*

X

5 prestigiosos economistas dan 5 razones para terminar la guerra contra las drogas

Por: pijamasurf - 05/28/2014

Reconocidos especialistas en economía y otras materias se reunieron recientemente en la London School of Economics para debatir los efectos de la llamada “guerra contra las drogas”, y concluyeron que es hora de anunciar su fracaso y buscar otras medidas para combatir el narcotráfico

guerra_drogas

La “guerra contra las drogas” es un término originado en Estados Unidos para dar nombre a la política militar, económica, de seguridad pública y otros ámbitos gubernamentales afines con los que la administración de Richard Nixon inició el combate al narcotráfico a nivel continental. Desde entonces, esta estrategia ha permitido un control amplio, en muchos momentos intervencionista, al interior de la propia sociedad estadounidense pero, sobre todo, en países de la región, por la vía de cuantiosos presupuestos (como la Iniciativa Mérida) o de presencia militar manifiesta (como es el caso de Colombia).

En este sentido, en años recientes han surgido muchas voces críticas, de reconocido prestigio, que señalan el fracaso evidente esta política en relación con el tráfico y el consumo ilegal de sustancias prohibidas ―marihuana, cocaína, psicoactivos, etc.― y, en cambio, sus efectos negativos en las sociedades en donde sucede esta guerra contra las drogas, la cual se ha llegado a considerar una guerra contra la población, en la medida en que se observa que los grandes intereses y poderes permanecen intactos (digamos, las ganancias económicas que el narcotráfico genera), pero otros indicadores como el número de homicidios, personas desaparecidas, tráfico de seres humanos y otros, aumentan. Dicho de otro modo: la punta de la pirámide continúa disfrutando de los beneficios, mientras que la base asume los costos.

Recientemente, cinco especialistas ganadores del premio Nobel de Economía se reunieron junto con otros académicos para debatir el tema. El encuentro tuvo lugar en la London School of Economics y, en general, se trató de un balance amplio sobre los beneficios y los perjuicios que la guerra contra las drogas ha implicado en Estados Unidos y en países de Asia, África y América Latina. Y la conclusión es clara: “Es tiempo de terminar la ‘guerra contra las drogas’ y redirigir masivamente esos recursos a políticas efectivas de evidencia clara y sostenidas en análisis económicos rigurosos”.

El reporte puede consultarse completo en este enlace (PDF, en inglés), pero aquí compartimos cinco razones puntuales que estos académicos han dado para acabar ya con esta perniciosa política pública.

 

1. El costo social de la adicción a las drogas es desigual

¿Por qué el nivel de violencia asociada con el narcotráfico es tan diferente en Estados Unidos y países como México o Colombia? El consumo de drogas, señalan los académicos, genera costos, pero no son los consumidores quienes los pagan. Costos que, además, aumentan conforme la prohibición y sus sanciones se vuelven más rigurosas.

 

2. La guerra global contra las drogas es notablemente infructuosa

Luego de varias décadas, es posible advertir la pobreza de resultados de esta política. Las drogas continúan transitando por todo el mundo, a pesar del mucho dinero gastado para “impedirlo”. Y esto es evidente.

 

3. La guerra contra las drogas tiene “costos constitucionales” para la democracia

Dado que esta política es esencialmente represiva y persecutoria, otro de sus efectos se encuentra en las relaciones jurídicas entre individuos y gobiernos. En México, por ejemplo, el ataque al ”crimen organizado” ha derivado en leyes que otorgan poderes extraordinarios a las fuerzas policíacas y, por otro lado, minan los derechos más elementales de una persona.

 

4. El problema estadounidense del encarcelamiento masivo podría volverse global

Actualmente Estados Unidos enfrenta un problema en sus cárceles, pues se ha convertido en el país que proporcionalmente tiene a más personas en prisión a causa, sobre de todo, de crímenes relacionados con drogas. Ernest Drucker, epidemiólogo de la Universidad de Columbia, aseguró en el encuentro que el sistema carcelario del país es “socialmente tóxico” pues daña la salud de una población, afecta la vitalidad de una familia y estropea las estructuras sociales, comunitarias y de responsabilidad mutua a escala masiva. Si la guerra contra las drogas persiste y una persona puede ser encerrada incluso por un delito menor como la posesión para consumo individual, este problema podría llegar a otros países.

 

5. Los servicios públicos de salud no reciben los fondos necesarios

En comparación con el presupuesto asociado con el combate a las drogas bajo esta política (en promedio, 100 mil millones de dólares anuales), los servicios públicos de salud palidecen; y esto a pesar de que se ha comprobado la efectividad de las medidas preventivas contra las adicciones.

Te podría interesar:

Mexicanos crean casco que muestra cómo aprende el cerebro

Por: PijamaSurf Mexico - 05/28/2014

Se trata de un dispositivo que puede mostrar el estado del cerebro en tiempo real cuando, por ejemplo, los pacientes se encuentran en terapia

cascoEl cerebro sigue siendo un centro de misterio. Hoy que la neurociencia avanza sabemos cómo es que cada parte del cerebro reacciona a ciertos estímulos, y ello es útil para estudiar cuestiones como los traumas o, incluso, planear macabras manipulaciones como estrategias de marketing.

Mientras el cerebro sigue siendo un blanco de monitoreo, los avances en su conocimiento también tienen su lado luminoso en la medicina curativa. En México, un grupo de científicos del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) ha diseñado un método de rastreo cerebral para pacientes con daños neurológicos. Es un casco que emite imágenes que muestran los lugares precisos en donde el cerebro está dañado o las áreas que tomaron funciones distintas.

Con este aparato también es posible visualizar, en una crónica-ilustrativa, cómo con la terapia el cerebro va reaprendiendo lo que había olvidado. De esta forma, los científicos pueden rastrear los avances de las terapias motrices en tiempo real para mejorarlas, continuarlas o redirigirlas. “En paralelo, estamos buscando la señal óptica rápida, es decir, una serie de cambios que ocurren unos milisegundos antes de que se active la neurona en las imágenes, los cuales revelan el potencial de acción de esta célula nerviosa”, señaló el científico Carlos Gerardo Treviño Palacios. 

La anterior declaración revela que también trabajan en una premonición de las reacciones del cerebro. El casco es portátil y de bajo costo, y no precisa que el paciente se quede quieto; una especie de neuro-monitoreo que revela cómo está funcionando el cerebro de los pacientes. Apenas estamos explorando el misterioso mundo del cerebro en el entendido de que mente y cuerpo son uno; su introspección tal vez tenga muchas más repercusiones de las que apenas sospechamos.

Con información de La Jornada.