*

X

Las 7 maravillas del futuro turismo lunar (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/25/2014

Si la exploración espacial comienza con turistas lunares, estos lugares son fuertes candidatos para formar parte de una guía turística de nuestro satélite

Nuestra luna está solamente a 384 mil kilómetros de distancia, un espacio mucho más modesto que el del planeta más próximo, Marte, que está 150 veces más lejos. Es por ello que la Luna seguramente será la primera parada de la "colonización" humana de otros planetas.

Es divertido especular cómo será dicha exploración, para no llamarla necesariamente "colonización": uno puede pensar que, por las condiciones del mundo en este siglo, tal vez habrá viajes de exploración que serán eco de los aventureros de los siglos XV y XVI por el mar, pero que en el futuro serán los turistas. Imagínense: visitar el lugar donde aterrizó el Apolo 11, los grandes mares secos, los valles helados... He aquí una somera guía para esos turistas futuros:

1. El cráter Peary

Está ubicado en el polo norte de la Luna y debe su nombre al explorador Robert Peary, el primero en alcanzar el polo norte de la Tierra. Debido a su posición respecto al Sol, la luz nunca llega al fondo del cráter, pero la luz azulina de la Tierra lo ilumina tenuemente en ciertos momentos. Algunos astrónomos le dan el nombre de "las montañas de la luz eterna" porque, a pesar de que el fondo nunca reciba luz directa, sus picos más altos siempre tienen iluminación.

The Seven Wonders of the Moon

2. El cráter Copérnico

No lejos del centro de la Luna, este cráter de casi 100km de ancho (similar en tamaño al parque Yellowstone en Estados Unidos) puede verse desde la Tierra con un buen par de binoculares. Rodeado de un halo de blancura, el cráter mismo se extiende en medio de una planicie oscura. Este cráter nunca se llenó de lava, y los picos que le sirven de corona se alzan a más de 1km de altura.

The Seven Wonders of the Moon

 

3. Monte Pico

De forma piramidal, el monte Pico se alza 2.4 kilómetros sobre la planicie circundante, y es parte de un anillo de montañas formadas por el impacto de un meteoro.

The Seven Wonders of the Moon

 

4. El gran valle Alpino

Similar a una cicatriz, el gran valle Alpino se extiende por 166 km de largo y casi 10 km de ancho, dividiendo un enorme sistema de montañas. El valle no es sino una fisura o grieta en la superficie lunar, casi una arruga.

The Seven Wonders of the Moon

The Seven Wonders of the Moon

5. Rupes Recta

Se trata de un gigantesco acantilado vertical que se alza sobre el terreno plano circundante, por lo que su localización es sencilla desde la Tierra. En ocasiones se le llama "vías del tren", por la forma paralela y recta (como su nombre en latín, que significa "acantilado recto") a través de 120km. Su altura oscila entre los 300 y 400m.

The Seven Wonders of the Moon

6. El cráter Aitken del Polo Sur

El mayor cráter de la Luna tiene 2,500km de diámetro y 13km de profundidad. Es uno de los cráteres más grandes del sistema solar, lo que equivale aproximadamente a 3/4 partes de la longitud de México. El cráter se formó debido al impacto de un asteroide hace 1 millón de años, y sólo es posible observarlo a través de una nave espacial.

7. El Puente Natural

En la Tierra, los "puentes naturales" son formaciones rocosas creadas como resultado de la erosión del viento o el agua, lo que en el caso de la Luna no es posible. Este puente fue creado cuando un tubo de lava colapsó en dos secciones, dejando un puente de 18m de largo y tan ancho como una autopista en su lugar.

The Seven Wonders of the Moon

The Seven Wonders of the Moon

 

Te podría interesar:

Por qué las mujeres toman mejores decisiones bajo presión que los hombres

Por: pijamasurf - 10/25/2014

¿Las mujeres juegan a la segura? ¿Los hombres no saben comportarse racionalmente frente al estrés? Toda generalización es excesiva, pero algunos estudios sugieren que en situaciones de estrés, las mujeres toman mejores decisiones que los hombres

ww

Los hombres y mujeres tomamos decisiones similares cuando tenemos suficiente información, cuando evaluamos adecuadamente los riesgos potenciales y las ganancias esperadas. Pero el mundo, para hombres y mujeres, no siempre ofrece un marco adecuado para la toma de decisiones. "En la guerra como en el amor todo se vale", pero en la jungla corporativa parece que las mujeres se valen de mejores estrategias de toma de decisiones, apostando al resultado más seguro en lugar de arriesgarse innecesariamente. Existen numerosos estudios para respaldar esto.

Mara Mather es una neuóloga cognitiva en la Universidad del Sur de California, y junto a su colega Nichole R. Lightall encontraron que, bajo circunstancias "normales", hombres y mujeres toman decisiones de riesgo con resultados similares. Las "circunstancias normales" obedecen a riesgos evaluables y situaciones donde la indeterminación no es apabullante. Pero cuando el estrés entra en juego, las mujeres toman mejores decisiones.

En un experimento, se les pidió a los participantes (hombres y mujeres) que sacaran cartas de varios mazos. Algunas pilas de cartas eran "seguras" (pequeñas recompensas frecuentes) y otras eran riesgosas (mayores recompensas, pero infrecuentes). Hombres y mujeres tuvieron resultados similares. Luego de que los participantes sumergieron las manos en agua helada durante cierto tiempo (para generarles estrés), se les pidió que volvieran a sacar cartas.

Como resultado del estrés, los hombres sacaron 21% más cartas de los mazos "riesgosos", mientras que las mujeres se atuvieron al mazo "seguro". Los hombres tuvieron menos ganancias que las mujeres. Estudios similares han mostrado que los hombres tienden a tomar decisiones más riesgosas cuando se enfrentan a situaciones de estrés, mientras que en dichas situaciones, las mujeres actúan según los resultados más confiables.

El cortisol, la infame hormona del estrés, es un factor determinante en esta ecuación. Según Ruud van den Bos, neurobiólogo de la Universidad de Radboud en Holanda, existe una tendencia masculina al riesgo cuando se está bajo presión que puede explicarse por una subida en el cortisol; pero en el caso de las mujeres, un ligero aumento de esta hormona parece mejorar su proceso de toma de decisiones.

En casos reales este parece ser el caso. La firma Credit Suisse evaluó 2,400 compañías entre 2005 y 2011 (los cruciales años que precedieron y siguieron a la crisis financiera mundial), hallando que las grandes corporaciones con al menos una mujer en su mesa directiva tuvieron un desempeño 26% mejor en la toma de decisiones frente a una situación caótica que las compañías con mesas directivas dirigidas totalmente por hombres.

Podría argumentarse que las compañías dirigidas por mujeres tomaron pocos riesgos (es decir, que tuvieron pocas ganancias) en los años anteriores a la crisis, pero ese no parece ser el caso. Credit Suisse encontró que entre 2005 y 2007, tales compañías tuvieron un desempeño igual al de las dirigidas por hombres, enfatizando que, frente a la crisis, las compañías dirigidas por mujeres sortearon mejor la debacle. No por nada ejecutivas de alto nivel fueron llamadas durante ese periodo a dirigir Toyota o Yahoo.