*

X
La Noche de San Juan o fiesta del Midsummer es una excelente ocasión para realizar rituales mágicos y recoger plantas medicinales

bonfire2

Las fiestas de la Noche de San Juan o del Midsummer mezclan una serie de tradiciones paganas y cristianas, haciendo de esta fecha un peculiar evento de magia y devoción. El día de San Juan se celebra el 23 o 24 de junio a razón de que en el Evangelio de Lucas se dice que  la fecha de nacimiento de San Juan el Bautista era seis meses antes que la de Jesús, por esto la Iglesia eligió esta fecha como su santo. Los dos nacimientos siendo anunciados por el arcángel Gabriel, y ocurriendo en los dos solsticios. Lo que hace interesante esta fecha es que de alguna manera se empalma con las celebraciones paganas del Midsummer o Litha, el Día de la Cosecha, que tradicionalmente se llevan a cabo en buena parte de Europa. Vemos aquí una superposición de cultos --quizás un sincretismo intencionalmente fraguado por la Iglesia para reemplazar las celebraciones del solsticio de verano.

Las fiestas del Midsummer tradicionalmente se apilan los días cercanos al solsticio y el mismo solsticio, y tienen como eje central el culto al Sol y a la fuerza generativa. Se suele encender fogatas, hogueras y antorchas para purificar y para vincularse con el Sol, que en estos días brilla en su máximo esplendor. La razón de ser de los rituales tiene que ver con que el espíritu de la naturaleza tiene una mayor concentración en estas fechas y por lo tanto se puede captar con mayor facilidad. Se suele recoger plantas especialmente imbuidas con la energía solar y con la energía generativa también propia de la constelación de Cáncer, que simboliza la generación y a la misma Madre Naturaleza, por lo que se celebra un matrimonio sagrado (hierosgamos) entre el Sol y la Tierra o entre el Sol y la Luna, la conjunción de los opuestos. Es el tiempo de la cosecha, el cumplimiento del ciclo iniciado el equinoccio con el inicio de la primavera, el ascenso del Sol y la siembra. Lo que se recoge estos días debe ayudarnos a pasar el invierno o los meses en los que existe menos energía, es el momento de almacenar y de prepararse, también por eso se ayuda al Sol ardiendo un fuego, sabiendo que desde este momento también el Sol empieza a perder fuerza y avanza hacia su muerte simbólica en el solsticio de invierno. También estos días se suele preparar amuletos y talismanes cargados con la potencia solar y hacer imágenes para que porten los atributos del verano.

La teoría, por así decirlo, detrás de estas creencias mágicas, es que existe una cualidad específica en el tiempo y que la configuración del cosmos en cada momento articula una serie de correspondencias y transmite una energía particular que se imprime en las cosas. En esto podemos revisar la obra del mago renacentista Marsilio Ficino, quien fue el gran consejero de la familia Medici, y quien remarca la importancia de sincronizar nuestras actividades con los astros para poder recibir en el alma humana la energía del cielo y del Alma del Mundo. Ficino habla de que es posible curar a través de imágenes realizadas en momentos benéficos que captan la esencia de cierto planeta; por ejemplo, Júpiter para el hígado; el Sol para la depresión; la Luna para sembrar; Mercurio para la inteligencia. En el antiguo sistema de correspondencias astrológicas cada planta, cada alimento, cada color, cada lugar tiene una simpatía con ciertos astros y forma parte de una red de relaciones que puede ser canalizada para el beneficio de quien pone atención al ritmo de la naturaleza. Siguiendo estos principios --como también siguen la espagiria o la biodinámica-- el hombre puede hacer la labor de jardinero celeste: no solo se recoge el fruto de la Tierra, también se atrapa el espíritu del cielo.

images assaTradicionalmente se creía que hoy en la noche y mañana es un buen momento para recoger ciertas plantas. Por supuesto, la hierba de San Juan popularmente usada como antidepresivo; también el romero, el hinojo, la ruda, la dedalera y en general hierbas de limpia. También se decía que una semilla de helecho podía hacer invisible a una persona en esta noche, algo que recoge el mismo Shakespeare. Coinciden todos los practicantes de la Wicca y de otras corrientes paganas en que el Midsummer es el mejor día para recoger hierbas, especialmente si se tienen intenciones mágicas o medicinales para ellas. Aquí también se reúne la cosecha con los ritos de fertilidad asociados al Sol, ya que como narra Frazer en La rama dorada en algunos lugares se solía recoger flores para fabricar guirnaldas y coronas a través de las cuales jóvenes mujeres y hombres se miraban con el fuego cruzándose, en una especie de cortejo sagrado donde también se arrojaban estas guirnaldas a través del fuego, quizás llenándolas de la energía vital.

Así las cosas con esta noche de posibilidades encantadas, un buen pretexto para intentar sensibilizarnos al cosmos o para practicar algún tipo de ritual y meditación en consonancia con el teatro mágico del universo.

 

Twitter del autor: @alepholo