*

X

Wes Anderson y el cantante de Devo planean construir un parque de diversiones temático

Por: pijamasurf - 12/13/2014

Suena extraño, pero Mark Mothersbaugh de Devo lleva mucho tiempo planeando un parque temático y Wes Anderson lo está impulsando a hacerlo realidad

wes-anderson

Como quizá ya lo anticipaban algunas escenas de El gran Hotel Budapest (los fans sabrán de qué hablamos), Wes Anderson está planeando construir un parque temático junto con Mark Mothersbaugh, de Devo.

Mothersbaugh no sólo es frontman de Devo, sino que también es artista visual y ha hecho el score de cuatro de las películas más icónicas de Anderson: Bottle Rocket, Rushmore, The Royal Tenenbaums y The Life Acuatic with Steve Zissou. En el prefacio del nuevo libro de Mothersbaugh, Myopia, Anderson escribe que le gustaría trabajar con él en un proyecto completamente nuevo.

Mothersbaugh lleva años proyectando un parque y Anderson lo está presionando públicamente para que el proyecto se vuelva real; esperan un espacio donde la gente se divierta y se asuste, en ocasiones al mismo tiempo.

El trabajo de Anderson ya ha rebasado los límites de la gran pantalla con el libro The Wes Anderson Collection y esperamos que esta no sea la única vez que realice algo fuera del cine. Aunque el proyecto del parque es de Mothersbaugh, seguramente Anderson verá pronto la forma de hacer que Bill Murray aparezca en escena.

Te podría interesar:

Migrantes piden posada en el muro fronterizo de México con Estados Unidos

Por: PijamaSurf Mexico - 12/13/2014

Con humor y nostalgia, los migrantes cantaron las tradicionales estrofas navideñas para poner el tema migratorio en el centro

1118075

En México y Centroamérica la tradición de las posadas está muy arraigada. Estas últimas son un acto que memora, desde la visión cristiana, la víspera en que los padres de Cristo pidieron posada, justo la noche en la que María dio a luz. Recordando la vulnerabilidad en la que se encontraban y la solidaridad que buscaban, las posadas son, al menos en teoría, un acto común que recuerda la bondad y la compasión en tiempos navideños.

Las posadas en México y Centroamérica siguen siendo una tradición tan recurrente que, por ejemplo, casi ningún empleador deja de organizarlas para sus trabajadores. En este contexto cultural, un grupo de más de 200 migrantes pidieron “posada” a Estados Unidos, con las manos y los rostros pegados a los barrotes del muro fronterizo, por cierto, uno de los más vergonzoso de la historia, con más de 1000km de construcción. 

Los migrantes hicieron este acto simbólico como una manera de poner el tema migratorio en la mesa; muchos de ellos han quedado divididos después de su deportación, pues sus familias permanecen en Estados Unidos. En sólo 5 años han sido deportadas al menos 2 millones de personas, la mayoría latinos, que han quedado separados de sus familias. 

En esta tradicional posada llamada “Sin Fronteras”, organizada por agrupaciones de ambos países en el lago de San Diego, California, decenas de familiares se reunieron con sus parientes, separados por una barda que resulta casi ilusoria pero cruelmente verídica. Esta “pedida de posada” es un acto que apela a la solidaridad y la emancipación de cualquier barrera creada por los hombres.