*

X

5 prestigiosos economistas dan 5 razones para terminar la guerra contra las drogas

Por: pijamasurf - 05/28/2014

Reconocidos especialistas en economía y otras materias se reunieron recientemente en la London School of Economics para debatir los efectos de la llamada “guerra contra las drogas”, y concluyeron que es hora de anunciar su fracaso y buscar otras medidas para combatir el narcotráfico

guerra_drogas

La “guerra contra las drogas” es un término originado en Estados Unidos para dar nombre a la política militar, económica, de seguridad pública y otros ámbitos gubernamentales afines con los que la administración de Richard Nixon inició el combate al narcotráfico a nivel continental. Desde entonces, esta estrategia ha permitido un control amplio, en muchos momentos intervencionista, al interior de la propia sociedad estadounidense pero, sobre todo, en países de la región, por la vía de cuantiosos presupuestos (como la Iniciativa Mérida) o de presencia militar manifiesta (como es el caso de Colombia).

En este sentido, en años recientes han surgido muchas voces críticas, de reconocido prestigio, que señalan el fracaso evidente esta política en relación con el tráfico y el consumo ilegal de sustancias prohibidas ―marihuana, cocaína, psicoactivos, etc.― y, en cambio, sus efectos negativos en las sociedades en donde sucede esta guerra contra las drogas, la cual se ha llegado a considerar una guerra contra la población, en la medida en que se observa que los grandes intereses y poderes permanecen intactos (digamos, las ganancias económicas que el narcotráfico genera), pero otros indicadores como el número de homicidios, personas desaparecidas, tráfico de seres humanos y otros, aumentan. Dicho de otro modo: la punta de la pirámide continúa disfrutando de los beneficios, mientras que la base asume los costos.

Recientemente, cinco especialistas ganadores del premio Nobel de Economía se reunieron junto con otros académicos para debatir el tema. El encuentro tuvo lugar en la London School of Economics y, en general, se trató de un balance amplio sobre los beneficios y los perjuicios que la guerra contra las drogas ha implicado en Estados Unidos y en países de Asia, África y América Latina. Y la conclusión es clara: “Es tiempo de terminar la ‘guerra contra las drogas’ y redirigir masivamente esos recursos a políticas efectivas de evidencia clara y sostenidas en análisis económicos rigurosos”.

El reporte puede consultarse completo en este enlace (PDF, en inglés), pero aquí compartimos cinco razones puntuales que estos académicos han dado para acabar ya con esta perniciosa política pública.

 

1. El costo social de la adicción a las drogas es desigual

¿Por qué el nivel de violencia asociada con el narcotráfico es tan diferente en Estados Unidos y países como México o Colombia? El consumo de drogas, señalan los académicos, genera costos, pero no son los consumidores quienes los pagan. Costos que, además, aumentan conforme la prohibición y sus sanciones se vuelven más rigurosas.

 

2. La guerra global contra las drogas es notablemente infructuosa

Luego de varias décadas, es posible advertir la pobreza de resultados de esta política. Las drogas continúan transitando por todo el mundo, a pesar del mucho dinero gastado para “impedirlo”. Y esto es evidente.

 

3. La guerra contra las drogas tiene “costos constitucionales” para la democracia

Dado que esta política es esencialmente represiva y persecutoria, otro de sus efectos se encuentra en las relaciones jurídicas entre individuos y gobiernos. En México, por ejemplo, el ataque al ”crimen organizado” ha derivado en leyes que otorgan poderes extraordinarios a las fuerzas policíacas y, por otro lado, minan los derechos más elementales de una persona.

 

4. El problema estadounidense del encarcelamiento masivo podría volverse global

Actualmente Estados Unidos enfrenta un problema en sus cárceles, pues se ha convertido en el país que proporcionalmente tiene a más personas en prisión a causa, sobre de todo, de crímenes relacionados con drogas. Ernest Drucker, epidemiólogo de la Universidad de Columbia, aseguró en el encuentro que el sistema carcelario del país es “socialmente tóxico” pues daña la salud de una población, afecta la vitalidad de una familia y estropea las estructuras sociales, comunitarias y de responsabilidad mutua a escala masiva. Si la guerra contra las drogas persiste y una persona puede ser encerrada incluso por un delito menor como la posesión para consumo individual, este problema podría llegar a otros países.

 

5. Los servicios públicos de salud no reciben los fondos necesarios

En comparación con el presupuesto asociado con el combate a las drogas bajo esta política (en promedio, 100 mil millones de dólares anuales), los servicios públicos de salud palidecen; y esto a pesar de que se ha comprobado la efectividad de las medidas preventivas contra las adicciones.

Te podría interesar:

Confirmado: el gobierno mexicano maquilla cifras en economía y seguridad pública

Por: Ana Paula de la Torre - 05/28/2014

Tres dependencias distintas han declarado desfasadas cifras sobre los desaparecidos, y en economía, las contradicciones entre los funcionarios también son evidentes

desaparecidosLa información oficial es esencial. En ocasiones son ellos, el gobierno, los únicos que poseen la infraestructura para medir estadísticamente realidades sociales. Dos temas muy sensibles para la sociedad, la economía y las personas desaparecidas, han sido manejados por el Estado de una manera irresponsable.

Cuando inició el gobierno del priísta Enrique Peña Nieto (partido que gobernó el país por 70 años bajo una dictadura simulada) se admitió que el saldo de desaparecidos que dejó el sexenio de Felipe Calderón, producto de la polémica guerra contra el narcotráfico, fue de más de 26 mil desaparecidos. Luego, la semana pasada, el  procurador Jesús Murillo Karam dijo que la cifra había sido depurada a 13,195; después Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de gobernación ante el Senado de la República, citó una cantidad de 8 mil desaparecidos. También, la semana pasada la Comisión de Derechos Humanos declaró una cifra de 24,800 personas desaparecidas.

En el tema económico diversos especialistas habían declarado que la economía mexicana está en recesión. El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que por cierto  había sido fuertemente alabado por revistas financieras como The Banker, tuvo que retractarse al corregir las proyecciones de crecimiento para este año de 3.9% a 2.7%, pero negó que la economía mexicana esté en recesión, aunque el Banco de México anunció una salida de capitales del país mayor a las reservas internacionales. Finalmente, el Inegi aclaró que la economía mexicana está estancada. Todo esto mientras la firma Bank of America Merrill Lynch sostuvo, este miércoles, que la economía mexicana “todavía se encuentra en recesión".

La opacidad en los datos, la falta de transparencia en las metodologías usadas por el gobierno y la poca sensibilidad se revelan con esta evidente especulación al interior del mismo gobierno, que se contradice y golpea. En el tema de los desaparecidos, por demás lastimoso (imagina la angustia de los familiares de esas personas), el juego de datos es indignante. Organizaciones como Amnistía Internacional y colectivo FUUNDEC están presionando para que el gobierno transparente sus métodos.

La advertencia de la Universidad de San Diego de que el Estado mexicano podría estar maquillando las cifras se confirma por ellos mismos  el gobierno); ¿no es este cinismo un  juego notable de los Estados autoritarios?

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.