*

X

Experimento científico podría comprobar que el mundo es un holograma

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/28/2014

Probando la Matrix: lanzan experimento que sondeará el límite digital del espacio-tiempo para determinar si vivimos en una proyección holográfica

FERMILAB1

En los últimos años, la ciencia ha empezado a considerar seriamente la posibilidad de que nuestro universo sea la proyección holográfica emitida desde el horizonte de sucesos de un agujero negro. Esta hipótesis, sin embargo, es una versión moderna de una idea recurrente en la historia del pensamiento: que el universo es una ilusión y que vivimos en una construcción artificial.

Científicos del Fermi National Laboratory de Illinois han lanzado recientemente un experimento en el que buscan saber cómo almacena información el universo, para poder determinar si vivimos en un holograma bidimensional (que ilusoriamente percibimos como un mundo tridimensional). "En el mismo sentido en que el personaje de un programa de TV no sabría que su mundo aparentemente en 3D sólo existe en una pantalla en 2D, podríamos no saber que nuestro espacio en 3D es sólo una ilusión. La información de la totalidad del universo podría estar codificada en pequeños paquetes bidimensionales", señala el comunicado de prensa.

El experimento busca detectar esos paquetes de información 2D de los cuales la realidad en 3D sería una representación. Cuando uno se acerca mucho a una pantalla se pueden observar los pixeles, pequeños puntos de data que conforman la imagen que vemos a distancia. El experimento parte de la hipótesis de que el espacio tiene un tamaño de pixel de 10 billones de billones de veces más pequeño que un átomo, lo que se conoce como la escala de Planck.

El director del Fermilab, Craig Hogan, explica que se intenta descubrir si el espacio-tiempo es un sistema cuántico al igual que la materia y está compuesto, por así decirlo, de partículas de información y tiene un aspecto digital. "Durante cientos de años hemos asumido que el espacio está hecho de puntos y líneas. Pero tal vez eso no es correcto --quizás está hecho de ondas, de la misma manera que la materia y la energía".

Como si se tratara de un ejercicio de ciencia ficción (pero no), los investigadores del Fermilab han construido un aparato que llaman holómetro, el cual consiste de dos rayos láser de alta intensidad que son fragmentados y enviados perpendicularmente por dos brazos de 40m. Después, en la punta de estos brazos, los rayos son regresados y son recombinados. La idea es que cuando los rayos hacen contacto con el "fragmentador" (splitter, en inglés), este aparato debería moverse de cierta forma haciendo que el brillo de los rayos fluctuara. Esta fluctuación luego sería analizada para determinar si ha entrado en contacto con lo que llaman "ruido holográfico" (o quantum jitter), que serían los mismos bits cuánticos que codifican el holograma del universo. De toparse con este "jitter" o fluctuación informática, se podría decir que vivimos en un espacio-tiempo holográfico; nos habríamos topado también con el límite de lo que podemos medir en nuestro universo. El holómetro está diseñado para descartar otro tipo de vibraciones, como la radiación de fondo o las emitidas por otros aparatos electrónicos

Hogan y su equipo creen que en un año podrán tener los primeros resultados.

 
Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 08/28/2014

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.