*

X

Millonario planea regresar a Los Beatles como hologramas

Por: pijamasurf - 08/27/2015

“El negocio de la holografía es más grande que el de la industria pornográfica. Y será tan grande como el negocio del cine”

El negocio de la holografía está por explotar en los siguientes años. Ya hemos visto llamativas apariciones en festivales de música e incluso en protestas callejeras, pero esto es apenas la punta del iceberg.

“Afortunadamente, el negocio de los hologramas es más grande que el porno. Y no habrá ningún impedimento para que llegue a ser más grande que la industria cinematográfica”, dijo Alkiviades David —millonario griego de 47 años— en una entrevista publicada por Vulture.

El griego ha invertido más de 20 millones de dólares haciendo esto realidad, después de crear la patente que llevó a Tupac Shakur al festival de Coachella 2012.

Cansado de no saber qué hacer con los millones ganados con una de las principales empresas embotelladoras de Coca-Cola, David quiso llevar a la realidad lo que se veía como un hiperfuturismo en Star Wars, con la industria de los hologramas hiperreales como el que apareció en los premios Billboard 2014.

Como no es el único en esta industria, quizá la ventaja de este magnate (aparte de tener cuantiosa riqueza que gastar: recordemos que en 2010 ofreció millones para aquel que se acercara desnudo al presidente Obama y gritara un comercial) es que conoce a todo el jet set de Hollywood y que no tiene reparos para incursionar en el porno, que fue su primera idea para la holografía. 

David intenta llevar al escenario a figuras del pasado y el presente como a Ray Charles, Richard Pryor, Jim Morrison, Liberace, Mariah Carey y Los Beatles (su más ambiciosa idea) entre otras. El griego está en pláticas con el Apollo en Harlem, el Mohegan Sun en Connecticut, el Andy Williams Moon River Theatre en Branson, el Saban Theatre en Los Ángeles y el club de comedia en holograma del National Comedy Center en  Nueva York, que abrirá este año.

El negocio de David (Hologram USA) trabaja ahora sólo para conciertos, pero es cuestión de tiempo para que se pueda llevar a los artistas favoritos hacia las casas.

Parece que el negocio del infotenimiento ha pasado del plano de adorar a artistas pop a aquel de idolatrar a las imágenes proyectadas en hologramas de esos artistas, entre ellos Los Beatles. No se sabe si eso es bueno o malo pero, para este empresario millonario, parece ser una buena noticia.