*

X

Corrupción en Brasil 2014: el lado oscuro del jogo bonito

Por: pijamasurf - 05/20/2014

El estadio Mane Garrincha de Brasilia es el segundo más caro del mundo; sin embargo, la ciudad no tiene un equipo de futbol local

Brazil_Corruption_and_the_Cup-0f073

La Copa del Mundo Brasil 2014 está a la vuelta de la esquina, pero no todos están tan emocionados por que empiece la magna fiesta del balompié mundial: Associated Press ha publicado un reporte en donde se dan a conocer los altísimos costos de los preparativos y la corrupción rampante que ha imperado desde hace años en Brasilia, y que culmina con la construcción del segundo estadio de futbol más caro del mundo en una ciudad sin equipo local.

Y es que el estadio Mane Garrincha en Brasilia tuvo un costo de unos 900 millones de dólares, apenas por detrás del estadio más caro jamás construido, el de Wembley en Inglaterra, que costó 1.25 mil millones de dólares. Ni siquiera se trata de una inversión a largo plazo para la ciudad, pues Brasilia ni siquiera tiene un equipo profesional de soccer local.

Auditores citados por AP afirman, por ejemplo, que el costo de transportación de las gradas tenía un presupuesto de 4,700 USD, pero el consorcio encargado (Andrade Gutierrez) de la construcción cobró 1.5 millones al gobierno brasileño, 318 veces el costo original.

Andrade Gutierrez se hizo de hasta 1/4 del presupuesto asignado a la copa del mundo (que suma un total de 11.5 mil millones de dólares) gracias a que en 2008 la empresa contribuyó con más de 70 mil dólares para los costos de elecciones municipales, según AP. Cuando se supo qué ciudades serían sedes de la Copa del Mundo, Andrade Gutierrez aumentó sus contribuciones a 37.1 millones, lo que según AP es una clara mancuerna de corrupción entre la empresa y el gobierno local.

Y es que los políticos brasileños (como la mayoría, por otro lado) no son de fiar: según el grupo independiente Focus on Congress, 40% de los miembros del Congreso en Brasil están siendo investigados por diversos delitos, entre los que el lavado de dinero y malversación de fondos no son los más graves.

A pesar de eso, la Copa del Mundo llegará nuevamente y se irá al poco tiempo, dejando una ciudad con un estadio perfectamente inútil, además de una muestra más de la rampante corrupción que asola las finanzas públicas en el continente. El jogo bonito tiene facetas lamentables.

Te podría interesar:

Dos artistas mexicanos revitalizan la cara marginada de Coachella (FOTOS)

Por: PijamaSurf Mexico - 05/20/2014

Las pinturas evocan la presencia latina en el sitio

Coachella es hoy sinónimo de coolness por su afamado y ex-indie festival. Los miles de jóvenes que visitan el valle por el evento anual de música esperando una catarsis de música y fashion, no son en realidad la cara más cotidiana de Coachella. En esta región viven miles de trabajadores agrícolas que, en muchos casos, soportan condiciones marginales. Obviamente, esta cara del sitio no hace noticia cuando los grupos indies del planeta se agrupan para sonar su música.

Los artistas callejeros oriundos de Indio, California, Armando Lerma y Carlos Ramírez, viven el lado marginal de Coachella. Los miles de trabajadores agrícolas del sitio son personas que trabajan duro para sobrellevar sus vidas. En un abierto intento por revitalizar la zona, y hacer conciencia en un entorno marcado por la farándula de unos cuantos días crearon el Arts-driven community revitalization Project el 21 de Marzo, día en que se conmemora al inmigrante y activista mexicano César Chávez; decenas de murales reaniman hoy la zona.

El proyecto es un acto empático con los habitantes y agricultores, y abrirán la primer galería de arte en el pueblo para acercar la cultura a los pobladores: la Date Farmers Art Studios. Los artistas que intervinieron los murales tienen raíces latinoamericanas y son de latitudes como Arizona, Brasil, México, Cambodia, España, Los Ángeles y Texas.

Entre los street-arteros se encuentran los artistas mexicanos Sego y Saner. Las pinturas evocan la presencia latina en el sitio y a la forma de vida de los granjeros locales. La imagen completa de Coachella está lejana al glamour pero, en cambio, resulta mucho más honesta que el despliegue de juventud brandeada que este lugar aloja cada año.