovanni Battista Cavalieri monstruos; temas bíblicos, históricos y morales; paisajes; alegorías. Álbum de grabados, ca. 1585-1612
Fecha de publicación: 1585[/caption]

 

[caption id="attachment_101007" align="aligncenter" width="700"]L0041575-700x496 (Izquierda) Una figura monstruosa, con una pierna escamosa, alas en lugar de brazos, y un cuerno en la cabeza.
(Derecha) gemelos siameses. Uno de los gemelos no está completamente desarrollado y es totalmente compatible con el otro.
1585 por Giovanni Battista Cavalieri monstruos; temas bíblicos, históricos y morales; paisajes; alegorías. Álbum de grabados, ca. 1585-1612
Fecha de publicación: 1585[/caption]

 

[caption id="attachment_101019" align="aligncenter" width="490"]V0007222-700x918 Iòao Baptista dos Santos, un niño con piernas supernumerosas.
Litografía de W. Kohler[/caption]

 

[caption id="attachment_101023" align="aligncenter" width="490"]V0009875 Syphilis; severe lesions on face, 1855 Lápiz, tiza blanca y acuarela, el dibujo ilustra lesiones y pústulas severas en la cara de un hombre que sufría de sífilis. El dibujo de la izquierda muestra un detalle de la lesión ulcerada por encima de su ojo izquierdo.
Acuarela
1855, de Christopher D'Alton[/caption]

 

[caption id="attachment_100992" align="aligncenter" width="534"]L0016284-700x1073 Gemelos unidos
Observationes medicae. Editio nova
Nicolaus Tulpius
Fecha de publicación: 1652[/caption]

 

[caption id="attachment_100998" align="aligncenter" width="490"]L0029106-700x873 Niño con doble cabeza a la edad de 20 meses.
Everard Home
Fecha de publicación: 1790[/caption]

 

[caption id="attachment_100995" align="aligncenter" width="490"]L0023733-700x626 Niño con doble cabeza acostado sobre su espalda.
Everard Home
Fecha de publicación: 1790[/caption]

 

[caption id="attachment_100994" align="aligncenter" width="468"]L0023732-700x1070 Dos gemelos unidos, nacidos el 28 de abril de 1703.
Grabado
1708 Description anatomique des parties de la femme, qui servent a la generation; avec un Traite des monstres
Jean Palfyn Fortunio Liceti
Fecha de publicación: 1708[/caption]

 

Twitter del autor: @tplimitrofe