*

X

¿Por qué las personas que fuman marihuana no se acuerdan de sus sueños?

Por: pijamasurf - 12/09/2014

Tal vez podemos ver a la cannabis como un sustituto en la vigilia para los sueños nocturnos; sin embargo, muchos investigadores amateurs del sueño vemos con desconfianza esta sustitución
Las tres esfinges de Bikini - Salvador Dalí

Las tres esfinges de Bikini, Salvador Dalí

Aunque algunas personas utilizan cannabis como ayuda para dormir, los efectos del THC sobre los ciclos de sueño pueden ser contraproducentes. Esto se explica al comprender que el sueño ocurre en varias fases, siendo las más importantes (aunque también las más misteriosas, pues sólo se saben generalidades al respecto) son el sueño profundo (o sueño de onda lenta) y la fase REM (rapid eye movement o movimiento ocular acelerado).

La fase REM es aquella donde el cerebro se encuentra más activo, y también donde ocurre la vida onírica. Algunos estudios han mostrado que la cannabis aumenta el tiempo que pasamos en la fase de sueño profundo, pero disminuye el tiempo que pasamos en REM. En otras palabras, la cannabis ayuda a algunas personas a dormir mejor, pero a costa de experimentar sueños menos vívidos.

También existe un interesante fenómeno en la vida onírica cuando un consumidor habitual de cannabis deja de usarla. Los usuarios frecuentes experimentan un aumento de la intensidad de la fase REM al dejar de usar cannabis, lo que se conoce como “efecto rebote”.

Es decir que cuando dejas de fumar, la intensidad y viveza de tus sueños aumenta, incluso inmediatamente: el efecto rebote se manifiesta entre 24 y 72 horas y dura entre 6 y 7 semanas.

El alcohol y otros medicamentos para el sueño también pueden tener un efecto rebote. Sin embargo, los investigadores no saben muy bien por qué necesitamos la fase REM: enfrentado a la privación de sueño, el cerebro privilegia la fase de sueño profundo (que es donde tiene lugar la regeneración celular y el descanso) en lugar de la REM.

Aunque hacen falta más estudios tanto sobre las fases del sueño como sobre la incidencia del THC y otras sustancias contenidas en la cannabis sobre nuestra vida onírica, lo cierto es que una baja de la fase REM está ligada a un mejor descanso, lo que puede ser bueno para ciertas personas, pero no para los onironautas. Tal vez podemos ver a la cannabis como un sustituto en la vigilia para los sueños nocturnos; sin embargo, muchos investigadores amateurs del sueño vemos con desconfianza esta sustitución: el sueño y el onirismo son mucho más potentes que cualquier sustancia que podamos utilizar, y lo mejor es que es producto de nuestro propio cuerpo.

Te podría interesar:

Esta aplicación registra automáticamente todo lo que ve y escucha tu teléfono durante el día

Por: pijamasurf - 12/09/2014

Tomar fotos y videos de manera automática y discreta sin agotar la batería de nuestros móviles ya es un hecho

Probablemente los smartphones sean el instrumento tecnológico más útil cuando de abusos de autoridad se habla. Tener a la mano una cámara de foto o video en el momento crucial de la arbitrariedad nos facilita evidenciar lo que no debe ser ignorado; nuestros teléfonos se han convertido en el testimonio de estos tiempos de crisis moral. Incluso a la hora de manifestarnos en las calles, filmar y retratar los acontecimientos resulta importante. No obstante, la batería de nuestros aparatos sigue siendo un problema al correr aplicaciones que devoran la energía en un corto periodo de tiempo.

Bajo estas nociones Jeff Myers, desarrollador de aplicaciones, ha diseñado Alibi, una app que registra constantemente los datos de localización de tu smartphone, enciende el micrófono automáticamente y toma fotos cada pocos segundos durante horas sin drenar significativamente tu batería. No muestra ninguna indicación de que algo se esté grabando; no hay notificaciones, no hay sonido o flash que delaten a la cámara, ni alguna otra alerta que dé señales del teléfono encendido. La aplicación está diseñada para ser una especie de "DVR para el teléfono"; se puede dejar encendido todo el día y guardar la última hora de lo registrado en cualquier momento. Después de 1 hora, el material grabado previamente se sobrescribe y se limpia a menos de que se indique que la información debe guardarse. Algo así como un artículo de espionaje de bolsillo.

Alibi

Aparentemente es una aplicación muy práctica y fácil de usar; sin embargo, la cuestión primordial del asunto es especular con qué fines sería utilizada por las personas. Myers dice que originalmente se diseñó para que los agentes de policía pudieran emplear sus teléfonos como una especie de cámara incrustada en sus cuerpos pero, en un gesto generoso por compartírsela al mundo, decidió ponerla a disposición del público en general. En su página web, la aplicación menciona su objetivo esencial: Alibi busca proporcionar evidencia de cualquier situación: de la arbitrariedad policíaca, la intimidación, los accidentes de vehículos, los altercados, las discusiones, el acoso laboral, las disputas legales, y mucho más. Por supuesto, no está demás imaginar que cualquiera podría usarla para grabar clandestinamente a otra persona con alguna intención enferma, un minucioso detalle que tal vez no se tomó en cuenta a la hora de lanzar al mercado este artículo de espionaje tan práctico que podría amenazar la intimidad de las personas.  

Retomando la parte positiva, esta aplicación también estaría resolviendo el problema de cualquier supratecnología que presuma calidad y novedad en sus aparatos móviles, pues la deficiencia principal de cada uno de ellos se centra en la batería y todo lo que no puedes hacer sin ella. Tal vez sea el momento de darnos cuenta que los programadores llevan la batuta del futuro en sus manos.