*

X

Estas son algunas cosas que puedes hacer mientras sueñas

Por: pijamasurf - 09/12/2014

Este reciente estudio demuestra cómo nuestro cerebro puede aprender a resolver problemas durante el sueño. Quizá con esto puedas sentirte bien de dormir más horas que de costumbre

120920141721478524629_2

Para aquellos que duermen muy poco porque tienen demasiado trabajo, o para los que se quedan dormidos durante el trabajo, este estudio develó buenas noticias. Si entrenamos lo suficiente, un día podremos encontrarnos trabajando en nuestros sueños.

Según este estudio, publicado en Current Biology, las personas que están profundamente dormidas pueden responder a instrucciones verbales. Los investigadores piensan que esto explica por qué podemos despertar si alguien dice nuestro nombre o por qué nuestro despertador tiene más posibilidades de despertarnos que otros sonidos

El estudio primero grabó las ondas cerebrales de personas despiertas mientras se les pedía que identificaran palabras habladas, ya fuera de animales o de objetos. Después de cada palabra, el participante apretaba el botón derecho para animales o el izquierdo para objetos.

current_custom-84e9aae2cee536c01e806e934cbcc73aca852ca4-s3-c85El mapa cerebral mostró en dónde estaba teniendo lugar la actividad y qué partes del cerebro estaban siendo preparadas para responder. La preparación incluía, por ejemplo, escuchar la palabra "elefante" y luego procesar que el elefante es un animal. Los participantes hicieron esto hasta que la tarea se volvió automática.

Después, los investigadores arrullaron a los participantes para que se quedaran dormidos (los metieron a un cuarto oscuro y los acostaron en cómodos reposets), y les dijeron una nueva lista de palabras.

Esta vez sus manos no se movieron, pero la actividad cerebral fue la misma. Estaban procesando las palabras y eligiendo si eran animales o cosas. “De alguna manera, lo que sucede es que la regla que aprendieron y practicaron se sigue aplicando”, comentó Tristan Bekinschtein, uno de los autores del estudio.

Estos resultados, más allá de que pueden ayudar a un estudiante a memorizar verbos irregulares o a estudiar para un examen, son alentadores para aquellos que se servirían de poder programar su mente durante las horas de sueño para recabar información en general.

Hasta ahora, este tipo de actividad cerebral sólo está probada en tareas automáticas pero se espera que, en el futuro, se pueda probar que la mente incluso puede resolver problemas matemáticos durante el sueño.

“Es un pensamiento terrible, en el mundo moderno”, anota Bekinschtein, refiriéndose a las personas que se sienten orgullosas de no dormir mucho porque trabajan mucho. “Creo que, de alguna manera, estos experimentos empoderarán a la gente… el hecho de que podamos hacer cosas durante el sueño es muy útil”.

Te podría interesar:

Aterradora animación muestra cómo las cirugías plásticas destruyen el cuerpo (VIDEO)

Por: pijamasurf - 09/12/2014

¿Dónde están las fronteras entre la realidad de nuestro cuerpo, la imagen que tenemos de él y cómo la cultura del consumismo insiste en verlo?

supervenus

Esta animación está causando furor en la red. Mezcla dibujos de anatomía con medios quirúrgicos para mostrar, en tan solo 2 minutos, los estragos que la cirugía plástica puede hacer en el cuerpo de una mujer a través de los años. Es aterrador ver cómo la búsqueda de la perfección va sustituyendo los cuerpos por monstruosos engendros de silicón y botox.

Supervenus, el video creado por Frederic Doazan, no sólo muestra el cambio en un cuerpo sino cómo cada parte modificada va cambiando la mente, y como la imagen propia se va ajustando al punto de querer sobrecompensar, exigiendo cada vez más modificaciones para sustituir los "horrores" del tiempo.

Esta no es una crítica a cualquier modificación corporal, sino a sus excesos y a cómo los cuerpos se ven deformados frente al espejo de la cultura del consumismo. Son difusas la fronteras que dividen al cuerpo de la propia visión del cuerpo; no es lo mismo querer ajustar el cuerpo a una imagen interior (después de un accidente, por ejemplo, o en el caso de un cambio de sexo) que volverlo víctima de las exigencias de una sociedad que desde hace mucho es incapaz de tener una imagen coherente de sí misma.