*

X

Aparece en el horizonte de la física una "teoría del todo"

Por: pijamasurf - 06/12/2014

La 'teoría de los constructores' busca ser un marco común que una la teoría cuántica con la relatividad general. Por primera vez, nos acercamos a la formulación de una "teoría del todo"

 deutsch

 Una vez que has eliminado lo imposible, lo que sea que permanezca, por muy improbable que sea, debe ser la verdad.

Sherlock Holmes (Sir Arthur Conan Doyle)

La 'teoría de los constructores', una de las nuevas teorías que aspiran a conformar una “teoría del todo", fue descrita por primera vez en 2012 por David Deutsch, un físico cuántico de la Universidad de Oxford. Su objetivo era encontrar un marco que pudiera juntar todas la teorías físicas determinando un conjunto de “meta-leyes” que describan qué es lo que puede suceder en el universo y qué está prohibido. En un trabajo publicado en arXiv, la teoría de los constructores reclama su primer triunfo al unificar dos teorías que describen el procesamiento de la información en el reino de lo macroscópico y el terreno de lo subatómico.
 
Cuando los científicos computacionales quieren describir cómo la información puede ser codificada y transmitida eficazmente a través de ruidosos medios físicos que pueden corromperla, hacen uso de una teoría desarrollada por el matemático y criptógrafo estadounidense Claude Shannon en los años 40 del siglo XX. Por otro lado, los físicos intentan construir computadoras cuánticas que puedan explotar las peculiares propiedades del mundo subatómico para realizar tareas mucho más rápido que una computadora convencional.
 
El problema es que no solo los principios de información de Shannon son inaplicables en el terreno de lo cuántico, sino que ni si quiera se sabe exactamente lo que la “información cuántica” es y de qué forma se relaciona con la información clásica. Hasta ahora, los avances que han llevado al desarrollo de la computación cuántica se han encontrado prácticamente tanteando en la oscuridad del azar, pues no hay una teoría que guíe la búsqueda.
 
Deutsch delineó en 2012 su teoría de los constructores, que cree que puede proveer un terreno común para el encuentro de los dominios clásico y cuántico. De acuerdo con esta teoría, los componentes más fundamentales de la realidad son entidades (“constructores”) que realizan tareas específicas según una serie de leyes que definen cuáles tareas son posibles y cuáles no. Una tetera, por ejemplo, puede ser considerada un constructor que puede desempeñar la tarea de calentar agua.
 
Lo que hace esta teoría es remitir todo a un simple manual de tareas. Deutsch y Chiara Marletto (coautora del último trabajo sobre esta teoría) basan su descripción de la información en una tarea básica que es posible en los sistemas clásicos, pero imposible para los sistemas cuánticos: la habilidad de generar una copia. Desde los años 80, los físicos saben que es imposible hacer una copia exacta de un estado cuántico desconocido. La pregunta es, entonces, ¿qué tarea se puede realizar en ese sistema que lo haga equiparable con la teoría de Shannon? 
 
Para esto, Deutsch y Marletto utilizan el concepto de “superinformación” como un medio común que codifica mensajes que especifican estados físicos particulares (en este caso, uno en que realizar una copia es posible y otro en el que no). Descubrieron que un subtipo especial de medio de superinformación despliega las propiedades asociadas con el procesamiento de la información cuántica cuando se le niega la tarea de copiar.
 
El equipo demostró que, cuando se restringe la posibilidad de generar una copia, una serie de nuevas propiedades comienzan a emerger. Por ejemplo, medir el estado de un medio de superinformación lo perturbaría pero, como no se puede generar una copia de cierto estado del medio de superinformación, surge cierta incertidumbre en el resultado de la medición.
 
El equipo también ha demostrado que el entrelazamiento cuántico (esa extraña propiedad que une a dos objetos cuánticos de tal manera que actúan en conjunto sin importar qué tan alejados estén) surge naturalmente una vez que la restricción de no copiado está en su lugar. La propiedad crucial de estos sistemas que contienen dos estados en entrelazamiento cuántico es que la información guardada en el sistema combinado es mayor a la información que puede ser obtenida con sólo examinar uno de los miembros del par.
 
En su trabajo, Deutsch y Marletto demuestran que la información puede ser codificada en dos medios de superinformación de forma que sea imposible recuperarla midiendo cada subsistema por separado. En pocas palabras, se puede leer un sistema clásico conformado por varios estados cuánticos, pero no un sistema cuántico particular. De modo similar, en un sistema clásico el entrelazamiento cuántico es imposible.

Pasará algún tiempo para comprobar si la teoría de Deutsch es realmente exitosa a la hora de unir las teorías de la información clásica y cuántica. Pero, si se comprueba su efectividad, será un paso importante para Deutch en su cacería de la largamente buscada gravedad cuántica (una teoría que una la teoría cuántica y la relatividad general).

Se cree que la teoría de los constructores tiene el potencial de generar meta-leyes que la relatividad general y la teoría cuántica deben obedecer. “Las meta-leyes son criaturas más estables, que pueden sobrevivir a las revoluciones científicas”, opina Dean Rickles, filósofo y físico de la Universidad de Sydney.

Te podría interesar:

La Copa del Mundo ya tiene asegurado un ganador: El narcotráfico

Por: pijamasurf - 06/12/2014

Durante la Copa del Mundo, Brasil bien podría consolidarse como el país con mayor consumo de cocaína a nivel mundial

140611_coke

Como cada cuatro años, una vez más la Copa del Mundo demuestra su capacidad para, literalmente, absorber la atención de una buena porción del planeta. Millones de personas depositan tiempo, atención y dinero mientras se entregan al máximo evento del deporte más popular del mundo. Entendiblemente, la pasión del público apuesta por sus respectivas selecciones nacionales –incluso si tienen pocas probabilidades de obtener la copa– pero, en cuanto van siendo eliminados la mayoría de los contendientes, nos remitimos a los mismos cuatro o cinco equipos que se reafirman como candidatos tradicionales.

A pesar de que el grupo de posibles ganadores es reducido, lo cierto es que no es fácil determinar quién es el máximo favorito de la edición en curso. En cambio, en muchos de los planos extrafutbolísticos que rodean este torneo, se definen, desde mucho antes, los ganadores indiscutibles: los "patrocinadores oficiales", los organizadores y aquellas hebras complementarias del mercado que se genera en torno a la Copa del Mundo tienen asegurado su triunfo. Y entre estos se encuentra el narcotráfico.

Los cárteles dedicados al tráfico de drogas en Sudamérica, especialmente los de Perú y Bolivia -por cierto, dos de los mayores productores de cocaína en el mundo-, vieron catapultarse la demanda de esta sustancia en diversas ciudades brasileñas como parte de los preparativos mercantiles para recibir y saciar las necesidades de consumo de aproximadamente 600 mil visitantes foráneos. Cabe recalcar que, de acuerdo con Jaime Antezana, catedrático de la Universidad Católica de Lima y especialista en el tema, Brasil se ha consolidado como uno de los principales consumidores de coca en el mundo -de hecho, como el número dos-, y con el refuerzo de los cientos de miles de turistas, por lo menos durante este verano podría fácilmente ubicarse como el mayor consumidor a nivel mundial, incluso por delante de Estados Unidos.     

Screen Shot 2014-06-15 at 8.47.08 PM

Los traficantes brasileños saben que durante la Copa del Mundo los controles serán más laxos, y se han preparado para un verdadero festival de consumo de cocaína. 

El General Vicente Romero, director de la DIRANDRO (agencia anti-drogas de Perú), advirtió que las actividades de tráfico de drogas se intensificaron notablemente en días previos al arranque de la justa mundialista. Al parecer, la ruta consiste en mover coca, por vía aérea, de este país a Bolivia, desde donde, en conjunto con la que se produce también ahí, se envía a Brasil por tierra. Recordemos que el anfitrión mundialista mantiene frontera con los tres principales productores de coca en el mundo –además de Bolivia y Perú, también es vecino de Colombia–, y lo más complicado es que buena parte de la franja fronteriza corresponde a regiones selváticas, lo cual imposibilita el control. Además, el incremento exponencial de la demanda de cocaína al ingresar a territorio brasileño provoca que, a pesar de la cercanía entre los productores y los consumidores, la sustancia se revalúe %1000, proporción que seguramente aumentará durante estas semanas. 

Así que, independientemente de a qué equipo favorezca la metafísica -ingrediente característico y afortunado del futbol-, más allá de Messi, Pirlo, van Persie o Neymar, de los árbitros, los patrocinadores y cualquier otro actor partícipe, la Copa del Mundo 2014 ya tiene un indiscutible triunfador: la mafia –en este caso nos referimos a los traficantes de drogas, pero podríamos también incluir a los organizadores y, en general, a otros grupos que aprovechan estos pretextos para mitigar su insaciable voracidad de dinero y poder-.