*

X
En un mundo y una época en donde se nos insta a consumir experiencias, la noción nietzscheana de amor fati se contrapone como una forma de vivir otorgando un sentido dentro de nuestra propia existencia a cada uno de esos hechos

En nuestra época, la noción de “experiencia” tiene una alta estima. Por todos lados se nos ofrece la posibilidad de vivir experiencias únicas, irrepetibles. Se nos insta también a aprovechar cada oportunidad que se nos presenta, a no perder ni un minuto en la duda o la ponderación, a hacerlo porque “solo se vive una vez”.

La idea podría ser familiar, aceptable, de no ser por esa cualidad casi obligatoria que la acompaña, ese ritmo vertiginoso con el que parece imponerse y por el cual dichas experiencias se viven menos como hechos con un sentido específico en nuestra vida y más como una especie de suma, una acumulación en el sentido capitalista del término: absurda, que se ejerce únicamente por la acción en sí o porque se encuentra disponible en el mundo en que vivimos, como mercancía en un anaquel.

La mención del capitalismo no es fortuita: si nuestro tiempo está dominado, esencialmente, por el consumo, las experiencias no son la excepción. Pertenecen también a este sistema en el que somos compradores que adquieren aquello que alguien más pone a nuestro alcance, casi con el único fin de mantener andando la maquinaria de la producción. Y esa es la segunda cualidad que merece destacarse de las “experiencias” contemporáneas: ante una de estas, cabe preguntarse si se trata de una acción que buscamos genuinamente o que se encuentra ahí porque en lo inmediato supone un beneficio para otro agente, una ganancia que generaremos para alguien más mientras creemos que vivimos algo que surgió de un deseo auténtico.

Hace un par de semanas, en el diario The Guardian, Oliver Burkeman escribió esta columna a propósito del intento de vivir sin arrepentimientos, esto es, el dictado de la ideología de nuestra época por llevar una existencia en la que nos atrevemos a todo lo que cruza por nuestra mente o nuestros instintos, sea abandonar nuestro trabajo para viajar por el mundo o, como el propio Burkeman ironiza, vaciar un cartón de leche sobre nuestras cabezas para postear la grabación del hecho en YouTube. Entre otros señalamientos agudos que el periodista y escritor hace a ese motto contemporáneo del “no regrets”, destaca la distinción inteligente en torno a la supuesta valentía que entraña seguir ese impulso aparentemente irrefrenable de hacer algo: ¿por qué romper una relación de varios años tiene que considerarse atrevido y no, a cambio, mantenerse y probar a hacer que las cosas funcionen?

tumblr_nh0cbcVhT71sj1vz2o1_1280 

Sin embargo, el texto es aún más interesante porque Burkeman recupera un concepto acuñado y utilizado por Friedrich Nietzsche en La gaya ciencia, Ecce homo y otros lugares de su obra: el “amor fati”, una expresión latina que puede traducirse como “amor al destino”. Escribe Nietzsche, en la sección 10 de Ecce homo:

Mi fórmula para expresar la grandeza en el hombre es amor fati [amor al destino]: el no-querer que nada sea distinto ni en el pasado ni en el futuro ni por toda la eternidad. No solo soportar lo necesario, y aún menos disimularlo ―todo idealismo es mendacidad frente a lo necesario― sino amarlo.

Como han glosado algunos comentadores, en español la palabra “destino”, ya en latín y por consecuencia en español, admite varios significados, desde su sentido como profecía hasta otros como fortuna o muerte. En este caso, sin embargo, casi todos coinciden en que debe entenderse como “fatalidad”, como algo necesario, aunque con un matiz específico: no en una perspectiva esencialista o teleológica, de aquello que tuvo que suceder porque así estaba dispuesto, sino más bien como aquello que porque ya ocurrió no puede modificarse y ante lo cual, en todo caso, no queda más que intentar entenderlo como parte de nuestra vida. Esa, existencialmente, es nuestra fatalidad. Al respecto escribe Burkeman:

Amor fati trata sobre todo de vivir sin arrepentimientos, pero no en el sentido moderno. Mientras que carpe diem significa tomar decisiones osadas para no arrepentirse después, amor fati significa (entre otras cosas), aprender a amar las decisiones que ya tomaste, osadas o no. Después de todo, si un aspecto dado de la vida es verdaderamente “necesario”, rehusarse a aceptarlo significa rechazar la realidad. ¿Y qué puede ser más verdaderamente necesario que el pasado, el cual ya sucedió y no puede deshacerse?

Hasta este punto, la noción de Nietzsche puede ayudarnos, como a Burkeman, para refutar el mandato de “vivir sin arrepentirse”. Sin embargo, también puede ser útil para entender el paradigma de únicamente vivir experiencias ―o quizá sea mejor decir, a pesar del pleonasmo, “experimentar experiencias”. El matiz, de hecho, se desprende del concepto mismo de amor fati.

¿Cuál es la diferencia entre vivir y experimentar? En pocas palabras, entender o no el sentido de un hecho dentro de nuestra propia vida. Cuando Wittgenstein escribe, al inicio de su Tractatus logico‐philosophicus, que “El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas” (1.1) y, más adelante, que “Una cosa puede acaecer o no acaecer y el resto permanece igual” (1.21), en cierta forma ambas aseveraciones pueden entenderse a la luz de este mismo contraste: un hecho, una experiencia auténtica, irrumpe en el mundo, se hace presente, conforma parte de este mundo, mientras que una cosa es prescindible, no provoca ningún tipo de efecto en este mundo.

La diferencia, un poco, es tomar per se las experiencias que se nos ofrecen o buscar o incluso generar las que queremos, aquellas que vislumbramos como resultado de un proceso consciente de decisión y comprensión del deseo. Vivir, es cierto, es pasar de una experiencia a otra, pero no como en un zapping estéril en donde jamás encontraremos la transmisión que nos satisfaga, la compra de mercancías de un sistema de producción infinito, sino más bien como en esa imagen un tanto bucólica de quien cruza un río saltando entre algunas piedras que sobresalen y que juntas crean un puente espontáneo e inesperado. Vivir las experiencias sería entonces comprenderlas, entender el lugar que tienen en nuestra vida, reconocer los motivos por los cuales las emprendimos, abrazarlas como parte de lo que somos o fuimos en un momento específico de nuestra existencia.

Amar el destino sería así otra forma de decir amar la propia vida.

 

Twitter del autor: @juanpablocahz

Ilustraciones: Kaethe Butcher

Te podría interesar:
El "Compendium Magicae" fue uno de los últimos tomos ocultistas en tratar de instigar a los supersticiosos a tener miedo del infierno y sus manifestaciones mundanas

L0076370 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

Algo tienen las ilustraciones ocultistas que pueden tenernos cautivados por horas. Las bestias fabulosas de estas imágenes son parte del Compendium rarissimum totius Artis Magicae sistematisatae per celeberrimos Artis hujus Magistros, un libro raro de 1775 que es parte del archivo de la Welcome Library.

El volumen contiene 31 acuarelas del Diablo y sus sirvientes diabólicos, y tres páginas de símbolos rituales de lo oculto. Ante la amenaza “NOLI ME TANGERE” (“No me toques”), surgen todos estos seres imaginarios, cuyos actos remiten simbólicamente, y con cierto hálito moralizante, a los seres humanos. Es fascinante observar los patrones en los dibujos. Todos estos seres tan colmados de transgresiones están formados de símbolos “diabólicos” de la conciencia de ese momento del mundo, que se siguen apareciendo aquí y allá en los distintos mitos que tenemos del infierno.

Los genitales casi siempre expuestos. Nacen serpientes y otro tipo de reptiles de las vaginas monstruosas de las quimeras, sale fuego de los penes, las anomalías biológicas (más de dos pechos, tres cabezas…) abundan, y el fuego está en todas partes. También proliferan las patas de cabra –tan arraigadas ya a la figura del Diablo–, así como los cuernos y los gallos negros. Pero hay algo en este compendio que es altamente atractivo no solo porque las bestias inherentemente lo son, sino porque el libro invita a una larga y fascinante lectura de símbolos ocultistas.

El tomo puede verse como uno de los últimos intentos por parte de los hombres de fe de instigar miedo a los supersticiosos. Después de todo salió en la era de la Ilustración, cuando la razón y la ciencia estaban a punto de cambiar el mundo.

 

L0076375 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

L0076376 Illustration of a magic circle ritual.

 

L0076361 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

011xdevilsignvyuhcro98011

 

L0076363 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

012yhvbhk0hjv012

 

008xrtyhgvdemon3cy08

 

003dogdemaonytfdgh3

 

L0076378 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

021fyghbnredimpsvyh

 

L0076381 Illustration of a three-headed creature.

 

L0076371 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

L0076362 Illustration of Beelzebub, MS 1766

 

L0076360 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

L0076369 A compendium about demons and magic. MS 1766.

 

L0076368 Illustration of the Grim Reaper on horseback, MS 1766.

 

015hellvtyuhbnj015