*

X

¿Cuál es el estado del Fracking en México y porqué debería importarte?

Por: Ana Paula de la Torre - 03/10/2014

Desde 2011 se hace el fracking en el norte de México, y a pesar de los testimonios sobre los daños ambientales en E.U, esta práctica se expandiría con la nueva reforma energética

images (4)El libre mercado es apocalíptico cuando responde únicamente al criterio de la rentabilidad. La búsqueda de ganancias financieras como único fin, implica una rotunda pérdida de sentido en supuestos valores como la democracia  o el liberalismo.

La economía basada en una lógica de inherente autodestrucción, encarna una de sus mayores expresiones  en  el fracking. Desde la década de 1980, la compañía Mitchell Energy and Development, implementó en  E.U ese peligroso método para sustraer el gas shale o de lutitas en la cuenca de Barnett Shale, Texas.

Fue hasta el 2010 cuando surgió el trabajo documental más conocido sobre las implicaciones catastróficas de esta práctica. El cineasta Josh Fox, publicó  Gasland (Tierra del Gas), que registra los efectos de este nocivo método en los pequeños pueblos y  rancherías en E.U.

En México la extracción de gas shale comenzó en 2011, en el municipio de Hidalgo, Coahuila, a 63 kilómetros de Nuevo Laredo, con el pozo Emergente-1. Hoy existen al menos seis pozos, aunque no todos funcionales y otros están detenidos, pues paradójicamente, los precios internacionales del gas han disminuido debido a la sobreoferta de este producto.

De estos  seis pozos, tres  resultaron no comerciales (Emergente 1, Montañés 1 y Nómada 1), dos de ellos por no producir condensados (Percutor 1 y Arbolero 1) y uno, aunque comercial, presenta baja productividad (Habano 1). Lo anterior según información de la organización FUNDAR, retomada por el legislador Javier Corral.

Cómo funciona el Fracking

Se hace una perforación y se inyectan abundantes cantidades de agua –entre 9 y 29 millones de litros por pozo–,  junto con más de 2,500 productos y 750 tipos diferentes de químicos en el fluido. “Los expertos señalan que más del 25% de estas sustancias pueden causar cáncer y mutaciones, el 37% afectar al sistema endocrino, el 50% dañar el sistema nervioso y el 40% provocar alergias”, según la Alianza Mexicana Contra el Fracking. Los líquidos provocan fracturas en el suelo, con la consecuente e inevitable emisión de metano, un  gas altamente contaminante que provoca un efecto invernadero 21 veces más potente que el dióxido de carbono.

Aunque países como Francia y Bulgaria han prohibido la explotación de este recurso, en México la reforma energética promueve el desarrollo de este sector, como si se tratase de una inaplazable opción de progreso. Por ello, la Alianza Mexicana contra el Fracking ha iniciado esfuerzos para bloquear esta adversa práctica.

El coahuilense Waldo Terry Carriillo, miembro de la organización, y un afectado directo por la extracción de los pozos, declara que  iniciarán foros informativos con los rancheros, comuneros y habitantes de las zonas gacíferas, pues en la región prevalece la desinformación y la versión de PEMEX, sobre los supuestos beneficios económicos para la zona –afirmación por demás falsa, pues cada pozo puede ser operado únicamente por tres personas, por lo que la supuesta creación de empleos es mentira.

Terry Carrilllo explica que por medio de la empresa Geokinetics, PEMEX ha convencido a los rancheros con pequeñas indemnizaciones, para abrir brechas en sus terrenos. En su opinión es necesario que la sociedad conozca los  peligros del fracking y viralice la información en las redes sociales.

Hoy los pozos construidos en la zona de la Cuenca de Burgos están distribuidos, según PEMEX, de esta manera:

Sin título

Para la también activista de dicha iniciativa,  Claudia Campero, “La única forma de parar esta locura será con una presión pública extraordinaria.” El colectivo ha realizado algunos foros informativos en el Senado, y ante la buena recepción de algunos legisladores están elaborando una ley que prohíba el fracking, aunque la reforma energética promueve abiertamente esta actividad. Su postura frente a dicha enmienda es: “La Reforma Energética debe establecer los cambios legales e institucionales pertinentes para la prohibición del gas de esquisto”.

Terry Carrilllo afirma que en este momento la sociedad mexicana debe persuadir sobre todo a los legisladores, para frenar esta nociva  práctica que, literalmente, modifica las entrañas de la Tierra, y atenta parejo, contra todos, independientemente de nuestra postura ideológica o partidista. 

Aquí te dejamos el premiado documental de Josh Fox (Gasland)

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

Te podría interesar:
Un laborioso ejercicio concluye en un listado que agrupa las 10 mejores obras en la historia de la literatura.

p01nlpyn

La histórica relación del hombre con la literatura es por sí sola. El simple ejercicio de imaginar las innumerables formas en que los libros, sobre todo las grandes obras, han repercutido en el curso de la historia humana es desbordante. Cualquier lector tendría que reconocer la injerencia de sus lecturas dentro de su camino individual, y aún inconscientemente seguro que diversos autores, personajes, escenas y paisajes han impreso una huella significativa en su actual identidad. 

Cada quien tiene su propio jardín literario, compuesto por aquellos libros que nos narraron historias perfectas para complementar etapas personales, enriqueciéndolas a través de la confrontación, el consuelo, la sublimación, o algún otro instrumento de esos que sólo la literatura maneja con elegante destreza. Pero entonces, ¿cómo definir cuáles han sido los mejores libros de la historia?, ¿a qué criterios echar mano en esta tarea condenada a una cierta subjetividad?, ¿quién es lo suficientemente 'alguien' para determinar por nosotros esta selección?

Evidentemente esta tarea es en esencia inviable –o al menos insuficiente– en su intento de alcanzar una imposible precisión. Pero también resulta un tanto divertido, incluso intrigante, confrontar un listado hecho por quien sea que no seamos nosotros mismos. Tal vez a estas reflexiones se enfrentó J. Peder Zane, editor del libro The Top Ten: Writers Pick Their Favorite Books (2007) y quien, asumo, intrigado por encontrar algo parecido a una respuesta válida, se dio a la tarea de solicitar a 125 destacados autores que le compartieran su selección de las diez mejores obras en la historia de la literatura. 

56-183714-leo-tolstoy-portrait

Entre los participantes de este laborioso experimento se incluyó a autores como Norman Mailer, Stephen King, Jonathan Franzen, Peter Carey  o Claire Messud. Una vez compiladas todas las listas individuales, Peder Zane determinó, mediante un sencillo sistema de asignación de puntos (10 puntos por cada primer lugar que la obra obtuvo en las 125 listas, 9 puntos por cada segundo lugar...), cuáles fueron los libros mejor ubicados. Y a partir de esto definió las top 10 obras literarias. 

Parece casi imposible que alguien concuerde totalmente con esta lista. pero tampoco podemos desestimar el ejercicio realizado por Peder Zane, el cual en el peor de sus casos nos sugiere algo así como un grupo de obras fundamentales o imperdibles. A continuación los resultados:

10. Middlemarch, George Eliot

9. Cuentos, Antón Chéjov

8. En busca del tiempo perdido, Marcel Proust

7. El gran Gatsby, F. Scott Fitzgerald

6. Hamlet, William Shakespeare

5. Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain

4. Lolita, Vladimir Nabokov

3. Guerra y paz, León Tolstói

2. Madame Bovary, Gustave Flaubert

1. Anna Karenina, León Tolstói

 

Comentario

Si no estás lo suficientemente a disgusto con esta lista, y aún estás leyendo esto, sería bueno recalcar un par de aspectos de ésta. Obviamente llama la atención que Tolstói ocupe los lugares primero y tercero, lo cual, supongo, lo convertiría en el mejor escritor de la historia –o al menos en un serio candidato. De hecho es notable que cuatro de los seis lugares los ocupen obras rusas, colocando a la Federación Rusa cómo el país que ha aportado la mayor cantidad de 'mejores obras'. El resto de los lugares corresponden a dos estadounidenses, dos ingleses y dos franceses. Por cierto, sólo una mujer figura en la selección, la londinense Mary Anne Evans (que utilizaba el pseudónimo George Eliot).

En lo personal me cuesta trabajo concebir una lista en este contexto que no incluya el Ulises de Joyce; La montaña mágica, de Thomas Mann; El Conde de Montecristo, de Dumas; Crimen y Castigo, de Dostoievsky, entre otras. pero también me encanta la perfecta discrepancia que se genera alrededor de estos experimentos, me habla bien de la literatura, incluso me consuela. 

En todo caso, y para un momentáneo alivio, que me temo no sólo durará hasta que hayas concluido estas otras selecciones, también puedes consultar las 100 mejores novelas, según el diario The Guardian, o el equivalente compilado por la editorial Random House.   

Twitter del autor: @ParadoxeParadis