*

X
De 1930 a 1970 la economía crecía 6.56% anual, desde hace dos décadas, esta ha aumentado apenas un 2.58%: los beneficiados por las reformas neoliberales son contados, y acentúan la desigualdad en el país

images (2)En 1994 México se convirtió en el vigésimo quinto miembro de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos). Este organismo fue creado a finales de la Segunda Guerra Mundial, financiado por el Plan Marshall, como un proyecto de recuperación para los países que participaron en la guerra. El plan también fue conocido como una estrategia para frenar el comunismo, y su principal objetivo fue promover el libre comercio, y el crecimiento económico 'sano'. 

Los países de la OCDE son conocidos como el grupo de los más ricos, ellos aportan 80% del PIB mundial. Su objetivo es compartir políticas económicas y sociales para aumentar la economía y mejorar las condiciones sociales. Hoy la OCDE aporta interesantes estudios sobre los indicadores sociales en los países miembros.

La polémica sobre la ideología de la OCDE es que  promueve principalmente el libre mercado y crecimiento económico como panacea para la solución de los problemas sociales. Sin embargo, la realidad para México, a dos décadas de que abriera sus fronteras al comercio mundial, es que sólo ha crecido 2.58% anual (según el INEGI). En contraste, entre 1930 y 1970, periodo conocido como el Milagro Económico, México crecía de forma sostenida 6.56% anual. En ese periodo el país tenía una política económica que fortalecía al mercado interno, conocida como "sustitución de importaciones", que de alguna forma es antagónica al libre mercado.

Atender las recomendaciones de los organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial o la OCDE ha resultado en un buen manejo de la macroeconomía, pero también en un estancamiento social. Los pobres siguen siendo la mitad de la población desde hace veinte años, y los que han aprovechado el libre comercio, por su educación, talento o capital, han sido muy pocos: esto ha incrementado la brecha entre los más ricos y más pobres.

Según el último informe de la OCDE, México es el más desigual de los 34 miembros. En este país, 38.3% de su población declaró, después de la crisis financiera, no tener suficiente dinero para comer –cuando en la organización, el promedio fue de 13%. México es el país más desigual de este grupo en ingresos, es decir, los estratos que ganan más y los que ganan menos presentan la diferencia más exorbitante, con un índice de Gini de 0.47%.

Lo cierto es que desde que México acata recomendaciones de organismos internacionales, cuyo propósito es promover el libre comercio, el crecimiento económico del país ha sido prácticamente nulo. Los mexicanos conservan casi los mismos problemas que hace dos décadas. Evidentemente, los programas sociales implementados tampoco han mejorado los ingresos de la población en general. El fortalecimiento del mercado interno es una alternativa que los llamados gobiernos neoliberales han ignorado, en el mejor de los casos por ideología, y en el peor por compromisos internacionales, que trascienden nuestra soberanía.

Twitter de la autora: @anapauladelatd 

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:
Según una encuesta, los mexicanos toleran las bodas gays, pero no las adopciones por estas parejas, tampoco son muy tolerantes al aborto, ni a la marihuana.

adoptaLa cultura en su más amplia expresión podría ser aquello que define (y es definido por) las creencias, los pensamientos, y acciones de una sociedad. La cultura, en otras palabras, es la forma de vida colectiva que puede cambiar con la llegada de nuevas ideas, pero generalmente es un proceso lento. En México hemos vivido más de 500 años de creencia en la fe católica, y aún hoy el 88%  se declara perteneciente a esta religión, según el INEGI.

Podría afirmase que la religión católica y las nuevas ideas liberales que han llegado con la globalización son las que más determinan la visión cultural de la actualidad mexicana. A pesar de la apertura a la información y de la expansión sobre el valor de los derechos humanos, hay aún en nuestro ADN colectivo ciertas propensiones a estigmatizar situaciones. Recordemos que la iglesia católica suele emitir su postura respecto a aconteceres sociales, y numerosos mexicanos adoptan esas posiciones, por considerarse miembros de esta institución.

Una reciente encuesta realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica analizó la opinión de al menos 25,600 mexicanos, de 45 distintas ciudades este país. La firma investigó los niveles de tolerancia en 6 grandes tópicos, que continúan siendo polémicos en México. Los temas consultados fueron: Marihuana, Autodefensas, Matrimonio entre personas homosexuales, Adopción de parejas homosexuales, Aborto antes de las 12 semanas de gestación y Eutanasia.

Los resultados son curiosos. De alguna forma, los mexicanos estamos superando algunos estigmas sociales, valorando en su lugar la libertad individual –basada en el ejercicio responsable. Esto se demuestra en que los niveles de tolerancia a la eutanasia activa son altos, también en el respaldo al matrimonio entre mismos sexos (por cierto un tema que era tabú hace apenas unos años).

Encontramos altos grados de tolerancia a las autodefensas, pues las personas creen que ante la omisión del estado, el ciudadano tiene el derecho de defenderse. Pero, curiosamente, aún persisten los vetos culturales respecto a la adopción por parte de  parejas gays y a que la marihuana sea empleada, aun con fines terapéuticos. Es irónico lo anterior, cuando en este país el alcohol es culturalmente aceptado, a pesar de que cobra 17 mil muertes al año, según la OMS.