*

X

¿No dormiste bien ayer? Aquí un inusual truco para que no afecte tu desempeño

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2014

Una forma de mejorar nuestro rendimiento después de una mala noche podría ser recurrir al placebo

A todos nos ha pasado: una noche de insomnio o simplemente falta de sueño de calidad por factores incontrolables nos coloca en un aprieto al siguiente día, especialmente cuando tenemos que rendir y realizar algo importante. ¿Cómo evitarlo? Muchas personas toman café o incluso estimulantes para poder desempeñarse efectivamente bajo presión --pero esta solución tiene numerosos efectos colaterales que van desgastando nuestro organismo. 

Existe otra posibilidad más suave. Una realizada por psicólogos del Colorado College muestra que sólo alterar lo que una persona cree sobre la forma en la que durmió puede tener efectos significativos en su agilidad mental. En otras palabras, cuando se logra hacer pensar a alguien que durmió bien, su funcionamiento cognitivo no resiente la privación de sueño. Esto ocurre debido al (cuasi-omnipotente) efecto placebo.

Los investigadores pidieron primero a los sujetos del estudio que reportaran las condiciones en las que habían dormido el día anterior. Luego se les asignó aleatoriamente un puntaje de "superior al promedio" o "inferior al promedio" y se les sometió a una medición en un aparato, el cual se les dijo que podía medir la calidad del sueño de la noche previa conforme a la frecuencia cardíaca y las ondas cerebrales (el aparato también era placebo). Así, el experimentador calculó un porcentaje de sueño REM bajo un parámetro de 25% superior al promedio y menos de 25% inferior al promedio. 

Los participantes, después de recibir su puntaje, completaron un examen de función cognitiva. Los resultados mostraron que manipular la percepción de la calidad del sueño afectó los resultados de las pruebas que contestaron los participantes, no obstante qué tan bien habían dormido en realidad. Los resultados finales fueron consistentes con los efectos reales de la privación del sueño en el funcionamiento cognitivo.

Evidentemente, esta ilusión creada por los investigadores es difícil de replicar cuando una persona es despertada por los matrillazos de su vecino o cuando recuerda haber llegado a las 4am después de una noche de copas (en esos casos, sería efectivo que alguien nos diera una bebida de cafeína placebo, algo que también se ha documento científicamente como una forma de mejorar el desempeño cognitivo). Pero existen algunos casos en los que el sueño se difumina en la memoria y no sabemos si dormimos tres horas o en realidad fueron cinco, o no sabemos si estamos realmente cansados o sólo nos estamos despabilando. En esos casos, repetirnos que creemos que sí dormimos bien puede ser muy útil. Tan útil como saber cómo funciona la mente humana y el poder que ejerce el placer sugerente (el placebo), siempre un vehículo para autoprogramarnos.

Te podría interesar:

El problema de que las farmacéuticas se beneficien de crear enfermos crónicos

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2014

Hay un profundo conflicto de intereses en la industria farmacéutica, que hace que los enfermos sean tomados como clientes para toda la vida

farma1

Monica Müller es una homeópata, escritora y expublicista que ha cobrado cierta relevancia en Argentina. En su nuevo libro, Sana Sana, la industria de la enfermedad, plantea algo que ya hemos discutido antes aquí: cómo las farmacéuticas, en muchos casos, están más interesadas en prolongar las enfermedades que en curarlas, para poder seguir vendiendo medicamentos a un paciente-cliente toda la vida. El Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts ha afirmado que a las farmacéuticas no les interesa desarrollar medicamentos que curan enfermedades ya que esto no es rentable; buscan medicamentos cronificadores. Existe un conflicto de interés sistémico cuando hay más dinero creando enfermos que curando.

Entrevistada por el diario La Nación, Müller dijo que las farmacéuticas y cierta parte de la industria médica que recibe beneficios suelen "inventar enfermedades con el objeto de ampliar el mercado hasta que todos se vuelvan enfermos". Esto ha creado un modelo de salud en el que las medicinas sólo "reprimen síntomas" y en el que impera el "uso irracional de antibióticos" (quizás el más serio problema en la salud mundial, habiendo creado en el microbioma humano, un desastre ecológico similar a lo que ocurre en la Tierra) por lo que debemos "desaprender" este paradigma.

"La sinergia entre la exigencia del paciente, el cansancio del médico y la presión del laboratorio termina por hacer de cualquier persona sana un enfermo y de cualquier enfermo, un enfermo grave", señaló. Müller también habló sobre los efectos nefastos de la publicidad farmacéutica, que "lleva a que si alguien está cansado, automáticamente piense en una aspirina", medicamentos de fuertes efectos colaterales de fácil acceso y ubicua presencia, que se han "convertido en un producto de consumo, que se asimila a un cosmético o a una golosina". La cultura de la pastilla ha hecho que la respuesta automatizada lleve a las personas a preguntarse ante cualquier problema "¿Qué tomo?", en vez de "¿Qué hago?", siendo que la salud es una cuestión integral que tiene que ver con una serie de factores que incluyen aspectos psicoemocionales y se benefician de una cierta actitud proactiva, no de descansar en el milagro científico de la pastilla.

Lee la entrevista completa.