*

X

La tabla de los suplementos: cuáles funcionan, cuáles son sólo placebo

Salud

Por: pijamasurf - 01/05/2014

Metaanálisis de evidencia científica muestra cuáles suplementos realmente funcionan --y una gran mayoría que tienen un uso dudoso.

El mundo de los suplementos es fascinante y a la vez desconcertante: presenta una interesante alternativa a la medicina alópata, al ofrecer una gama de hierbas, vitaminas y productos naturales que tiene mucho menos efectos secundarios que los medicamentos farmacéuticos, pero que no parecen tener la misma potencia o efectividad.  Los suplementos se basan en la medicina tradicional de numerosas culturas y en aplicaciones modernas de la más novedosa ciencia, pero quizás porque no tienen que cubrir con las mismas regulaciones que otros medicamentos y empiezan a ser un gran negocio, los usuarios que se acercan a estas sustancias se mueven en terrenos pantanosos.

En esta tabla, David McCandless muestra una útil visualización de los suplementos en burbujas de distintos tamaños según la evidencia científica que sustenta a cada suplemento para tratar ciertos padecimientos. Algunos suplementos se repiten, por ejemplo, el té verde aparece con una burbuja positiva para tratar niveles de colesterol, y en otra burbuja para el tratamiento del cáncer, aunque la evidencia para esto es poco convincente. En la siguiente tabla se pueden observar en azul los suplementos que cuentan con evidencia científica, en verde los que parecen tener un uso prometedor y en verde y amarillo los que tienen menos evidencia científica.

 

 

 

supples

Te podría interesar:

¿Estás enfermo? Las demás personas pueden olerlo

Salud

Por: pijamasurf - 01/05/2014

Nuestro organismo está capacitado para discriminar a las personas según su sistema inmune.

people_walking_blurred

Contribuyendo a la paranoia y al pánico social que algunas personas padecen, un nuevo estudio muestra la implacable capacidad de la selección natural de distinguir aquello que amenaza a los genes. Publicado en el jornal Psychological Science, el estudio realizado por investigadores del Karolinska Institutet en Suecia muestra que la enfermedad tiene un olor particular que se genera como consecuencia de un sistema inmune excesivamente activo, al combatir una infección.

Estudios anteriores ya mostraban que algunas enfermedades detonan un cierto olor, como la fiebre amarilla que huele "como una carnicería" o la escrófula (una forma de infección similar a la tuberculosis) asociada con un olor a cerveza rancia. Ahora los investigadores suecos buscaron determinar si la carga inmunológica en sí, señal de una patología, produce señales distintivas que pueden ser olfateadas. Para ponerlo a prueba, los participantes fueron inyectados con una endotoxina que genera una respuesta inmunológica similar a la que ocurre cuando una bacteria o un virus invade el cuerpo; en otra sesión se les inyectó una solución salina que no genera respuesta alguna. Los participantes usaron camisetas para absorber el sudor y compilar muestras de olor corporal.

Los resultados mostraron que las camisetas usadas por personas en momentos que habían sido inyectados con la endotoxina para generar una reacción similar a una enfermedad fueron evaluadas como las más "desagradables", "menos sanas" y de olor "intenso".

La investigación hace pensar que la capacidad para detectar la diferencia entre personas sanas y enfermas se trata de una conducta adaptativa que permite que una persona se proteja al alejarse de personas que podrían contagiarla. Además, los voluntarios lograron oler la enfermedad sólo horas después de que el mecanismo inmune había sido detonado —esto es, antes de lo que una persona suele tomar en descubrir que está enfermo, lo cual representa una importante señal de advertencia.

La capacidad del organismo de recoger señales de la inmunología de otra persona es asombrosa y rige muchas de nuestras relaciones sin que seamos conscientes, tal es el complejo de histocompatibilidad, a través del cual una persona puede detectar, vía el olfato, si una potencial pareja tiene un sistema inmune más compatible. También se ha descubierto que las mujeres suelen tener más orgasmos con personas con rostros más simétricos —lo cual no parece ser algo relacionado a un paradigma estético, sino que la simetría facial es una señala de mayor salud.