*

X

Libros de amor para niños: 9 títulos para iniciar a los niños en la materia del corazón

Arte

Por: Adolfo Cordova - 02/16/2015

Los niños se enamoran y para inspirarlos en sus primeras conquistas, estas lecturas sobre el comienzo de las palpitaciones
montt

Ilustración de Alberto Montt para el libro El niño en el hotel al borde de la carretera.

"Estar enamorado te hace soñar despierto que alguien quiere atacar a la niña que te gusta y tú vas a defenderla y le rompes la cara al malo", explica Omar, de 9 años. "Yo siento que no quiero faltar a la escuela porque no lo quiero dejar de ver y odio las vacaciones", dice Ana Paola, de 10. Los niños se enamoran y para inspirarlos en sus primeras conquistas, estas lecturas sobre el comienzo de las palpitaciones.

 

Fonchito y la luna
Mario Vargas Llosa

Fonchito quiere besar en la mejilla a Nereida. Ella acepta con una condición que parece imposible. ¿Cómo podría regalarle la Luna? Descubre página a página el plan de Fonchito y la sorpresa que se lleva Nereida. Las palabras de este autor, que siempre escribe para adultos, aquí te parecerán más juguetonas, con una brevedad que da lugar a ilustraciones muy poéticas, lisas y limpias; te darán ganas de pasarles la mano para acariciarlas.

565656.pdf

Yo no soy un conejo
Pepe Márquez y Natalia Colombo

Sí, tiene orejas largas y come zanahorias, pero no es un conejo. Es un zombi que vive en un bonito departamento. ¿Y esa vecina qué es? ¿Le habló a él? ¿Será tambien un zombi? Un libro para leer con los hermanos menores y compartir la emoción de descubrir al otro. Con ilustraciones que enternecerán a todos. 

Márquez_Yo no soy un conejo_Forro.indd

Stefano
María Teresa Andruetto

Después de dejar su casa, en Italia, Stefano empezará de cero, en un país extraño: Argentina. Ahí el paisaje estará hecho de palabras que desconoce. Las conversaciones y los nuevos encuentros expandirán su mundo, e Italia quedará lejos, igual que su infancia. Stefano entenderá que ya no hay marcha atrás, pero hacia adelante habrá alguna niña que animará su espíritu.

stefano

Buenas noches, Laika
Martha Riva Palacio

Esta primera historia de amor no es nada típica, Sebastián no entiende muchas cosas, pero recuerda aquel año cuando los rusos lanzaron al espacio a una perra llamada Laika. Parece oír sus ladridos allá arriba y la ve cavar hoyos negros y beberse la Vía Láctea. Mientras, en la Tierra, él sigue los pasos de Marina, vestida de rojo, en aquella fiesta… los dos dentro de un clóset. Marina, la extraña equilibrista que lo hará preguntarse por qué suceden algunas cosas en el universo, cosas que él hubiera preferido que no sucedieran.

Una vez que empieces a leer esta novela, no podrás parar. Te lo garantizo. Cada palabra está tan bien elegida que sentirás claramente cómo flotas en el espacio y luego bajas a la escuela. Y entre subidas y bajadas te toparás con otro sentimiento, muy distinto al amor, uno que tiene que ver más con el desasosiego, un sentimiento del que casi nadie se atreve a hablar.

Riva Palacio_Buenas noches Laika_Forro.indd

Ka súut naj: Vuelta a casa
Antonio Malpica

Él es un esclavo maya en plena explosión de la Guerra de Castas. Lo encerraron injustamente, no se declarará culpable de un delito que no cometió. Resiste porque piensa en Ofelia. Quiere casarse con ella aunque sus patrones se lo prohíban. Los días transcurren, él le envía cartas. Pero ella no contesta. Una novela breve, triste y poderosa. 

Vuelta a casa

El niño en el hotel al borde de la carretera

Jairo Buitrago y Alberto Montt

Cada año la niña y su familia van a bañarse a la alberca de un hotel al borde de la carretera. A ella le gusta subir al cuarto a escribir poemas sobre los bañistas… pero un día ve a un niño, y ya no querrá escribir ni dibujar nada que no sea de él. Una historia distinta y entrañable, con palabras que suenan a vacaciones, a bulla, pero también a espacios vacíos y a besos que se dan a escondidas. Las ilustraciones son una explosión de rojos y verdes brillantes, con algunos azules, azulejos de la piscina. Las caras de narices grandes y ojos pequeños te harán reír, y la historia de amor tal vez te haga quedarte callado un momento, pensar, cerrar el libro, volver a abrirlo, ver el beso otra vez, la despedida… 

el niño en el hotel al borde

El ladrón de gallinas
Béatrice Rodríguez

Este libro no tiene palabras pero sí muchos paisajes. En uno de ellos verás a un zorro que se roba a una gallina; en otros, una persecución. Un oso y un conejo ayudan a su amigo el gallo a salvar a la pobre gallina y van tras el zorro. Pero fíjate bien en cada detalle y encontrarás otra historia, con un final romántico e inesperado.

Ladrón de gallinas

Cuentos y leyendas de amor para niños

Las lágrimas de Potira, El canto del Chiquirín, Por el amor de Guabonita… Once cuentos, de once países latinoamericanos, llenos de la magia que surge cuando dos personas se encuentran. Argentina, Brasil, Ecuador, República Dominicana, Nicaragua, Perú… en todos las latitudes se cuentan historias de amor.

cuentos y leyendas de amor para niños

Historia de un amor exagerado
Graciela Montes

Todo comienza cuando Santiago Berón, el más pequeño de la clase, ve entrar por la puerta a una niña nueva, Teresita Yoon. Ella es coreana, saluda de otra manera, usa un delantal muy blanco y tiene el pelo muy negro. Santiago siente que las palmas de las manos se le ponen rojas y calientes, que le zumban los oídos y le entran unas ganas terribles de partirle la cara a unos niños que se han reído de Teresita. Unas ganas que irán creciendo y transformándose, que lo harán expresar un amor por Teresita que parece el más grande del mundo. 

amor exagerado

Twitter del autor: @cordovadolfo

Blog del autor: http://linternasybosques.com

Te podría interesar:

Nuestro cerebro está hecho para apreciar arte

Arte

Por: pijamasurf - 02/16/2015

Científicos en la Universidad de Toronto nos sorprenden con esta significativa cantidad de data en materia de arte

No_61_Mark_Rothko

Realizando mapeos de imagen por resonancia magnética, científicos en la Universidad de Toronto han develado aspectos por demás interesantes en torno al diaáogo entre nuestra mente y las obras de arte. ¿Qué respuestas se desatan en el cerebro humano cuando se aprecia lo mejor que han dado los maestros de la pintura?  

El estudio concluyó que el cerebro tiene una profunda respuesta que se refleja en áreas involucradas en procesos de reconocimiento visual y espacial (esto no maravilla a nadie); lo más sorprendente es que se activan zonas que se relacionan con emociones y cogniciones internalizadas.

La extensa investigación se realizó entre 2004 y 2012, y contó con la participación de 330 voluntarios procedentes de siete países. Los participantes fueron sometidos a un análisis de imagen por resonancia magnética funcional (IRMf), proceso que revela las áreas activas del cerebro midiendo el oxígeno en la sangre.

475612_0_rewired-the-brain-art-innovation_400

Los voluntarios observaron pinturas de diversas épocas, revelando las áreas del cerebro implicadas en la apreciación de la obra. Los resultados son inspiradores. Sabemos bien que nuestra especie ha tenido un gusto por la pintura desde el periodo neolítico, cuando los artistas anónimos dejaron su marca en las cuevas. Pero corroborarlo con la nitidez gráfica y racional que provee la ciencia no deja de ser emocionante.

El estudio concluye que al observar una pintura, se activa el giro fusiforme y el giro parahipocampal, áreas localizadas en la parte inferior del lóbulo temporal que se activan al reconocer objetos y lugares. También se involucran el giro cingulado y la  corteza insular, dos áreas claves en la actividad cerebral del sistema límbico. Se les asocia con el procesamiento de emociones, pensamientos, aprendizaje y memoria. Esto confirma que cuando apreciamos una pintura no solo se activan las áreas encargadas de procesar información respecto al espacio, objetos e imágenes; también se implican áreas que forman parte de la biología de las emociones.

Para la apreciación y crítica de la pintura siempre entran en juego valoraciones subjetivas y objetivas, formales e informales; intuiciones más acercadas a lo visceral que a lo académico o estructural. De tal modo, queda comprobado científicamente que el arte siempre es un juego entre lo explicable y lo inasible, entre la epifanía y el desamor. Una sofisticada tensión de lo humano que ahora la ciencia nos invita a observar desde otro ángulo. El arte se siente por lo menos tanto como se piensa, y quizá por eso es una de las cualidades más vivas de la esencia humana.