*

X

Bañista es perseguido por cocodrilo gigante en México (VIDEO)

Por: PijamaSurf Mexico - 08/19/2014

Captan el momento en que un hombre es perseguido persistentemente por un cocodrilo enorme

 

Todos en algún momento, al menos en la infancia, hemos imaginado un momento épico de inminente peligro con algún animal salvaje. Pero a un hombre que se lanzó a nadar en la reserva Sian Ka’an de la Riviera Maya, el anterior ejercicio lúdico se le hizo real, al ser perseguido persistentemente por un gran cocodrilo que en momentos parecía desistir y sólo flotar pero, de pronto, el juego visual develaba que en realidad estaba acercándose al hombre.

Las personas que grabaron el video arrojaron objetos al agua para distraer al animal, una estrategia espontánea, que de hecho ayudo a salvar al sujeto.

Te podría interesar:

Cuando Robin Williams se dejó poseer por el espíritu de Walt Whitman

Por: pijamasurf - 08/19/2014

De entre las muchas cosas que el recién fallecido actor legó a su audiencia, una importante fue el haberse dejado traspasar por el espíritu del bardo Whitman y despertar la curiosidad poética en miles de jóvenes que lo presenciaron

Walt Whitman

Aprovechando este furor desmedido por publicar notas sobre Robin Williams, y sea cual sea la opinión de cada uno acerca del actor, entre sus legados hay uno que hay que agradecer y destacar: el haberle enseñado a tanta gente el poema de Walt Whitman “O Captain! My Captain”.

Williams, por supuesto, no escribió la película La sociedad de los poetas muertos (1989), ni la escena en la que, como personaje central, instruye a sus alumnos a llamarle “O Captain! My Captain”, pero sí logra transmitir algo de ese sentimiento lírico y trágico que evoca el poema de Whitman. Y gracias la popularización de la película y al épico momento que vemos abajo, el poema llegó a manos de muchos jóvenes que quizá de otra manera no lo hubieran conocido.

 

 

Whitman escribió este poema en 1865 como una elegía acerca del asesinato del presidente Abraham Lincoln. Y aunque no es uno de sus mejores poemas, cumple un propósito histórico y emocional necesario. El poema entero es una metáfora extendida sobre la orfandad que se vive tras perder a alguien que nos daba guía y seguridad en el camino, como lo haría un capitán en el mar. Whitman nos presenta una rueda entera de realidad en sólo unas cuantas líneas. Vamos de la emoción de ver al Capitán al fin llegando a puerto después de su “azaroso viaje”, donde lo esperan tropeles de campanas, ramos, coronas y cintas, a darnos cuenta de que el Capitán ha regresado, pero “extendido, helado y muerto”. Una buena metáfora de navegación, después de todo, es siempre bienvenida en el imaginario general.

Tras la muerte de Whitman, varios escritores de la generación beat, quienes guardaron especial cariño y admiración por el bardo, se referían a él como “My Captain”. Y más allá de que Robin Williams haya esparcido el amor por este poema gracias a la pasión y el drama con que representó a su personaje, permitió (quizá sin saberlo) que Whitman se asomara tras la pantalla por un momento, viajando en el tiempo con su barba enorme y gris, con su mirada de loco, y despertara cierta curiosidad poética en una audiencia desprevenida. Sin duda, uno de sus legados más prominentes.