*

X

Frutas iluminadas por dentro se convierten en espectaculares objetos cósmicos (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/12/2015

Fotógrafo rumano se da a la tarea de hacer que las frutas brillen. Los resultados son bastante interesantes

smiths-13.jpg__1072x0_q85_upscale

La luz interior es la serie fotográfica del artista rumano Radu Zaciu, motivada por el feliz accidente de que en alemán la palabra para un foco de luz, glühbrine, se traduce como "pera brillante". Esta coincidencia rindió fruto y, literalmente, Zaciu hizo que una pera y otras frutas brillaran. 

En el proceso del experimento de iluminación frutal, Zaciu descubrió que cada fruta (y en algunos casos, verduras) emite una luz particular. Así, tenemos coliflores que parecen ser augurios del Apocalipsis, papas solares o lechugas que parecen ser planetas de un sistema estelar distante.

Ver más fotos

 

potato.jpg__1072x0_q85_upscale

Papa germinada evoca manchas solares

 

lechuga-smiths-4.jpg__1072x0_q85_upscale

Una resplandeciente lechuga de elegante sinuosidad

 

kiwi-smiths-5.jpg__1072x0_q85_upscale

Los finos pelambres del kiwi, como un mar astral

 

fresas

Fresa iluminada

 

Te podría interesar:

Álter-instructivo: ¿cómo predecir matemáticamente la caída de un rayo?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/12/2015

Científicos de la Universidad de California desarrollaron una manera de calcular el número de rayos que pueden caer en determinada zona, lo cual, sin embargo, está relacionado con el calentamiento global

tumblr_nme8k7EEGy1tc2wy5o1_500

Coloquialmente un rayo es uno de los acontecimientos improbables por antonomasia, símbolo de aquello que no se puede predecir ni prever y que por lo mismo siempre toma por sorpresa. Sin embargo, matemáticamente esto no es totalmente cierto, pues hace poco un grupo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley desarrolló una fórmula para calcular el evento.

En breve, esta fórmula sostiene que la razón de rayos por área es igual al número de precipitaciones por el potencial de energía eléctrica de esa misma área. Traducida a su forma sintética:

fm

En donde R es la relación de rayos por área, P es el promedio de precipitación y EPCD es la energía potencial de convección disponible, esto es, la cantidad de energía presente en una parcela de aire con una temperatura más elevada que su entorno. η sobre E es la constante de proporcionalidad resultante de la eficiencia de conversión sin dimensiones entre la energía liberada por relámpago.

Con este desarrollo, David M. Romps y otros colegas tomaron datos de cierta cantidad de precipitaciones y EPCD en Estados Unidos en 2011 para poner a prueba la fórmula, comparando los resultados con estadísticas de tormentas eléctricas ocurridas en el mismo período y lugar. Esto fue lo que obtuvieron:

cal 

El parecido sin duda es asombroso y el desarrollo matemático y meteorológico detrás de este sería impresionante, de no ser por una circunstancia que tiene su matiz negativo.

Estos resultados de Romps y compañía son posibles porque parten de una hipótesis: que el número de relámpagos se ha incrementado por causa del calentamiento global, y por lo mismo es más o menos sencillo predecir su incidencia.

En resumen: sí, es posible predecir la caída de un rayo con mayor precisión que antes, pero sólo porque la temperatura del planeta se ha elevado más de lo habitual en el último siglo.

También en Pijama Surf: Así se ve la piel de alguien golpeado por un relámpago (FOTO)