*

X

Implante cerebral hace que un hombre se vuelva fan de Johnny Cash

Por: pijamasurf - 05/23/2014

Extrañamente, un hombre ha desarrollado un gusto incontrolable por la música de Johnny Cash después de que le implantaran un dispositivo de estimulación cerebral

cash-head2

En un trabajo publicado en Frontiers in Behavioral Neuroscience, Mariska Mantione y sus colegas describen el caso de “Mr. B”, un hombre de 58 años que sufría un severo trastorno obsesivo compulsivo desde los 13 años. Después de intentar aliviar la angustia de Mr. B con numerosos medicamentos y psicoterapia, se recurrió al último recurso: lo sometieron a estimulación cerebral profunda, colocando electrodos en su núcleo accumbens.

El tratamiento funcionó tan bien que la angustia desapareció por completo y Mr. B sintió que su espíritu había sido finalmente liberado después de un largo encierro. Se sentía confiado, calmado y tan diferente que parecía ser una versión nueva de sí mismo. Pero no sólo desaparecieron sus síntomas, sino que se produjeron cambios en su gusto musical.

Antes llegó a apreciar a los Rolling Stones, aunque no era realmente un gran melómano. Sin embargo, medio año después de la cirugía, todo el mundo empezó a enterarse de que Mr. B era ahora fan de Johnny Cash. Había estado escuchando la radio cuando de pronto sonó “Ring of Fire” y sintió que algo se movía dentro de él. Inmediatamente buscó más canciones de Cash; necesitaba escuchar de nuevo esa voz cruda y grave.  

Una vez que la voz de Cash entró por sus oídos, no pudo dejar de escucharlo; pensaba en esas canciones día y noche. Compró todos sus álbumes y DVDs; Cash lo transportaba a un paraíso particular que de pronto se había abierto entre la maleza de sus obsesiones. No había necesidad de escuchar nada más; ninguna otra música le importaba.

Lo más increíble es que, cuando al implante colocado en su cerebro se le agota la batería, Mr. B parece retornar a sus gustos musicales anteriores, olvidándose casi por completo de Mr. Cash. Pero, ¿qué quiere decir esto? Podemos argumentar que la estimulación del núcleo accumbens hizo a Mr. B más receptivo a la música (de hecho, el accumbens está involucrado en el placer y la motivación) pero, ¿dónde queda Johnny Cash en todo esto?

La mente es un laberinto; apenas crees haber descifrado su lógica, vuelves a perderte. Pero así como puedes recorrer obsesivamente una y otra vez los mismos caminos, un día encuentras una puerta que te lleva al bar en donde Johnny Cash sigue tocando.

Te podría interesar:

Una chica se vengó de sus compañeros de clase regalándoles cupcakes rellenos de semen

Por: pijamasurf - 05/23/2014

En ocasiones, el bullying escolar tiene consecuencias terribles e hilarantes en la misma medida

revenge

El sabor de la venganza culinaria ha sido imaginado por Ovidio como las entrañas del hijo que Filomela da a comer al rey Tereo, o como Cartman en South Park, quien alimenta con trozos de sus padres a un chico que odiaba. Pero el nivel de venganza que alcanzó esta chica de Bakersfield, California, sobrepasa los umbrales de la hilaridad y el asco, creando una de esas historias que sólo podrían darse en el extraño mundo en el que vivimos hoy en día.

La chica de preparatoria era, como muchos estudiantes, víctima de acoso escolar (bullying), por lo que un día decidió crear un caballo de Troya en forma de cupcakes, deliciosos pastelillos en donde incrustó vello púbico, comida expirada, salsa de soya, mayonesa, salsa BBQ e incluso semen, si ha de darse por bueno el testimonio de uno de los estudiantes que se comieron los cupcakes.

Los bullies denunciaron a la repostera con la policía, quienes no pudieron confirmar la presencia de semen en los pastelillos debido a que estos habían sido desechados (o ingeridos) previamente. Desde entonces, la Centennial High School ha cancelado todos los talleres de cocina de la escuela.