*

X

Date unos minutos para recordar junto a Krishnamurti que no todo en la vida es trabajo (VIDEO)

Por: pijamasurf - 09/05/2014

El trabajo es una prisión para el espíritu si el espíritu no hace que el trabajo esté al servicio de la vida

Jiddu Krishnamurti fue uno de los maestros espirituales más populares de Occidente a mediados del siglo pasado. La suya es una historia de libertad de pensamiento sin precedentes (como en el difícil trance de desprenderse del maestro para convertirse en alumno de sí mismo).

En este video, Krishnamurti analiza desde una óptica de vitalidad espiritual los trabajos de 9 a 5 y, en general, el modo de vida que esta división del tiempo hace posible. Krishnamurti no deja de comparar ese horario con metáforas carcelarias. Habla del trabajo como una prisión, como una condena a la que ni siquiera un criminal debería someterse, contrariando así la ética protestante del Time is money.

"Nos interesa por entero la vida", dice Krishnamurti, "no sólo hacer carrera de 9 a 5. Pero estamos tan condicionados con esta idea que debemos trabajar y crear una estructura social que demande que trabajes desde la mañana hasta la noche... Todos somos tan tímidos, estamos tan nerviosos, asustados, ansiosos, queremos la seguridad que pensamos poder tener, la que no tenemos".

Podría decirse que el trabajo es una exigencia social pero que, salvo en los casos donde es expresión de una vocación (y por lo mismo, es don de acción al mundo), no hay nada de arrogancia en la postura de Krishnamurti: no se trata de dejar tu trabajo así como así (pero si lo decides, aquí hay un poco de inspiración bukowskiana), sino de plantearnos a nosotros mismos una relación sana con el trabajo y con nosotros mismos. La vida no sólo ocurre en horario de oficina.

También en Pijama Surf

Nuevo elogio de la pereza (el arte de no hacer)

Una diatriba contra el trabajo: la carta de Bukowski al hombre que le pagó por escribir

Te podría interesar:

La frágil y transparente belleza de los albinos (FOTOS)

Por: pijamasurf - 09/05/2014

Más allá de las particularidades médicas y la pigmentación de la piel, la fotógrafa Sanne De Wilde ha tratado de capturar el tipo de belleza particular que emana de los albinos, produciendo una serie de retratos de hombres y mujeres de todas las edades.

El proyecto Snow White busca retratar la frágil belleza de los sujetos, elaborando un delicado diálogo con la luz.

La piel de los albinos parece casi traslúcida, transparente, como de papel; la apuesta de De Wilde, paradójicamente, ha sido la de dar consistencia a la transparencia del albinismo:

"Trato de presentarlo como un estado físico frágil, una máscara no deseada, pero al mismo tiempo como una poderosa metáfora para el 'otro'... Ellos se convierten en metáfora, en símbolo para los estereotipos; ellos magnifican la idea errónea de la debilidad humana y la fragilidad física, pero también de una belleza no terrenal y arrebatadora".