*

X

10 recomendaciones para lidiar con un policía (compartidas... por un policía)

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/08/2015

Mantener la calma y ser respetuoso es algo que puede ser de gran utilidad a la hora de encontrarte con la policía

Screen Shot 2015-01-08 at 12.19.32 AM

El tener que lidiar con oficiales de policía es algo por lo que todos, tarde o temprano, terminamos pasando. Ya sea que hagamos méritos propios para invocar a los polizontes o que seamos víctima de algún abuso de autoridad, es difícil no tener de vez en cuando algún tipo de encuentro con ellos.

Curiosamente, y más allá de las circunstancias en las cuáles se haya gestado tal encuentro, una buena parte del desenlace se define al momento de interactuar con la policía. Una mala actitud, un descuido y más aún, un error grave de nuestra parte, pueden resultar francamente costoso en muchos sentidos. Por el contrario, si mostramos una actitud acertada, conocemos, al menos en términos básicos, nuestros derechos y tenemos un poco de suerte, es probable que el intercambio tenga un final feliz (o en todo caso, uno no tan infeliz).

FHRX9Z8FDYPTB0W.LARGE

Considerando lo anterior, quién mejor que un policía para aconsejarte cuál es el código de conducta idóneo una vez que tienes por delante a uno de ellos. Obviamente existen muchos aspectos que varían de país en país, en cuanto al marco legal y los derechos que tienes, como ciudadano, frente a las "fuerzas de la ley". Pero también parece que la mayoría de estas recomendaciones publicadas por Neill Franklin en Alternet, podrían aplicar, en mayor o menor medida, o con sus respectivos bemoles, en prácticamente cualquier lugar.

1 Siempre mantén la calma: una mala actitud garantiza un mal desenlace. 

2 Guarda silencio: lo que dejes de decir no podrá ser utilizado en tu contra. 

3 Tienes derecho a negarte a una revisión: así que aprovéchalo.*

4 No te dejes engañar: recuerda que en muchos lugares la policía tiene facultades legales para mentir.

5 Define si puedes retirarte: la policía necesita evidencia para detenerte.*

6 No te expongas: llamas la atención y hacer tonterías en la vía pública te hará una presa fácil.

7 No corras: es muy probable que te alcancen y que hagan que te arrepientas de tu decisión.

8 Jamás toques a un policía: acciones agresivas sólo te harán acreedor a una respuesta agresiva (y generalmente armada y entrenada).

9 Reporta cualquier abuso o falta de respeto: sé un buen testigo.

10 No tienes que abrirles la puerta: la policía necesita una orden emitida por un juez para ingresar a tu hogar.*

* Dependiendo de las leyes locales.

En resumen, se trata de mostrarte calmado y respetuoso ante un oficial. Si lo haces, y no has cometido un delito, es muy probable que saldrás bien librado del encuentro. También es fundamental informarte un poco sobre las leyes de tu localidad, tus derechos, responsabilidades y las posibles sanciones contra algunas de las faltas más comunes. 

 

 

Te podría interesar:
En promedio, alguien puede pasar miles de horas esperando en una fila, tiempo suficiente para odiar esta manera de la organización multitudinaria

 

 

 Line004

Probablemente sea un lugar común decir que es desesperante hacer fila para todo: en el banco, en el supermercado, incluso para entrar a un baño. Hoy en día, hacer fila es algo que se acepta de forma tan natural que juzgamos a aquel impaciente o malhumorado como un potencial detonador de histeria colectiva.

Esperar en una fila puede volverse un suplicio dependiendo del objetivo que se espera cumplir, más que por el tiempo de espera. Estar parado en una fila más de 5 minutos podría representar una especie de tiempo perdido; por eso, algunos negocios han echado a andar diferentes tácticas para distraer a sus clientes, evitar impacientarlos y fomentar el consumo.

Así, sin importar nuestras experiencias personales de esperar mientras hacemos una fila, podemos concluir que hay dos cosas: la primera es que no importa cuánto tiempo lleves esperando, siempre te va a molestar si alguien decide saltarse la fila; la segunda es que no es lo mismo estar formado por unos boletos de concierto para tu banda favorita que hacer una fila para pagar un servicio.

Aunque por otro lado hacer fila, esperar, es en la mayoría de los casos un ejercicio de civilidad, también es un buen momento para estar a solas ordenando tus pensamientos, una oportunidad para cantar en tu cabeza tu canción favorita o simplemente desarrollar el tan afamado don de la paciencia.