*

X

¿Por qué los médicos dejaron de administrar orgasmos a las mujeres histéricas?

Por: pijamasurf - 11/30/2014

La estimulación del clítoris era indicada en el tratamiento de la histeria por parte de la medicina occidental hasta hace 100 años

hysteria-patient

 

Por más escandaloso que parezca, hasta hace poco más de 100 años algunos doctores trataban a ciertas mujeres con estimulación manual del clítoris. Orgasmos eran administrados a mujeres a las que se les diagnosticaba con el misterioso cuadro de "histeria" (un diagnóstico que se remonta a Hipócrates). 

Rachel Maines habla sobre esta extraña práctica en su libro The Technology of Orgasm, la cual no era considerada como algo sexual, ya que el razonamiento consistía en que "al no haber penetración, entonces no había sexo". El tratamiento era indicado para detener una especie de fiebre. Así la frialdad médica que, sin embargo, tenía la calidez táctil para brindar el servicio de estimular el clítoris de las mujeres para combatir su histeria. Existen reportes de casos de estimulación orgásmica desde el siglo XVI.

La razón por la cual esta práctica fue descontinuada, según Maines, no tiene que ver con que los orgasmos hayan sido desacreditados como un tratamiento científico para la histeria, sino simplemente con la aparición en el mercado de los vibradores, los cuales se volvieron de uso común en casa en los años 20 e hicieron que los médicos consideraran su antiguo tratamiento como pornográfico. Fue hasta 1957 que los manuales de diagnóstico dejaron de incluir a la histeria.

Evidentemente, esta práctica revela cómo en 100 años ha habido verdaderamente una revolución en cuanto al conocimiento científico de la sexualidad (algo que antes era limitado por la religión). Por otro lado, más allá del sexismo primitivo de agrupar bajo un diagnóstico vago e impreciso a las mujeres histéricas, es un atisbo temprano también de la importancia de la sexualidad para la salud. Algo que hoy en día ha sido asimilado en diferentes ámbitos del conocimiento, particularmente a partir del trabajo de Freud (si bien el orgasmo femenino sigue mistificando a propios y extraños). Por cierto, relata Maines, Freud, el psiconaalista que "no sabía lo que querían las mujeres" no era muy bueno aplicando este tratamiento, por lo que encontró una causa alternativa para la histeria, la cual trataba hablando y ya no masturbando a las mujeres en terapia.

Te podría interesar:

Por qué hay tan pocas fantasías sexuales inusuales (GRÁFICA)

Por: pijamasurf - 11/30/2014

Gracias a que hay diferencia entre imaginar y llevar a cabo, la lista de fantasías sexuales es enorme y hay muy pocas que se consideren inusuales. Esta es la lista

Sexual_fantasies

Aunque varias teorías y planes de tratamiento utilizan las fantasías sexuales como una manera de identificar desviación, raramente describen cómo las fantasías referidas fueron determinadas como inusuales. De acuerdo con recientes estudios, “sólo hay dos fantasías sexuales que podrían considerarse como inusuales”.

El estudio encuestó a alrededor de 1,500 adultos que calificaron, de una lista de 55 fantasías sexuales, cuáles les interesaban más. Los investigadores encontraron que sólo hay dos fantasías estadísticamente escasas (sólo 2.3 de los encuestados las incluyeron en su lista): la bestialidad y la pedofilia. Todas las demás que se mencionaban en la lista (ver infográfico abajo) fueron elegidas varios números de veces, incluyendo orinar sobre tu pareja y usar ropa asociada con el sexo opuesto, aunque estas fueron las más raras.

Las fantasías más comunes de la lista fueron: querer sentir emociones románticas durante el sexo, la felación o el cunnilingus; tener sexo en una locación inusual o romántica; tener relaciones sexuales con alguien que no es tu pareja; masturbar a alguien que conoces.

Esta lista es mucho más importante de lo que aparente a primera vista. En el pasado, ese afán de utilizar las fantasías sexuales como unacalcetines-sexo manera de identificar desviación ha estigmatizado aquellos comportamientos y deseos, de la misma manera que la homosexualidad fue estigmatizada al ser enlistada como un desorden mental en 1973. Pero la lista deja claro que muchas más personas de lo que se cree sueñan con ser dominados por su pareja, por ejemplo, o ser sometidos.

Sin embargo, la distinción entre fantasía y realidad permanece. Es importante notarlo. De las mujeres que fantasearon con ser dominadas por sus parejas, la mitad dijeron que no querrían ser dominadas en la vida real. Pero la fantasía es una válvula de escape para estas pasiones sin necesariamente tener que actuarlas. Lo mismo sucede con la fantasía más común de todas: estar con alguien que no sea tu pareja. 56% de las mujeres y 83% de los hombres han tenido esta fantasía, según el estudio. El Dr. David Schnarch, un psicólogo clínico que se especializa en sexo y felicidad marital, dice que “los humanos somos animales sexualmente gregarios que también valoramos la vinculación de pareja. Las fantasías sexuales proporcionan variedad mental sin violar los lindes de la monogamia; al menos para la mayoría de los adultos maduros”.

Esta encuesta sólo demuestra que es común y sano que la variedad mental de las personas alcance un enorme rango de escenarios y situaciones, ya sea que los lleven a cabo o no.   

Screen shot 2014-12-01 at 11.58.38 PM Screen shot 2014-12-01 at 11.59.04 PM Screen shot 2014-12-01 at 11.59.22 PM