*

X

Nuevos estudios encuentran patrones en los reportes de las "luces fantasma de terremotos"

Por: pijamasurf - 01/11/2014

El fenómeno de las luces de terremoto siempre ha sido de interés para los geólogos y para aquellos que las han presenciado, pero finalmente los medios están dando cobertura especial a los estudios en torno al tema.

140102021451_earthquake

Las luces atmosféricas fantasma tienen decenas de representaciones, todas ellas, encantadoras. Entre ellas quizá la más evocada sea  el fenómeno del fuego fatuo o  will-o’-the-wisps, que es parte del mundo folclórico de las apariciones. Pero estas luces misteriosas tienen varias versiones y acontecen en situaciones o lugares específicos del planeta. Un ejemplo de ello es el fenómeno de las luces de terremoto, que han sido objeto de interés para aquellos con mentalidad fortiana, y obviamente para aquellos que las han presenciado. Estas luces han sido algunas veces reportadas como orbes o globos de luz, y otras simplemente como un brillo extraño o una nube encendida.

Pero finalmente este mes nuevas investigaciones en torno al tema han tenido cobertura mainstream, lo cual podría brindar un mayor entendimiento de cuándo y dónde suceden. En un estudio publicado en Seismological Research Letters, un equipo de investigadores observó 65 terremotos en los últimos 4 siglos que hayan reportado “luces misteriosas” asociadas a ellos, y analizó las circunstancias geológicas de cada uno para encontrar cualquier patrón discernible.

Lo que encontraron fue que las luces de terremoto aparecen desproporcionadamente antes o durante los temblores, en lugar de después. Aún no tienen una explicación para los patrones inusuales de locación, pero creen que pueden explicar esta tendencia en la temporalidad.

“El proceso comienza profundo en la corteza, donde las rocas están sujetas a altos niveles de estrés, antes de que el estrés se libere para producir un terremoto”, apunta uno de ellos. Al parecer este estrés puede romper pares de átomos de oxígeno con carga negativa que están vinculados en enlaces de peróxido. Cuando esto sucede, se libera cada uno de los iones de oxígeno, y estos pueden fluir entre las grietas de la roca hacia la superficie. Los investigadores piensan que en ese momento grupos de alta densidad de estos átomos cargados ionizan bolsas de aire y forman un gas cargado (un plasma) que emite luz.

A partir de estos resultados, que no son menos fantasmagóricos que la existencia del fenómeno per se, los científicos piensan que en el futuro se podrán predecir terremotos. Que las luces fantasma serán voceras de un movimiento inminente de la Tierra. Esto significa que finalmente la ciencia está intentando leer los signos lumínicos de la naturaleza y no solamente relegarlos a supersticiones esotéricas o vanas. Enhorabuena.

Te podría interesar:

Una estrella al borde de la eternidad

Por: pijamasurf - 01/11/2014

La estrella 2MASS J0523-140 podría vivir billones de años, mucho más que la edad actual del universo.
a-star-at-the-edge-of-eternity_1
Las estrellas que brillan en el firmamento marcan con su luz eones, pero aunque su duración parece de una magnitud inabarcable, existen enormes diferencias. Nuestro sol, de 4.6 mil millones de años se encojerá en una enana blanca en 7.8 mil millones de años y dejará de brillar. Esta temporalidad palidece en comparación con una enana roja detectada en el sur de la constelación de Orión, la estrella 2MASS J0523-140, que sobrevivirá a toda estrella conocida, viviendo mucho más de la edad actual del universo, por billones de años.

Sergio Dietrich y su equipo de la Universidad de Georgia State analizaron la masa de 63 enanas rojas en la vecindad solar para determinar así su longevidad. Las estrellas de menor masa queman menos combustible de su núcleo en el proceso de transformar hidrógeno en helio y logran vivir más tiempo; entre más masiva una estrella, más caliente se vuelve su centro y genera más energía, pero también se agota más rápido. En un inicio las enanas rojas fueron estrellas más grandes que se comprimieron por su propia atracción gravtatoria; en ese proceso tienen la posibilidad de convertirse en enanas cafés, de tan poca masa que rápidamente se convierten en estrellas fallidas.

Dietrich encontró esta estrella con una masa de 8% del sol, al límite de su secuencia para poder mantener su funcionamiento como una estrella. Este astro apenas tiene 1% de la luminosidad del sol: se vería en nuestro sistema solar con menor intensidad que la luna llena. Estrellas como éstas, sin embargo, podrían servir a una futura humanidad buscando un nuevo hogar cuando el sol deje de brillar, habitando lo que se conoce como la zona Goldilocks, en órbitas artificiales  cuidadosamente moduladas.