*

X

“No Man’s Land”: la novela gráfica sobre el arte de engañarte a ti mismo

Por: pijamasurf - 09/05/2015

Una novela gráfica de Blexbolex que explora las ilusiones mentales que surgen en torno a la mortalidad y el autoengaño

 

1024--51212-800-s1h 

En este libro, con un estilo entre lo retro y lo moderno, Blexbolex utiliza sólo tres colores primarios y figuras planas para contar su historia. Precisamente esta sencillez –a la vez alucinante-- es la que nos invita a una compleja aventura en torno a una de las dinámicas más comunes de la mente humana: el galano arte de engañarte a ti mismo. El recorrido visual por las viñetas replica los senderos internos de la mente del protagonista, quien visita escenarios bizarros y fantásticos mientras su inconsciente se rehúsa a aceptar lo inevitable: la muerte.

Aunque dirigido al público infantil, No Man’s Land explora realidades complejas e intrínsecas en todos nosotros. Es más que nada una inteligente sátira a la habilidad que tiene la mente humana para seducirse a sí misma cuando está impulsada por la conveniencia. Seguramente tu también podrías sentirte identificado con esta novela gráfica, que apela al mismo tiempo a nuestra naturaleza primordial (vida/muerte) y a nuestro recurrente discurso de autoengaño para evadir la aceptación de algo esencialmente inevitable.  

Te podría interesar:

"El comedor de hachís": alucinante novela autobiográfica del siglo XIX (Biblioteca PijamaSurf)

Por: pijamasurf - 09/05/2015

Un fascinante recuento en primera persona de los estados alterados provocados por el hachís y sus efectos en la percepción del tiempo, el espacio y el cuerpo
[caption id="attachment_99943" align="alignright" width="216"]Fitz Hugh Ludlow Fitz Hugh Ludlow[/caption]

La literatura cannábica tiene un importante antecedente en The Hasheesh Eater: being passages from the life of a Pythagorean, del novelista y periodista estadunidense Fitz Hugh Ludlow, publicado en 1857. Más cercano en el tiempo y en el ímpetu a las Confesiones de un inglés comedor de opio de Thomas de Quincey, el libro de Ludlow también conversa con el fantástico Sobre el hachís de Walter Benjamin, combinando impresiones en primera persona sobre los efectos del extracto de cannabis y reflexiones filosóficas acerca de los estados alterados de conciencia.

Terence McKenna aseguraba que Ludlow había comenzado:

una tradición de literatura farmaco-picaresca que encontraría exponentes posteriores en William Burroughs y Hunter S. Thompson... Parte genio y parte loco, Ludlow está a medio camino entre el Capitán Ahab y P.fT. Barnum [un famoso cirquero del siglo XIX, famoso por su frase "Nace un tonto cada minuto"], una especie de Mark Twain en hachís. Hay un enorme encanto en esta apertura pseudocientífica, de espíritu libre, a medida que avanza en las oscilantes dunas del mundo del hachís.

Más que un tratado sobre la droga, el interés de Ludlow reside en pensar las formas en las que la percepción se organiza en la mente y la manera en que esta organización se ve modificada (incluso a nivel político y filosófico) a través de los estados alterados de conciencia: "Existen razones para temer que los hombres prefieren investigar cómo se hace la muselina, los rastrillos y, sobre todo y alrededor de todo, el dinero, en lugar de cómo están construidas sus mentes".

Aquí puede leerse en inglés, vía The Internet Archive: