*

X

Adorables fotografías vintage de fetichismo, erotismo y S&M

Arte

Por: pijamasurf - 04/14/2015

El fotógrafo (y pornógrafo) Jacques Biederer hizo esta serie de hermosos retratos en la época de entreguerras del siglo XX en París

 

jacques2onmdlgnadg

Cuando el erotismo aún estaba asociado con lo secreto (y no era un elemento presente en la vida cotidiana), existió el fotógrafo Jacques Biederer. Era el período de entreguerras en París y él era un artista checo que probaba su suerte allí. Y como nadie lo había hecho, mezcló elementos del fetichismo –látigos, dominación, corsés, juegos de roles– con el tono adorable del burlesque de épocas pasadas. Sus composiciones, de hecho, fueron bastante escandalosas, pero siempre lo salvó el “ojo artístico” con que retrataba y su implícito sentido del humor.

El erotismo no sólo de los cuerpos de las modelos sino de sus espíritus a todas luces lúdicos hizo del sadomasoquismo una suerte de mitología narrativa y graciosa, donde la realidad se volvía un poco (pero sólo un poco) mas salvaje. Biederer atentaba contra la supuesta “decencia” de las damas parisinas y el supuesto “honor” de los hombres de la época. Pero en Biederer no hay misoginia ni explotación, como apunta Dangerous Minds:

El trabajo de Biederer –ya sea una sonriente ingenua o la siempre valiosa composición de una dominatrix, las emociones de sus sujetos y la sexualidad– en lugar de simples mecánicas del sexo. Incluso si no es lo tuyo, las fotos son adorables y extrañas –tienen un sentido del humor que no es misógino ni pretencioso.

 

 Gjgjhkgjgjfjfjf

Gjgjbhdgdg

jacques4kjhvkhklbnk

 

jacques1jvhjvh

sm2hjgjhgjgjg

 

Gjgjgydjhkhky

Tjtjfgkkgkihkfrt

jacques3kjvhjvkh

Hfgkhkhjdjfjgjfj

Gjgjfjjgkhkyjfjr

Fhbjhkjkhyfuf

Te podría interesar:

Alan Moore se da a la tarea de probar que la muerte no existe, en su novela Jerusalem

Arte

Por: pijamasurf - 04/14/2015

Alan Moore se encuentra escribiendo una monumental novela que recupera la visión cósmica de la literatura de James Joyce

Drawing a line … Alan Moore, the creator of Watchmen.

Alan Moore, conocido por novelas gráficas como Watchmense encuentra escribiendo su segunda novela, Jerusalem. Se trata de una obra gigantesca, de 750 mil palabras, programada para publicarse en 2016. Moore lleva escribiendo esta obra desde 2008 y sostiene que en la novela, que trata de la ciudad de Northampton, donde vive, comprueba que la muerte no existe y el tiempo es una ilusión.

Moore, quien además de ser uno de los autores más populares de cómics es asiduo practicante de la magia en la tradición de John Dee, ha tomado en serio la idea de que la ficción es una forma de crear una realidad paralela y de canalizar mundos invisibles. Jerusalem parece ser una incursión en la literatura alquímica, siguiendo libros como Finnegans Wake y Ulysses, de James Joyce. De hecho uno de los capítulos es una recreación del lenguaje de Joyce y "es completamente incomprensible", dice Moore. Otro capítulo está escrito como si fuera una obra de teatro de Samuel Beckett y narra las visitas que realizó el también secretario de Joyce a Northampton para participar en un partido de cricket (cuando escribes una novela de 75 mil palabras, puedes concentrarte mucho en detalles como esos).

"He llegado a pensar que el universo es un sitio de cuatro dimensiones en el que nada cambia y nada se mueve. Lo único que se mueve a lo largo del eje del tiempo es la conciencia. El pasado sigue aquí, el futuro siempre ha estado ahí. Todos los momentos que han existido o existirán son parte de de este gigantesco hipermomento del espacio-tiempo", dice Moore. Esta visión cosmológica recuerda el Timeo de Platón, donde se dice que "el tiempo es la imagen en movimiento de la eternidad", sugiriendo que la temporalidad es una característica ilusoria o al menos secundaria de la realidad inmutable que es la eternidad. Es también la intuición mística por antonomasia: que todos los tiempos son uno solo. 

No hay duda de que la novela de Moore promete contener una buena cantidad de delicias filosóficas y lingüísticas. Claro que para degustarlas habrá que ser valientes y leer esas 750 mil palabras, algo que se antoja muy difícil para las nuevas generaciones acostumbradas al "fast-food" literario.